AMD ahora especifica que la frecuencia máxima en los Ryzen 3000 puede alcanzarse sólo en un núcleo

AMD ha estado recibiendo críticas por parte de sus propios usuarios porque los procesadores AMD Ryzen 3000 no consiguen alcanzar la frecuencia máxima que se publicita en las especificaciones de estos procesadores. Esto ha llevado a que muchos usuarios se sientan engañados por la marca. Ante este hecho, AMD ha actualizado las hojas de especificaciones de sus procesadores, incluyendo detalles explicativos sobre qué consideran ellos como «frecuencia máxima» para los procesadores AMD Ryzen 3000.

A pesar que el lanzamiento de los procesadores AMD Ryzen 3000 se podría considerar todo un éxito para esta marca, varias voces se han alzado entre sus usuarios, acusando a la marca de «publicidad engañosa» respecto a las frecuencias de los procesadores que ellos mismos publicitan en su página web. Estos usuarios acusan a la empresa que sus procesadores no son capaces nunca de alcanzar la frecuencia máxima que ellos anuncian allí. Quedándose siempre un poco por debajo de ella. Es decir, si el AMD Ryzen 7 3700X tiene una frecuencia máxima de 4,4 GHz, ellos argumentan que solo son capaces de logar 4,35 o 4,38 GHz.

Dado que estos usuarios todavía no han conseguido entender el concepto de «Máxima frecuencia de Boost» (Max Boost Clock), AMD ha actualizado la web con una anotación donde se detalla qué características se deben de reunir en una carga de trabajo del procesador para que este consiga alcanzar su frecuencia máxima. Y esta frecuencia máxima tiene mucho que ver con las tecnologías AMD XFR 2 y AMD Precision Boost 2 que emplean estos procesadores (no con el AMD Precision Boost Overdrive, éste no influye en este aspecto).

Los AMD Ryzen 3000 solo pueden alcanzar su frecuencia máxima con un solo núcleo y en determinadas condiciones

Como podéis ver en la anterior captura de pantalla, AMD especifica bien a las claras que la frecuencia máxima del procesador solo se puede alcanzar en uno solo de sus núcleos. Y, para poder hacerlo, es necesario que se den condiciones nominales de operación para el procesador. El problema aquí es que, AMD en ninguna parte explica cuáles son estas supuestas condiciones nominales que se requieren para alcanzar la frecuencia máxima de funcionamiento.

La anterior gráfica explica bien a las claras cómo funciona la tecnología de AMD Precision Boost 2 en los procesadores AMD Ryzen 3000. Y vemos que las mayores frecuencias de funcionamiento se alcanzan cuando solo hay un núcleo bajo carga. La cuestión es que, en los procesadores actuales es imposible que solo haya un núcleo bajo carga, dado que el resto de núcleos también están haciendo tareas en segundo plano para el funcionamiento del sistema operativo. Puede que no sean tareas que requieran una elevada carga de trabajo. Pero siguen siendo tareas que le roban ciclos de reloj al procesador.

Es cierto que los procesadores AMD Ryzen 3000 están muy bien aprovechados en cuanto a que no se les puede exprimir un mayor rendimiento (no con overclocks realizados de manera normal, claro). Aun así, AMD se podría haber ahorrado todos estos problemas si hubiera sido algo más cuidadosa a la hora de publicitar las frecuencias máximas de sus procesadores Ryzen 3000, optando por valores ligeramente inferiores a los actuales. De todas formas, que AMD haya dado un paso al frente para intentar aclarar las condiciones en las que se puede alcanzar la frecuencia máxima de sus procesadores, es algo que les honra bastante.