Desveladas las especificaciones oficiales de la nueva XBox Scorpio

Desveladas las especificaciones oficiales de la nueva XBox Scorpio

Juan Diego de Usera

Ya ha llegado el día en el que Microsoft había anunciado que se revelarían todos los datos oficiales sobre su nueva consola XBox mejorada frente a la actual One, la Scorpio. Y si muchos quizás con razón creíais que los objetivos que se había fijado el gigante del software eran demasiado ambiciosos, dado el magro rendimiento que tiene la actual One, parece ser que han conseguido optimizar tanto su nueva consola que han conseguido cumplirlos sin demasiados problemas y con potencia de sobra.

Obviamente, a la hora de hablar de una «nueva» consola el punto de inicio ha de ser siempre el procesador de tipo SoC que emplea, y en este caso Microsoft ha seguido confiando en el buen hacer del SoC Jaguar que mueve tanto a la actual XBox One como a la PlayStation 4 pero fabricado en nodo de 16 nm por TSMC con una serie de personalizaciones bastante agresivas y con una subida de frecuencia bastante aparente dado que ahora la parte del núcleo ha subido 650 MHz hasta situarse en los 2.300 MHz frente a los 1.750 MHz originales de la One. El número de núcleos se mantiene en 8 (dos complejos de 4 núcleos cada uno pero no tienen nada que ver con Ryzen, siguen siendo basados en la arquitectura Bulldozer).

 

La parte más importante, la tarjeta gráfica, sí ha tenido un incremento bastante considerable, pasando de las 12 unidades de cómputo de la One a las 40 unidades de la Scorpio, es decir, las ha más que triplicado. No solo eso, sino que también les ha subido considerablemente la frecuencia a la que funcionan desde los 853 hasta los 1.172 MHz que emplean en la Scorpio. Ésto da que la consola sea capaz de generar 6 TFLOPs de rendimiento. Si os parece poco, si os digo que la Geforce GTX 1070 «solo» da 5,8 TFLOPs ¿cómo se os queda el cuerpo? A lo que hay que sumar que la nueva consola monta 12 GB de GDDR5 funcionando a 6,8 GHz y empleando un bus de 384 bits. De esos 12 GB, la consola deja 8 para los juegos y los otros 4 quedan para el procesador.

Seguro que muchos os estáis preguntando qué va a suceder con el calor que genere la consola, y es una buena pregunta. La respuesta de Microsoft ha sido emplear un disipador con cambio de fase para el radiador, muy similar al que emplean las gráficas de gama alta de Nvidia, acompañado por un ventilador de tipo blower encargado de expulsar todo el aire caliente al exterior de la caja de la consola

Podéis también ver todos los cambios que se han producido en la consola y cómo queda en comparación con las actuales One y PS4 Pro en la siguiente imagen.

Creo que es fácil afirmar que el salto en prestaciones de esta consola va a ser bastante espectacular frente al modelo que sobrepasa y que otra vez Sony va a volver a tener competencia real en este mercado.

Seguro que hay varios de vosotros que se está preguntando por qué Microsoft no ha decidido emplear la arquitectura de Ryzen para su nuevo SoC y la respuesta os la puedo dar yo: no estaba probada esa arquitectura ni se habían depurado todos los posibles fallos e incompatibilidades que pudiera tener, a la vez que tampoco se había desarrollado un SoC que se pudiera demostrar como efectivo. Quizás cuando AMD saque Raven Ridge se pueda empezar a hablar de un posible sucesor de Jaguar, pero eso requiere mucho tiempo de desarrollo y, por lo visto, no estaba todo dicho en cuanto a rendimiento sobre este SoC.

Podéis ampliar información sobre las características de la Project Scorpio de Microsoft en este enlace a ADSLZone que os ofrecemos.