PS5 y Xbox Scarlett usarían distintas generaciones de gráficas AMD

Aunque hasta el momento podríamos haber creído que tanto las próximas consolas PS5 y Xbox Scarlet emplearían un modelo de tarjeta gráfica similar, ambas basadas en la arquitectura AMD Navi, parece ser que en realidad, esto no va a ser así. Esto se puede deducir de las afirmaciones que han realizado todas las compañías implicadas (AMD, Microsoft y Sony) cuando han hablado de cómo serías estas nuevas consolas.

Sony confirmó hace meses cuál sería la arquitectura interna de su nueva consola, la PlayStation 5 (PS5). Algo similar hizo más recientemente Microsoft cuando, durante un evento del E3, confirmaba lo mismo sobre su próxima consola, la Xbox Scarlett. En ambos casos, ambas compañías han vuelto a apostar por continuar empleando a AMD para dar vida a sus nuevos modelos. Esto significa que los procesadores que montarán estas nuevas consolas estarán basados en la arquitectura AMD Zen 2, similares a los procesadores AMD Ryzen que van a llegar al mercado en unas tres semanas.

Sin embargo, parece ser que las tarjetas gráficas que ambas consolas montarían, serían similares pero diferentes. Nos explicamos. Durante la presentación de la PS5, Lisa Su, actual CEO de AMD, confirmaba que la nueva consola emplearía una tarjeta gráfica basada en la arquitectura gráfica AMD Navi, fabricado todo ello en el proceso de 7 nm de TSMC. Sin embargo, durante la presentación de Microsoft pudimos saber que la nueva Xbox Scarlett estaría co-desarrollada por Microsoft y basada en una arquitectura next-gen de AMD Navi, producida en el nodo de 7 nm+ de TSMC.

La nueva PS5 no podría usar Ray Tracing en tiempo real

La cuestión aquí es que la tarjeta gráfica que montaría la PS5 estaría basada en la actual generación de tarjetas gráficas AMD Navi a las que pertenecen, por ejemplo, las próximas AMD Radeon RX 5700. Sin embargo, esta generación carece de hardware dedicado para poder hacer uso del RayTracing en tiempo real. Sí podría usar PathTracing, similar a lo que hace el mod ReShade con muchos juegos antiguos en los que se ha implementado este mod. Pero no podrá usar RayTracing como lo hacen las tarjetas gráficas NVIDIA de la serie RTX.

Por otro lado, la próxima arquitectura Next-Gen RDNA no tendrá ya ningún rastro de la antigua GCN y poseería hardware dedicado para poder representar efectos de RayTracing en los juegos. Esto significaría que la nueva consola Xbox Scarlett saldría al mercado con una tarjeta gráfica más avanzada (y, probablemente, potente) que la que montaría la nueva PS5. Es más, la nueva gráfica estaría fabricada en el nodo de 7 nm+ FiNFET de TSMC, lo que significa que se fabricaría empleando máquinas EUV (el actual nodo de 7 nm fabrica los componentes por inmersión).

Sin embargo, se nos hace complicado entender cuál podría ser el motivo por el cual Sony iba a dejar pasar esta oportunidad para igualar, al menos en rendimiento, a quien va a ser su principal rival dentro de la nueva generación de consolas. No creemos que esto se vaya a deber por unas supuestas prisas por llegar antes al mercado que Microsoft con su Xbox Scarlett. Así que habrá que esperar a ver si el tiempo nos da la razón sobre las tarjetas gráficas que montarán ambas consolas.