Por qué debemos atornillar la tarjeta gráfica al montarla en el ordenador

Escrito por Juan Diego de Usera

Puede parecer algo trivial o incluso obvio, pero tener bien sujeta la tarjeta gráfica dentro de la caja de vuestro ordenador es muy importante para evitar producir daños, tanto en la propia tarjeta como en la placa base donde la habéis montado. En este tutorial os explicaremos el motivo y los posibles daños que se pueden producir en ella.

Instalar una tarjeta gráfica dentro de una caja de ordenador no es algo complicado y puede ser llevado a cabo por cualquier usuario, tenga el nivel de conocimientos de hardware informático que tenga. Es tan solo cuestión de hacer coincidir la lengüeta PCIe x16 de la tarjeta con la correspondiente ranura PCIe x16 de la placa base, insertarla y asegurarla a la caja con uno o dos tornillos. Sin embargo, algunos usuarios poco cuidadosos con sus componentes, optan por no realizar este último paso, sin saber que al no hacerlo están poniendo en peligro tanto la integridad de la propia tarjeta gráfica como la de su placa base.

Y es que las ranuras PCIe x16 de la placa base no se han diseñado para poder sujetar “a pulso” todo el peso de una tarjeta gráfica. Sí, es cierto que si ésta no es demasiado grande y no pesa mucho, no debiera de haber ningún problema. Pero si ésta es una gráfica de gran tamaño y con disipadores grandes (como suele suceder en todos los modelos de la gama media y alta), podríamos tener un problema bastante serio. Tan serio como que podría acabar arrancando la ranura de la placa base, o dañando la lengüeta que va insertada en ella.

Si no aseguras la tarjeta gráfica a la caja, éstos son algunos de los problemas que podrías tener

Dado que la tarjeta gráfica suele ser un componente que va suspendido en horizontal pero sobre el que actúa la fuerza vertical de su peso, si no está asegurada correctamente a la caja lo primero que va a pasar es que el peso del conjunto va a someter a un par de torsión y tracción bastante importante a la ranura PCIe x16 donde va asentada ésta. Por mucho que refuercen los fabricantes de placas base esas ranuras, no se han diseñado por tamaño par controlar el par de torsión que ejerce casi 1 kg de masa sobre un espacio tan pequeño.

Por otro lado, no sujetar con tornillos la gráfica a la caja significa que sus salidas de vídeo no se alinearán correctamente con las ranuras para las tarjetas de expansión de la caja, con lo que conectar los cables que van al monitor será algo más complejo de hacer que si está atornillada a la parte trasera de la caja.

En cualquier caso, nuestro consejo es que no os saltéis este último paso. Al hacerlo, lograréis prolongar la vida útil de vuestros componentes y os proporcionará cierta tranquilidad.

Continúa leyendo
  • Patrick Gómez

    Esto es lo mismo que montar una aleta a un vehículo. Se queda apoyada, cerrando el capot no puede desprenderse y perderse en marcha a cierta velocidad, pero vamos, al estar en movimiento el vehículo pierde sus aperturas alineadas al resto de piezas, luego las vibraciones que aparecen por no estar sujeta, hasta tal punto que a altas velocidades sí podría llegar el caso de salir volando por mucho que el capot esté cerrado.

    Vamos, una insensatez por parte de quien piensa que le sobra los tornillos.

    En una gráfica aparte de los inconvenientes que puede generar según articulo, la velocidad de los ventiladores también ejercen ciertas vibraciones que causarán un mal mayor a la gráfica y a la placa base, aprte del posible destrozo que pudiera causar por traslado del equipo informático, entre otras posibilidades.

    No me creo que haya gente capaz de no sujetarlas en condiciones.