Ni una NVIDIA TITAN RTX puede mover Gears 5 a 8K

Ni una NVIDIA TITAN RTX puede mover Gears 5 a 8K

Juan Diego de Usera

Ahora que se ha aprobado la especificación definitiva que deben de cumplir los televisores para que puedan ser considerados como compatibles con la resolución 8K, algo similar acabará sucediendo con los monitores que usamos en nuestros ordenadores. Sin embargo, jugar a resolución 8K está todavía muy lejos de ser capaz de poder hacerse, cuando resulta que la tarjeta gráfica más potente del mercado actual, la NVIDIA TITAN RTX, no es capaz de mover el juego Gears 5 a resolución 8K.

Plantearse ahora mismo, el hecho de jugar a resolución 8K a un juego actual, y con una tarjeta gráfica, es algo poco menos que imposible de realizar. Las tarjetas gráficas de hoy en día, a duras penas son capaces de mover la resolución 4K con fluidez. En muchos casos, es necesario bajar bastante el nivel de detalle de los juegos para que se puedan correr a esa resolución. Así que, mover juegos a una resolución que es el cuadruple de la actual 4K es poco menos que imposible.

Sin embargo, ello no quita que se tenga que intentar probar este punto. Y, para ello, se han seleccionado 6 tarjetas gráficas muy potentes, para que intenten demostrar si es posible jugar al juego Gears 5 a resolución 8K. Estas tarjetas gráficas que se han usado son:

  • AMD Radeon VII
  • NVIDIA GeForce GTX 1080 Ti
  • NVIDIA TITAN Xp
  • NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti
  • NVIDIA TITAN RTX

Todas las tarjetas usan memoria VRAM superior a los 11 GB. Esto es debido a que el Gears 5, a resolución 8K, se negaba a usar gráficas con 8 GB de VRAM.

Rendimiento de Gears 5 a resolución 8K

La primera gráfica que os mostraremos es el juego corriendo a la resolución 8K y a un nivel de detalle medio.

Como podéis ver, solo la NVIDIA TITAN RTX se queda medio cerca de alcanzar los 30 FPS. Pero, desde luego, a bastante distancia de los 60 FPS mágicos que se considera que ha de alcanzar una gráfica para mostrar una experiencia de juego fluida.

En la siguiente gráfica, veremos lo que sucede con el juego cuando incrementamos el nivel de detalle hasta el máximo que soporta el juego.

En este caso, y creo que como todos nos imaginábamos que acabaría sucediendo, el rendimiento de todas las tarjetas se hunde bastante. Hasta el punto de convertirse en poco más que un pase de diapositivas en la pantalla del ordenador. El que más y el que menos estará de acuerdo en que, con una tasa de FPS que no alcanza ni los 20 FPS, es completamente imposible jugar.

Por tanto, visto lo visto, un usuario que quisiera jugar al Gears 5 a resolución 8K, se vería en la obligación de hacerlo con el nivel de detalle al mínimo. O, si tuviera un ápice de sentido común, a bajar la resolución del juego a 4K, en los cuales sí se movería el juego con bastante más fluidez.

Pero, claro, uno no se gasta los 2.500 dólares que puede llegar a costar la NVIDIA TITAN RTX para tener que bajar la resolución en los juegos. O para tener que jugarlos con todo el nivel de detalle al mínimo. Es por ello que podemos afirmar que, aunque las tarjetas gráficas modernas sean capaces de reproducir la resolución 8K, esta es solo para ver vídeos o tener más espacio en nuestro escritorio. Jugar, hoy en día a esa resolución, es impracticable para cualquier gráfica. Y probablemente lo siga siendo durante bastante tiempo.