La tecnología DynamIQ de ARM representará un avance para sus procesadores

Escrito por Juan Diego de Usera
Procesadores
0

Durante la última presentación del gigante de los procesadores SoC, ARM, ha desvelado que pretende expandirse de manera exponencial en cuatro años, en los cuales pretende vender la misma cantidad de procesadores que ha vendido durante toda su historia, desde 1991 hasta 2017, es decir, 100 mil millones de unidades. Y para ello, ha aprovechado para presentar su nueva tecnología DynamIQ como evolución del concepto big.LITTLE pero haciéndolo de manera heterogénea.

La mayoría de los usuarios que se adentran en el mundo de los SoCs saben acerca de los diseños básicos de ARM a lo largo de los años. Inicialmente teníamos núcleos única, luego núcleos emparejados y luego procesadores de cuatro núcleo, usando núcleos ARM tempranos para ayudar a impulsar el rendimiento. En octubre de 2011, ARM introdujo big.LITTLE: la capacidad de utilizar dos núcleos ARM diferentes en el mismo diseño, por lo general emparejando un cluster de dos o cuatro núcleos de alto rendimiento con un diseño de clúster de dos o cuatro núcleos de alta eficiencia. De esto tenemos ramificaciones, como el diseño de tri-clúster de MediaTek, o el ThunderX de Cavium. Y como el progreso no se detiene nunca, ARM ha anunciando el siguiente paso con DynamIQ.

El concepto base en el que ARM ha basado esta nueva tecnología es dar una vuelta de tuerca más y crear un cluster con más núcleos pero, a diferencia de su diseño original, cada uno de éstos puede ser completamente diferente del que tiene al lado, incluso de diferentes familias entre sí, algo que hasta ahora no se había podido hacer dado que los clusters, debían de estar formados por una cantidad que oscilaba desde uno a cuatro núcleos iguales entre sí, aunque luego cada fabricante pusiera diferentes clusters dentro sus diseños (un ejemplo perfecto es el Mediatek Helio X20 que emplea tres clusters diferentes).

La creación de estos núcleos heterogéneos es, desde luego, una manera más eficiente de abordar el tema del consumo de energía en los dispositivos que montarán este tipo de procesadores dado que ya no será necesario alimentar varios clústeres de núcleos independientes si no que uno solo será capaz de hacerlo todo. Eso también debería de repercutir en un aprovechamiento superior del espacio dentro de las dies para incorporar nuevos componentes en su interior o bien, para reducir el impacto térmico de la misma y el consumo general del procesador, aunque en esto seguramente ayudará bastante el proceso de 10 nm que recientemente ha estrenado Mediatek para producir sus nuevos procesadores.

Continúa leyendo