Crees que tu PC arranca muy rápido pero, ¿podría hacerlo todavía más?

Crees que tu PC arranca muy rápido pero, ¿podría hacerlo todavía más?

Rodrigo Alonso

Desde el inicio de la informática moderna, y muy especialmente desde hace algunos años hacia aquí, se ha incrementado casi exponencialmente el rendimiento que tienen los PC y los portátiles. Cada vez funcionan más rápido en todo tipo de tareas, ya sea para jugar o para realizar cualquier tipo de cálculo, pero su velocidad de arranque sigue siendo, al parecer, una asignatura pendiente. ¿Se ha llegado al límite de lo rápido que puede arrancar un PC?

Gracias a las grandes mejoras en los procesadores, en la memoria RAM, y sobre todo en los dispositivos de almacenamiento con los SSD, se ha mejorado notablemente la velocidad a la que cualquier PC ejecuta cualquier tipo de tarea; por ejemplo, si el simple hecho de abrir Word tardaba 10 segundos en un PC de hace 10 años, en un PC moderno con SSD NVMe puede tardar apenas un par de segundos. No obstante, ¿qué hay de la secuencia de arranque? ¿Se tarda ahora menos que hace 10 años?

Tu PC no es tan rápido a causa de la secuencia de arranque

Durante el arranque del PC suceden muchas cosas, sobre todo comprobaciones (y gran parte de ello es lo que conocemos como POST). Durante este proceso, el hardware del PC ejecuta tareas de auto diagnóstico para comprobar que todo está correctamente y, una vez finalizado este proceso, ya procede a cargar el sistema operativo. Por lo tanto, podríamos decir que en lo que tarda el PC en arrancar influye tanto la velocidad del SSD a la hora de iniciar el sistema operativo, como el tiempo que tarda la placa base y los componentes de hardware en realizar sus tareas de auto diagnóstico.

POST

Durante los últimos años, se ha mejorado notablemente el tiempo que los PC tardan en iniciar el sistema operativo, y ya no porque se haya optimizado este proceso (más bien al revés), sino porque los dispositivos de almacenamiento han mejorado sustancialmente su rendimiento y eso ha permitido reducir bastante los tiempos de carga.

Personalmente recuerdo, en los albores de la informática moderna que fue cuando yo comencé, lo que tardaba mi 486 DX2 a 66 MHz en iniciar Windows 95, con un disco duro IDE de apenas 20 GB que fácilmente podía tomar un par de minutos en permitirme interactuar con el PC. Ahora todo es mucho más rápido, y en realidad desde que pulsas el botón de encendido de la caja hasta que se te muestra el escritorio de Windows y puedes interactuar con él tan solo pasan unos segundos.

Sin embargo, en los tiempos en los que vivimos, esos 20-25 segundos que tarda el equipo en arrancar pueden parecer demasiado, y eso que la parte de carga del sistema operativo pueden ser apenas 5 segundos. Como decíamos, eso es por culpa de ese proceso de diagnóstico y comprobaciones que hace el hardware del equipo, un proceso que aunque sí que ha mejorado y tarda menos que en los PC de hace años, sigue siendo un lastre en cuanto a lo rápido que puede arrancar el PC (hay que omitir aquí lo que tardan los equipos al volver de un estado de suspensión o hibernación, ya que en estos no se realiza el POST).

¿Se ha llegado al límite?

Por ahora, eso parece, aunque sí que hay algunos «trucos» que te pueden ayudar a reducir el tiempo que tu PC tarda en realizar esas comprobaciones iniciales. Eso sí, todo dependerá de tus necesidades, ya que estos trucos consisten en decirle al PC que no realice ciertas comprobaciones o que omita algunas cosas en la secuencia de inicio. Por lo tanto, ten mucho cuidado si realizas alguna de las acciones que te vamos a enumerar a continuación, ya que estarás «jugando con la BIOS». Hazlo bajo tu responsabilidad.

Post delay

Nota: ten en cuenta que los nombres de las opciones que te vamos a comentar difieren dependiendo del fabricante y el modelo de la placa base.

  • Para empezar, bajo la pestaña BOOT en la BIOS debe haber un apartado llamado «Post delay time» o similar. Redúcelo al mínimo número que te permita (generalmente, 1 segundo).
  • En «Boot options» suele haber varias opciones. Aquí le decimos a la BIOS el orden de los dispositivos en los que tiene que «mirar» para buscar el sistema operativo y arrancar desde él. Si solo tienes un dispositivo de almacenamiento, desactiva TODAS las opciones salvo la de ese dispositivo para que no busque en todas las demás.
  • Si solo tienes dispositivos SATA / PCIe NVMe, desactiva los IDE controllers para que la placa no los compruebe y ahorrar tiempo.
  • Si no tienes dispositivos en RAID, desactiva también la comprobación de la controladora RAID.
  • Lo mismo con la controladora 1394.
  • Si tienes activada la opción de arranque desde LAN, desactívala. Esta opción suele ser la causante de unos grandes retardos en el POST.
¡Sé el primero en comentar!