Si activas esto subirás los FPS en juegos con cualquier GPU NVIDIA

Una de las desventajas del DLSS de NVIDIA es que requiere una GPU con Tensor Cores y, por tanto, una RTX, lo cual ha sido aprovechado por AMD a la hora de implementar su FSR. Pues bien, la respuesta por parte de NVIDIA es su Image Scaling o NIS, una nueva tecnología que os vamos a explicar cómo funciona y la forma en la que podréis activarlo en los juegos.

El gran problema al cual se enfrenta todo el mercado del hardware gráfico de cara al rendimiento tiene como origen un cuello de botella. Dicha limitación por hardware no es otro que la relación directa entre el ancho de banda que puede entregar la VRAM y el flujo de datos con los que una GPU necesita trabajar para conseguir ciertos niveles de rendimiento.

Este problema hace que pese a la alta potencia de los chips gráficos actuales estos tengan problemas para alcanzar ciertas tasas de rendimiento y todo por el hecho que no les llega suficiente ancho de banda para poder trabajar. Esta situación ha provocado que sea necesario la implementación de algoritmos que permiten generar la imagen en la GPU con menor cantidad de píxeles, menos resolución, y extrapolarla a través de un algoritmo a una versión visualmente idéntica, pero con más resolución y por tanto mayor cantidad de píxeles en una imagen más nítida.

¿Qué es el NVIDIA Image Scaling?

NVIDIA GPU

Como su nombre indica nos encontramos ante un algoritmo de escalado de imagen, el cual toma un fotograma ya renderizado por la GPU para crear otro a mayor resolución. Por lo que se trata de un efecto de postprocesado que requiere tener el frame completo. Muchos efectos gráficos que vemos en los juegos a día de hoy son de este tipo, pero se ejecutan fuera del pipeline 3D haciendo uso de elementos de la GPU que no se encuentran en uso en ese momento.

Nos puede parecer de entrada que es una solución como el DLSS, pero la diferencia radica en que el NVIDIA Image Scaling no requiere del empleo de Tensor Cores, por lo que se puede activar en las GeForce GTX. Tampoco se trata de un algoritmo basado en aprendizaje profundo, sino que se trata de un algoritmo de escalado de imagen tradicional el cual se ejecuta en el pipeline de computación de la GPU en paralelo al gráfico.

Por lo que no es necesario hacer pasar al algoritmo por una etapa de aprendizaje como ocurre con el DLSS y se puede utilizar con todos los juegos de base. En esto es igual que el FidelityFX Super Resolution donde también coincide en la falta del componente temporal, aunque desde el momento en que podemos activarlo desde GeForce Experience y, por tanto, a nivel de drivers, realmente la comparación sería con el Radeon Super Resolution.

¿Lo puedo combinar con el DLSS?

NVIDIA Image Scaling DLSS

Cómo hemos dicho se trata de dos algoritmos distintos, aunque paradójicamente hay juegos en los que el NVIDIA Image Scaling funciona mucho mejor que su contrapartida de cara al aprendizaje profundo. No pierdes nada alternando entre ambas tecnologías, ya que te puedes encontrar con la sorpresa que si bien el juego soporta DLSS no ocasiona un mejor rendimiento que el NIS en velocidad del juego o calidad gráfica.

Eso sí, debido a que ambos algoritmos funcionan de diferente forma no se pueden combinar en absoluto. El motivo de ello es bien simple, el algoritmo de escalado tradicional puede hacer que el DLSS reciba información errónea que cree artefactos y errores de imagen importantes. No obstante, vamos a ver muchos juegos que harán uso de ambas técnicas de manera controlada en futuras actualizaciones de cara al DLSS, pero de manera directa y transparente para el usuario.

¿Qué rendimiento da en los juegos?

Shadow of the Tomb Raider

A toda GPU le cuesta menos generar un fotograma a menos resolución, así pues el objetivo de algoritmos como el NVIDIA Image Scaling no es otro que el de poder conseguir tasas de fotogramas mientras se consigue el truco de tener una resolución más alta en nuestra pantalla.

Por lo que si tenéis una NVIDIA GeForce GTX en vuestro PC y queréis un rendimiento adicional en vuestros juegos en forma de una mayor tasa de fotogramas por segundo, entonces el uso del NVIDIA Image Scaling es altamente recomendado. Es más, hay una gran cantidad de juegos en el mercado que no tienen soporte para DLSS y que se pueden ver beneficiados incluso haciendo uso de una RTX 20 o una RTX 30.

Donde sí que hay cierta desventaja es frente al FSR de AMD funcionando en tarjetas de NVIDIA, ya que nos vamos a encontrar con una mayor cantidad de dientes de sierra en los escenarios y eso empaña la calidad de imagen. Aunque hemos de partir que el juego ha de tener versión para FSR en NVIDIA, lo cual es voluntad del estudio de desarrollo del propio juego implementarlo.

¿Cómo activar NVIDIA Image Scaling?

Necesitamos tener los drivers de NVIDIA actualizados y puestos al día, es requisito indispensable. Una vez hayamos comprobado que el controlador gráfico esta al día podemos intentar activar el NIS en todos nuestros juegos.

Para ello haz clic con el botón derecho en cualquier lugar vació del escritorio, donde no haya ningún icono, para que se te abra el menú contextual y desde ahí seleccionar la opción Panel de Control de NVIDIA. Desde allí activar el Image Scaling es tan fácil como poner en On la casilla correspondiente:

Se te preguntará que nivel de sharpening quieres aplicar al juego, el cual no es otra cosa que el nivel de escalado que queremos utilizar. Cuanto menor sea el porcentaje entonces menos máquina se necesitará para ejecutar el algoritmo, pero lo que nos interesa es conseguir el equilibrio perfecto entre resolución y sharpening o nivel de escalado.

A esto hemos de tener en cuenta que dicho valor no es global para todos los juegos, por lo que tocará ajustarlo de manera individual para cada uno de los juegos. Por lo que se tratará de un ejercicio de ensayo y error con cada uno de vuestros videojuegos.

¡Sé el primero en comentar!