Este trimestre se fabricarán menos PC por culpa de Intel y Trump

Este trimestre se fabricarán menos PC por culpa de Intel y Trump

Javier López

El año pasado y con motivo del último trimestre de 2019, los fabricantes de PCs estaban muy preocupados con la situación que estaban viviendo. Su rendimiento se basa en el número de envíos de equipos y los pronósticos que se aventuraron en verano se estaban cumpliendo con creces en el sentido negativo. La guerra comercial y de aranceles entre EE. UU y China está en un punto de incertidumbre bastante alto y la escasez de CPUs Intel está agravando el problema.

Según informa hoy Digitimes, la situación de los fabricantes de PCs está en un punto determinante, donde como hemos visto hace solo unas horas y debido al informe de TrendForce, el mercado de la RAM tiene a los mercados muy preocupados y con gran incertidumbre para firmar los contratos del primer trimestre.

Intel no resuelve sus problemas de escasez y sus socios comienzan a sufrir las consecuencias

Intel Comet Lake

Más de 15 mil millones de dólares después, año y medio de penurias, choques, declaraciones y en definitiva problemas, Intel ha vuelto a ver como los fantasmas del pasado están haciéndoles la vida casi imposible.

Ayer informábamos sobre el hecho del retraso de Comet Lake-S y los problemas de consumo de su nodo de 14 nm+++, el cual ha tocado techo y está en su límite, hace mes y medio sus clientes reservaban a marchas forzadas el mayor número de CPUs para intentar aprovechar la época navideña y sus ventas y hoy, dos meses después de las últimas declaraciones oficiales llegan las primeras consecuencias directas.

No hay escapatoria posible para los ODM de portátiles, al menos no para el 1T20, y es que la guerra comercial e Intel son un enemigo común que no podrán esquivar. Sus envíos caerán entre un 10 y un 15%, lo que supone un impacto directo en las arcas de todos y cada uno de los socios del gigante azul.

El cuarto y último trimestre de 2019 ya fue complicado por un descenso de los envíos, más débiles incluso de lo esperado, pero sumado a esto, hay otro problema de base y planificación.

El inventario es mayor del esperado y provocará mayores pérdidas

portátiles-almacen

Las estimaciones suelen fallar y es raro el analista que no se equivoca en algún momento, pero la situación vivida esta navidad por los ODM ha sido, quizás, la más extraña en años. La escasez de CPUs y los aranceles lograron un efecto anómalo en los analistas, que lanzaron unos pronósticos muy altos de ventas para dicho periodo estival, lo que obligó a los fabricantes a realizar acumulaciones de inventario meses antes con el objetivo de enviar antes los portátiles para evitar futuros aranceles.

Las previsiones no fueron tan altas, los envíos se produjeron, pero el stock se acumuló en un nivel mucho más alto que la demanda habida. Por lo tanto, hay inventario que liquidar y enviar, pero las previsiones son todavía peores a las del trimestre anterior y además Intel no es capaz de satisfacer los pedidos necesarios para capear el temporal.

El cóctel podría explotar si las previsiones son igualmente negativas para el segundo trimestre, por ello y debido a la puesta en escena de la arquitectura Renoir de AMD, muchos fabricantes han decidido comenzar con pedidos a los de Lisa Su, donde al menos el suministro parece más estable y con ello pueden llegar unos envíos más que necesarios para las marcas menos destacadas en el mercado.