¿Qué es un procesador o CPU? características y utilidades

¿Qué es un procesador o CPU? características y utilidades

Juan Diego de Usera

A pesar que todos tenemos uno en el interior de nuestros ordenadores, no todo el mundo puede saber qué es un procesador o CPU. Y es que, si hay un componente que tiene poco de misterioso, ese es el procesador. Sin embargo, puede haber usuarios que no sepan muy bien qué es la CPU. Ni la función que desarrolla en el interior de nuestros ordenadores personales. Esto es lo que vamos a explicar en este artículo.

El procesador (CPU, Central Processing Unit) es el componente más importante de nuestro PC. Su función es la de ser el cerebro de todo el funcionamiento del sistema. Él es el encargado de dirigir todas las tareas que lleva a cabo nuestro equipo.

Estas tareas se realizan gracias a que en su interior hay miles de millones de transistores fabricados usando silicio. Estos transistores se combinan formando puertas lógicas, que permiten realizar operaciones de suma, resta, multiplicación y división. Porque son estas operaciones matemáticas las que emplea el procesador para tratar los datos que se le suministran. Y, de esta manera, obtener un resultado que puede ser necesitado por otros componentes del equipo.

Aun así, estas instrucciones son las más básicas que puede llevar a cabo el procesador. Aunque no son las únicas que puede llevar a cabo. Las operaciones extra han de ser programadas en el propio procesador para que se puedan realizar.

La frecuencia del procesador (expresada en Hz) es la cantidad de veces por segundo que la unidad es capaz de lleva a cabo una operación. Aunque las primeras CPU modernas tenían su frecuencia medida en MHz (millones de veces por segundo), los actuales modelos de procesador miden su frecuencia en GHz (miles de millones de veces por segundo).

Los procesadores actuales pueden tener varios núcleos

Toda la circuitería y las vías de datos del procesador están concentrados en el núcleo del procesador. Originalmente, el núcleo del procesador era único. Esto significa que había solo uno por cada die. Sin embargo, a mediados de la primera década del año 2000, comenzaron a aparecer procesadores que contenían más de un núcleo por cada die. Esto sucedía con los procesadores Intel Pentium D y los AMD Athlon 64 X2.

Los sistemas operativos de escritorio de aquellos tiempos no eran capaces de aprovechar todo su potencial (hablamos de los tiempos del Windows XP). Pero las subsecuentes versiones del sistema operativo de Microsoft sí empezaron a sacarles todo el rendimiento del que eran capaces. Esto ha llevado a que las versiones más modernas de Microsoft sean capaces de manejar procesadores con muchísimos núcleos.

Los procesadores necesitan un socket

Todos los procesadores han de ir conectados a una placa base. Si el procesador es el cerebro del ordenador, la placa base es la médula espinal del sistema. Y, para ello, el procesador usa un socket, en el cual ha de ser insertado. Para ello, algunos procesadores llevan pines en su parte inferior. Aunque hay otros que solo llevan contactos de oro, en el caso que los pines estén el el propio socket.

Estos pines son los encargados de transmitir la información que entra en el procesador, así como la que sale del mismo.