Estas memorias USB son mejores que un SSD SATA para juegos

Por lo general, las llamadas llaves USB suelen caracterizarse por ser extremadamente portátil, pero su rendimiento de cara a acceder a los datos deja mucho que desear. Sin embargo, el Kingston DataTraveler Max UFD promete dar rendimiento a todos aquellos que dispongan de un puerto USB 3.2 a 20 Gbps del tipo A. Lo que además lo hace ideal como unidad de almacenamiento no solo para reemplazar tu viejo disco duro, sino también tu unidad SATA de 2.5 pulgadas.

La interfaz SATA no es más que un elemento atávico en las placas base que pronto tendrá que desaparecer. Su velocidad de 6 Gbps ha sido superada hace tiempo por los estándares USB 3.1 en adelante. Los cuales además puedan alimentar a sus periféricos con un solo puerto y permiten utilizar dispositivos externos. Lo cual es crucial en el caso de que esté utilizando un portátil. No obstante, el mercado está lleno de Pendrives USB lentos que siguen anclados en el USB 2.0 y con carencias en cuanto al hardware que no los hacen aptos para ciertas aplicaciones.

Kingston DataTraveler Max UFD

El Pendrive USB del que os vamos a hablar se presenta en dos versiones distintas, una para conexión del Tipo A y la otra para conexión del Tipo C. Soportando velocidades de transferencia de hasta 20 Gbps y con capacidades de almacenamiento de 256 GB, 512 GB y 1 TB. Su ancho de banda hace que sean una mejor opción que montar un SSD SATA en la bahía de nuestro portátil y son lo suficientemente rápidos como para ejecutar un sistema operativo sin problemas. Lo cual es ideal si queréis trastear con Linux sin perder rendimiento. Incluso podemos usarlo como unidad extra para almacenar nuestros juegos, siempre y cuando no requieren un SSD PCIe, y poder ejecutarlos desde la unidad.

Kingston DataTraveler

Sin embargo, sus ventajas no terminan ahí. Se ha de partir del hecho que la mayoría de unidades de este tipo no suelen llevar un controlador de memoria flash al nivel de los de SSD,. Es decir, un chip que pueda acceder con la suficiente celeridad a los datos almacenados en la memoria flash. Esto evita cuellos de botella y retenciones en el acceso, permitiendo que los datos fluyan mucho mejor y con ello aumentando el rendimiento del sistema. Si bien una unidad SSD NVMe bajo interfaz PCI Express es mucho mejor, para juegos el Kingston DataTraveler UFD Max ofrece un rendimiento mucho mejor que una unidad SATA gracias a su controladora Flash integrado y la velocidad de su interfaz USB.

Se trata, por tanto, de una unidad de almacenamiento externa perfecta para quien tiene un portátil ultrafino o un sobremesa AiO. Al ser un Pendrive USB no ocupa espacio y es altamente portátil. Por lo que nos lo podremos llevar a cualquier lado sin problemas. Por lo que como podréis entender, las ventajas por encima de una unidad SATA SSD convencional pesan más que las desventajas. En cuanto a estas últimas está el consumo de la batería del portátil, ya que a estas velocidades, el puerto USB consume mucho más de lo normal. Pero es un pequeño precio a pagar a cambio de todas sus ventajas.

2 Comentarios