¿Qué pasa con la garantía de los SSD si se utilizan para minar Chia?

Llevamos ya semanas haciéndonos eco de las consecuencias que el minado (o cultivo) de la nueva criptomoneda Chia está teniendo en el mercado del hardware, y en lo relativo a la garantía de los SSD que se han utilizado para tal efecto algunos fabricantes están ya comenzando a mostrar una clara tendencia al respecto. ¿Se extenderá esta tendencia a todos los fabricantes de SSD?

Ya hemos visto que algunas de las consecuencias de esta nueva fiebre por el cultivo de Chia incluyen la escasez de algunas unidades de disco duro mecánico de gran capacidad y su consecuente subida de precios, pero también hemos podido comprobar los funestos resultados que entraña esta actividad con respecto a la vida útil de los SSD, que se ve severamente mermada hasta el punto de que un SSD de 512 GB apenas aguanta 40 días de minado intensivo.

La garantía de los SSD relativa al minado de Chia

Hace unas semanas saltó a la palestra que algunos fabricantes (Galax fue el primero) habían decidido incorporar una cláusula en el contrato de garantía de sus dispositivos de estado sólido, una cláusula que le daba la potestad al fabricante de anular la garantía de un SSD si detectaban que había sido utilizado en el minado de Chia; esto quiere decir que, si has usado el SSD para minar Chia y se te ha estropeado, el fabricante no se hará cargo porque considera que has realizado un mal uso del dispositivo para el que no ha sido diseñado.

Advertencia Galax SSD Garatía Chia

Los fabricantes de SSD se enfrentan actualmente a una presión en dos direcciones: la de los mineros de Chia y la de la escasez de componentes de la industria. Los mineros están agregando mayor demanda al mercado, mientras que la escasez de NAND dificulta a los fabricantes el mantenerse al día con esta.

Ahora ya son muchos los fabricantes de SSD que han comenzado a reducir las calificaciones de resistencia de sus SSD orientados al consumidor para combatir estos dos factores. El mercado actual de escaso suministro hace que sea un desafío para los fabricantes el reemplazar sus productos, y los mineros de Chia están intentando ejercer una presión adicional sobre los servicios de soporte de los fabricantes, exigiendo reemplazos de los SSD que han llegado al final de su vida útil.

Todo esto está provocando dos reacciones por parte de los fabricantes: por un lado están comenzando a modificar las tasas de resistencia de sus unidades (TBW) para indicar que su resistencia es inferior a lo que antes decían (¿nos estaban mintiendo antes exagerando las cifras?), y por otro lado están siguiendo los pasos de Galax para indicar en su contrato de garantía que si detectan que han sido utilizados para minar Chia, se reservan el derecho a anular la garantía.

Una decisión que perjudica al consumidor

Obviamente esta decisión no está siendo del gusto de todos los usuarios. Es entendible la reacción, y aunque no vamos a entrar a valorar la ética de la misma es algo que también podría penalizar a los consumidores normales ya que, al fin y al cabo, la degradación del SSD se produce con su uso de manera irremediable y aunque no lo estés utilizando para el minado de criptomonedas también hay muchas otras formas de hacer que la degradación esté muy por encima a lo que los fabricantes pueden considerar como un «uso normal».

Minar Chia

Por norma general, el consumo de durabilidad de un SSD de consumidor en un PC gaming tiene de media 30 GB escritos al día, lo que con las tasas de TBW que tienen los SSD modernos puede suponer que no se agotaría la durabilidad del dispositivo hasta pasada más de una década, un tiempo más que razonable porque generalmente nadie «aguanta» un PC más de 10 años y finalmente terminarías cambiando el dispositivo de estado sólido igualmente.

Sin embargo, si reducen las tasas de TBW, este periodo puede verse drásticamente reducido y a los usuarios que hacen una utilización intensiva de sus dispositivos de almacenamiento (por ejemplo, profesionales de la edición) podría penalizarles severamente esta situación.