Analizamos el AOC Agon AG251FZ, monitor con FreeSync a 240 Hz

Escrito por Rodrigo Alonso
Monitores
4

AOC es una de las marcas de monitores con más experiencia en el mercado, pues si bien es cierto que no tienen tanta fama como LG o Samsung por poner un ejemplo, llevan tanto tiempo o más que ellos en el mercado. Además, hace poco la compañía ha querido tratar de despuntar en el mercado creando la división Agon, específicamente para Gaming, con una serie de monitores que han desatado todo su potencial tecnológico y que poco a poco le va comiendo cuota de mercado a los “grandes”. En el día de hoy os vamos a presentar nuestro análisis del monitor Gaming AOC Agon AG251FZ, un monitor que destaca por su frecuencia de actualización de 240 Hz y su compatibilidad con la tecnología FreeSync de AMD.

El AOC Agon AG251FZ presenta una pantalla de 24,5 pulgadas de resolución Full HD (1920 x 1080 píxeles) con matriz LED-VA, lo que le permite contar con una frecuencia de actualización de 240 Hz compatible con FreeSync y un tiempo de respuesta de solo 1 ms, dos características que de entrada ya lo hacen ideal para los Gamers más exigentes que buscan la mayor rapidez posible, y de hecho éste monitor de AOC es uno de los más rápidos del mercado. Cuenta además, y esto me ha gustado mucho y lo explicaré cuando desarrolle el análisis, con múltiples características que hace que sea mucho más que un simple monitor Gaming, como una base con ergonomía casi total, tecnología Flicker Free anti parpadeo y mucho más.

En definitiva, lo que AOC pretende ofrecer con éste Agon AG251FZ es un panel tope de gama para los jugadores más exigentes, de manera que puedan disfrutar al máximo de cualquier tipo de juego incluso a nivel profesional sin comprometer en ningún momento el rendimiento, y a un precio bastante aceptable si lo comparamos con la competencia (cuesta unos 399 euros en tiendas de España).

FreeSync, ¿en qué consiste?

Tearing

Antes de nada hay que explicar un punto sobre los monitores. La tasa de refresco de éstos podríamos llamarla frecuencia de escaneo, o el número de veces por segundo que “pregunta” a la GPU si tiene información nueva para actualizar la pantalla. Si un monitor tiene 60 Hz por ejemplo y la GPU tiene una tasa de FPS diferente a 60 cuadros por segundo (FPS), se produce este efecto Tearing cuya representación práctica se ve en forma de imágenes cortadas de manera horizontal en la pantalla.

3.- Tearing

Ésto, hasta ahora, se solucionaba habilitando la sincronización vertical, obligando a la GPU a funcionar a una tasa constante igual a la frecuencia de escaneo de los monitores, normalmente 60 en los estándar o 120/144/240 Hz en los monitores Gaming. Pero, ¿Qué ocurre cuando la GPU no es capaz de alcanzar esa tasa de FPS ni siquiera funcionando al máximo?

Stuttering

Cuando se da la situación anterior se produce otro fenómeno llamado Stuttering. El monitor tiene una tasa de refresco fija que la GPU no es capaz de mantener, y lo que ésto produce son pequeñas caídas de FPS (conocidos como “lagazos” en la comunidad Gamer) y el llamado “input lag” en el ratón, es decir, los movimientos que hacemos del ratón tardan más de la cuenta en verse representados en la pantalla.

4.- Stuttering

Cómo FreeSync de AMD soluciona estos problemas

Ya os hemos contado que la finalidad de FreeSync es hacer que la tasa de refresco del monitor sea la que se adapte a la capacidad de la GPU. Para ello lo único que hace falta es que el monitor tenga una tasa de refresco adaptable, y por ello no todos los monitores son compatibles con esta tecnología. Con FreeSync activo, si por ejemplo la GPU solo es capaz de funcionar a 50 FPS, el monitor se adaptará a esta frecuencia de actualización (50 Hz en este caso), eliminando completamente tanto el efecto de Tearing como el stuttering y el input lag.

4.1.- Stuttering FreeSync

Las ventajas de FreeSync de AMD

Ya hemos comentado varias veces con anterioridad que FreeSync de AMD tiene ciertas ventajas, sobre todo económicas, frente a otras tecnologías (que AMD no menciona pero todos sabemos que se refiere a G-Sync de NVIDIA). FreeSync es un estándar abierto, por lo que todo el que quiera puede adoptarlo sin tener que pagar licencias. Además, no requiere hardware adicional (solo que el fabricante del monitor adapte el estándar DisplayPort 1.2a), así que elimina un intermediario que en el caso de NVIDIA tiene penalización al rendimiento. Además sus monitores son (teóricamente) capaces de adaptar una tasa de refresco bastante más amplia, de entre 9 y 240 Hz (frente a 30-144 Hz de G-Sync).

5.- FreeSync vs G-Sync

Como siempre, esperamos que nuestro análisis os guste y que os resulte de utilidad. Para leerlo al completo, podéis acceder haciendo clic en el siguiente enlace:

AOC Agon AG251FZ

Continúa leyendo