No, no es un SSD: este aparato es un servidor, y te cabe en la mano

No, no es un SSD: este aparato es un servidor, y te cabe en la mano

Rodrigo Alonso

Algunas veces os hemos hablado de las ventajas de contar con un servidor doméstico, por sencillo que sea, para ayudarnos a realizar tareas cotidianas. Con estos dispositivos, puedes tener tu propia VPN o servidor multimedia 4K por poner un par de ejemplos, pero el problema es que como «servidor», suelen ser grandes y con altos consumos. Sin embargo, con ZimaBoard ahora vas a poder montarte tu propio servidor doméstico con un dispositivo que cabe en la palma de la mano (tiene el tamaño de un SSD de 2,5 pulgadas).

Tampoco piensas que estamos hablando de un dispositivo de conectar y funcionar, ya que en realidad como su nombre sugiere, estamos ante una «placa». A pesar de ello, su configuración y puesta en marcha es sumamente sencilla, así como la integración de, por ejemplo, un SSD SATA 3 en este mismo servidor. Vamos a verlo con mayor detalle para que puedas ver de lo que hablamos.

ZimaBoard, el servidor del tamaño de un SSD

ZimaBoard nace del proyecto de Kickstarter de la empresa IceWhale Technologies, y llega al mercado en tres variantes: ZimaBoard 216 (2 GB de RAM, 16 GB de almacenamiento eMMC y procesador Celeron dual-core), ZimaBoard 432 (4 GB de RAM, 32 GB de almacenamiento eMMC y procesador Celeron quad-core) y ZimaBoard 832 (8 GB de RAM, 32 GB de almacenamiento eMMC y procesador Celeron quad-core), que lógicamente tienen también diferentes rangos de precio: 119,90 USD, 159,90 USD y 199,90 USD respectivamente.

Zimaboard accesorios

Dejando de lado la memoria RAM, su almacenamiento integrado y su procesador, todos los modelos comparten el resto de características. Por ejemplo, admiten hasta 36 TB de almacenamiento expandido gracias a sus dos puertos SATA 3 incorporados (cada uno admite un disco duro de hasta 18 TB), y como integran un puerto RJ-45 Gigabyte, esto facilita configurarlos como un servidor de archivos o servidor multimedia de alto rendimiento. De hecho, incluso viene con Plex Server instalado de fábrica.

Una característica muy curiosa que incorpora este pequeño servidor del tamaño de un SSD de 2.5″ es que su chipset x86 permite utilizarlo como un router, por lo que también es ideal para configurarlo como un servidor VPN, servidor FTP, clientes de BitTorrent, realizar Traffic-Shaping o QoS, o incluso para hacer las veces de servidor de seguridad.

Todos los modelos vienen con un sistema operativo dedicado y creado por el fabricante, llamado CasaOS, diseñado para el trabajo en la nube. Se trata de un sistema operativo de código abierto que está diseñado para poder configurar este servidor en la nube de forma fácil y rápida, sin necesidad de tener unos grandes conocimientos al respecto.

Si quieres comprar tu propio servidor ZimaBoard, ya puedes hacerlo a través de su página web (que hemos enlazado al pie de este artículo), aunque debes tener en cuenta varias cosas, como el hecho de que solo permite pagar en dólares (cosa que no es un problema si pagas con PayPal) y que los gastos de envío no están incluidos en el precio (no obstante, hemos estado indagando y por algún motivo se vende más barato para España que para Estados Unidos, por ejemplo, donde de media estos servidores cuestan 20 dólares más).