¿Cuál es el chipset de Intel para Coffee Lake que más te conviene?

Escrito por Juan Diego de Usera

Intel va a lanzar un nuevo chipset, el Z390, para la nueva generación de procesadores Coffee Lake-R, que deberían de llegar al mercado en el mes de octubre (salvo cambios imprevistos de última hora). Así que hemos decidido hacer una recopilación de todas las características que conforman todos los actuales chipsets de Intel, para que os sea más fácil elegir.

La llegada de los procesadores Coffee Lake-S supuso la confirmación que, la salida a la venta de los procesadores AMD Ryzen, era un problema que no tenían bien cubierto los directivos de Intel. Encontrarse con un procesador que, con el mismo proceso de fabricación que el que habían mantenido desde hacía años (dados los problemas que había para sacar adelante el nodo de 10 nm), era capaz de montar el doble de núcleos físicos e hilos de proceso de su procesador tope de gama, para la gama media (y encima podía competir de tú a tú con sus procesadores Kaby Lake), requería una respuesta rápida por parte del gigante azul.

Esta respuesta fueron los procesadores fabricados con los núcleos Coffee Lake-S. Estos procesadores fueron los primeros de este fabricante que montaron seis núcleos y hasta doce hilos de proceso. Son unos excelentes procesadores en tareas que requieren un paralelismo limitado y un alto IPC. Pero en tareas que requieren un alto paralelismo de tareas, los procesadores de AMD eran mejores (y se calientan bastante menos, pero esto ya es otro cantar). Así que, mientras consiguen solucionar los problemas que todavía hay con el nodo de 10 nm, Intel ha decidido sacar una revisión del núcleo Coffee Lake-S, con el nombre Coffee Lake-R (Refresh, refresco), en la que las grandes estrellas serán su nuevo procesador Intel Core i9-9900K (el primero de la compañía con 8 núcleos y 16 hilos), el Intel Core i7-9700K (el primer procesador i7 en la historia de la compañía que no llevará la tecnología Hyper-Threading activada) y el chipset Z390.

Cada chipset de Intel es muy similar al resto de la familia

Con la llegada de los procesadores Intel Coffee Lake, llegaron todos sus chipsets asociados: el Z370, el H370, el H310 y el B360. Ahora, con la llegada de los procesadores con núcleo Coffee Lake-R, va a llegar un nuevo chipset, el Z390.

Si ahora miramos con detenimiento la tabla que hemos creado, salta a la vista que los chipsets Z390 y Z370 son muy muy similares, conformando ambos el tope de gama para las placas base con esos procesadores (el Z370 también soportará los procesadores Coffee Lake-R). De hecho, el chipset Z390 no es más que una puesta al día del chipset Z370, añadiendo características que se incluyeron en los chipsets de gama inferior, pero que salieron al mercado bastante más tarde que el Z370, que fue, durante bastante tiempo, el único chipset para placa base que soportaba los procesadores Coffee Lake-S. Desde luego, estos dos chipsets son los únicos que admiten el overclock del procesador y, básicamente, lo tienen todo activado.

La gama media está formada por el chipset H370, que es, en esencia, un chipset Z390 al que se le ha quitado la capacidad de hacer overclock, se le ha bajado el número de puertos USB y M.2 totales, al igual que ha perdido la capacidad de hacer configuraciones con varias tarjetas gráficas. Es un chipset excelente si quieres optar a casi todas las posibilidades que nos brindaría el Z390 / Z370, pero no necesitas, ni el soporte para la tecnología multigráficas ni el soporte para el overclock de los procesadores.

El chipset B360, es una versión todavía más recortada del chipset H370, perdiendo la capacidad para realizar RAID de ningún tipo, pero conservando la posibilidad de montar un SSD NVMe en la placa base. Su precio es inferior al que tienen las placas base con chipset H370 y, en nuestra opinión, nos parece una opción bastante más adecuada para los usuarios que se quieren montar un ordenador para jugar con uno de estos procesadores, pero no pueden gastarse las cantidades que se están pidiendo por las placas base de gamas superiores.

Finalmente, tenemos el chipset Intel H310 que representa la gama de entrada de Intel para esta gama de procesadores. Es un chipset muy básico, que solo tiene cuatro puertos SATA 3, sin posibilidad de hacerle overclock a la RAM y que, en general, nos parece más adecuado para un ordenador de oficina que para un equipo para juegos.

Continúa leyendo
  • Joël Bonet Rodríguez

    El que más me conviene es un AM4 con un buen Ryzen (: