¿Vale cualquier tipo de periférico para todos los tipos de usuario?

En el mercado actual hay una infinidad de periféricos para PC, de todos los tipos y colores. En los últimos tiempos los periféricos gaming están en auge, y de hecho a día de hoy la mayor parte del catálogo de los principales fabricantes está copado por este tipo de periféricos. No obstante, ¿sirve un ratón gaming si solo vas a trabajar con él? ¿Y qué sucede con un ratón normal, se puede utilizar satisfactoriamente para jugar?

En este artículo vamos a centrarnos especialmente en los ratones como el periférico tipo para PC, pero esto puede extrapolarse a teclados, auriculares y demás periféricos que han sido diseñados con un uso específico en mente. Dicho de otra manera, lo que vamos a entrar a valorar aquí son los periféricos «normales» con respecto a los periféricos específicos que han sido diseñados para ciertas tareas concretas, como los periféricos gaming han sido diseñados especialmente para jugar.

Periféricos normales vs específicos, ¿en qué se diferencian?

Hay muchos fabricantes que, cuando fabrican sus periféricos específicos para gaming, simplemente les ponen un diseño agresivo e iluminación RGB pero poco más, mientras que los fabricantes de mayor renombre sí que diseñan sus periféricos específicamente para juegos, con un sensor de mayor rendimiento, mejor ergonomía, laterales de goma que evitan sudoración, botones mecánicos y un amplio elenco de características adicionales cuya finalidad es mejorar el rendimiento y la comodidad del usuario cuando los utiliza para el fin que han sido diseñados, en este caso, el gaming.

Periféricos gaming HP OMEN - 4

Lo mismo sucede al contrario: hay periféricos que han sido diseñados para el trabajo, la ofimática o la navegación por Internet. Por ejemplo, hay ratones que no cuentan con facultades gaming como el remapeo de botones o el cambio de sensibilidad, pero que están diseñados ergonómicamente para ser utilizados durante muchas horas al día sin sufrir cansancio y/o cuentan con facultades extra que mejoran el rendimiento de trabajo, como botones específicos, rueda de desplazamiento horizontal, etc.

En definitiva, lo que os queremos decir con esto es que hay diferentes tipos de periféricos para diferentes tipos de utilización en mente. Se trata de periféricos optimizados para una tarea en concreto y que difieren mucho técnicamente de periféricos que han sido concebidos para una utilización general; obviamente, los periféricos específicos suelen ser bastante más caros que los de uso general por ello.

¿Vale todo tipo de periféricos para cualquier tipo de uso?

La respuesta corta es que sí, pero no de igual manera: un periférico que ha sido diseñado para un tipo de uso concreto está optimizado y puede darte ciertas ventajas a la hora de desempeñar cierta labor. Por ejemplo, un ratón que ha sido concebido específicamente para gaming puede darte ciertas ventajas como el poder contar con botones adicionales configurables para poder realizar más acciones durante el juego, además de poder cambiar «al vuelo» la resolución para apuntar mejor en momentos concretos, algo que un ratón normal no tiene.

Por el contrario, imagina tener un ratón gaming con características avanzadas simplemente para navegar por Internet o trabajar. Hará su labor correctamente, sí, pero estarías desaprovechando sus facultades.

Aceleración-ratón-gaming

Hay una excepción aquí, y son los ratones u otros periféricos que están específicamente diseñados para un tipo de trabajo concreto. Por ejemplo, los ratones verticales por norma general no son la mejor opción para jugar, así como otros ratones o teclados específicos que están diseñados para CAD o para simuladores de vuelo, por poner un ejemplo. ¿Te imaginas jugar a un MMORPG con este «ratón» que te ponemos a continuación?

Ratones raros 3Dconnexion SpaceMouse Pro

En definitiva, a la hora de comprar tus periféricos debes pensar qué es lo que quieres hacer con ellos y actuar en consecuencia, siempre teniendo en cuenta tu presupuesto. Obviamente puedes comprar un kit de teclado y ratón baratos y por menos de 20 euros tendrás periféricos funcionales para lo que necesites que funcionarán bien, aunque no te darán las ventajas de los periféricos específicos. Por el contrario, si adquieres periféricos demasiado específicos como el «ratón» que hemos puesto arriba, desde luego las cosas solo pueden ir a peor cuando los utilizas para otros menesteres que no son para los que han sido diseñados.

1 Comentario