Filtrados los primeros benchmarks del Intel Core i5 8300H

Escrito por Juan Diego de Usera

En la web de UserBenchmarks han aparecido los primeros benchmarks del procesador Intel Core i5 8300H. Este nuevo procesador, destinado a ser empleado en los nuevos portátiles, podría igualar el rendimiento de los actuales procesadores de la gama Core i7, el 7820HQ. Sin embargo, mantendría la pobre tarjeta gráfica integrada que emplean los actuales procesadores Kaby Lake.

La llegada de los procesadores Coffee Lake al mercado de portátiles desde luego va a suponer un empujón bastante importante en el rendimiento de éstos. Probablemente ésto lo veamos más en los procesadores tope de gama de las series i7, que ahora tendrán un par de núcleos extra y, por lo tanto, ganarán un 50% de rendimiento en las aplicaciones que sean altamente paralelizables. Pero también lo veremos dado que muchos procesadores que por configuración pertenecían a la gama Core i7 vana  pasar a la gama Core i5, donde tendrán 4 núcleos y 8 hilos.

El Core i5 8300H es un buen ejemplo de los cambios que han traído esta nueva arquitectura Coffe Lake a la mesa. En este caso estamos ante un procesador que hereda la arquitectura de cuatro núcleos y ocho hilos de los anteriores Core i5 e i7, pero en la que se han aplicado las últimas novedades que Intel ha traído a la mesa con sus nuevos núcleos Coffee Lake.

El Intel Core i5 8300H llega hasta los 4 GHz con el boost

El procesador tiene una velocidad base inferior al del Core i5 8400H, quedando en este modelo solo en 2,3 GHz. Sin embargo, su fuerte es su boost hasta los 4 GHz, el cual asegura que el procesador tenga un muy buen rendimiento mononúcleo. Y todo esto con un consumo de tan solo 45 W, aunque en esto también ayuda que se esté fabricado con el proceso mejorado de 14 nm++ de Intel (es la tercera hornada de procesadores Core que se fabrica con este proceso, que comenzó a emplearse con los Skylake)

La estructura de cachés de este procesador es de 256 KB para la L1, 1 MB para la L2 y 8 MB para la L3, que es compartida entre los cuatro núcleos.

En cuanto a su tarjeta gráfica integrada, Intel reutiliza la 630 que ya emplea con los actuales Kaby Lake, aunque le han hecho algunos retoques y le han aumentado la frecuencia base en 50 MHz y ahora se llama Intel UHD Graphics 630, con unas frecuencias de entre 350 y 1000 MHz.

Por supuesto, el procesador solo soporta memoria DDR4 en configuración de doble canal, aunque no sabemos hasta qué frecuencia soporta su controlador de memoria.

Continúa leyendo