¿Por qué en un mercado ‘next-gen’ como el actual sigue tan presente la vieja PS4?

¿Por qué en un mercado ‘next-gen’ como el actual sigue tan presente la vieja PS4?

José Luís Sanz

Si eres un usuario de consolas y no has visto llegar más de dos generaciones, los que andamos por aquí algo más de tiempo podemos afirmarte sin miedo que nos encontramos ante la generación más accidentada y extraña de todas las que se han vivido. Da igual si nos referimos a una de los 80, los 90, los 2000 o los 2010. La entrada en el escenario de PS5 y Xbox Series X|S ha sido una de las más extrañas y precipitadas que jamás veremos, donde las viejas máquinas siguen recibiendo novedades que se cuentan por decenas, a pesar de su más que evidente e irremediable declive. Ahora bien, ¿qué explica este lío?

Pandemia, crisis… ¡de todo!

Efectivamente, la primera razón que podemos utilizar para explicar lo ocurrido tiene que ver con la pandemia y, más concretamente, con las consecuencias provocadas de su impacto: caída prácticamente a cero de la actividad, problemas para fabricar los componentes necesarios a buen ritmo y una negativa por parte de Sony y Microsoft de retrasar un año, al menos, la puesta de largo de sus respectivas next-gen. Eso provocó una primera gran decisión en los estudios: ¿trabajamos solo para el nuevo hardware o seguimos ofreciendo soporte al antiguo?

No hay más que mirar a las cifras de ventas de los ejercicios de 2019 a 2022 para comprender lo ocurrido. PS4, que es la que verdaderamente cuenta a efectos de la generación que salió a la venta en 2013, se mantuvo muy por encima de las demás en el año 2020, algo que no es extraño y que tiene precedentes como el de NES, que fue la consola más vendida en las navidades de 1992 a pesar de que Super Nintendo ya estaba en las tiendas.

Ventas consolas next-gen y legacy.

Como podéis ver por el gráfico que tenéis justo encima, no fue hasta 2021 que de verdad PS5 superó globalmente las ventas de PS4, lo que ya sí es indicador de que la next-gen está aplicando la fuerza de la lógica para imponerse. Pero curiosamente, esta rutina no tuvo como consecuencia algo que hemos visto siempre repetido a lo largo de la historia, y es que esa caída de ventas de la old-gen impactara tan poco en el calendario de lanzamientos para ella. PS4, a día de hoy, sigue disfrutando de novedades que en otras épocas apenas se limitaban al FIFA de turno y, si nos apuras, a un Call of Duty de relleno.

Diferencias entre PS4 y PS5

Si miramos las cifras de ventas de PS4 en los años 2013, 2014 y 2015, vemos que son muy parejas a las de PS5 salvo por el último ejercicio. Mientras la next-gen de Sony cerrará este 2022 con algo más de diez millones de unidades vendidas, PlayStation 4 lo hizo en su momento por encima de las 15, sin problemas de stock y atendiendo a la demanda que se generaba en un mercado con una potente presencia de PS3 todavía.

PS4-vs-PS5

Así las cosas, podemos echarle las culpas al stock, o a la pandemia y las demás crisis desatadas en el mundo en los últimos dos años, pero lo cierto es que nos dirigimos a un mercado en el que las líneas entre generaciones son cada vez más borrosas y las compañías buscan un cliente de marca que vaya pasando de una a otra progresivamente, al calor de novedades que siguen llegando tanto para la nueva generación como para la vieja cuando, en otras ocasiones, ese grifo ya debería llevar seco de títulos bastante tiempo.