Intel y TAG Heuer unen fuerzas para crear el Connected Modular 45

Escrito por Juan Diego de Usera

El fabricante de procesadores Intel y el afamado fabricante suizo de relojes de alta gama TAG Heuer han unido sus fuerzas para presentar su nuevo smartwatch Connected Modular 45, un reloj que es el sucesor del más que popular en ventas modelo Connected que ya presentaron ambas marcas en el año 2015 y que tan revolucionario fue para la marca suiza como primer modelo de smartwatch que producía.

El nuevo modelo de TAG Heuer elaborado en conjunto con Intel representa la integración perfecta del legado de la tradición relojera suiza con la tecnología más moderna, puesta por completo al servicio de los usuarios para crear una máquina que permita a sus poseedores estar permanentemente conectados y organizados cuando se hallan en desplazamiento y lejos de un ordenador. Para ello, el reloj une una caja metálica realizada en titanio con una circuitería entre la que se incluye el soporte para WiFi, Bluetooth, GPS y NFC para realizar la monitorización de tus ejercicios físicos, orientar por cualquier ruta, todo ello envuelto en la calidad que solo puede dar una firma como TAG Heuer y sin tener que estar atado a un terminal móvil.

El TAG Heuer Connected Modular 45 ofrece unas prestaciones únicas de personalización, para permitir más de 500 combinaciones elegantes. Los compradores pueden elegir entre 56 versiones diferentes del reloj – 11 modelos estándar que se ofrecen en los establecimientos y otros 45 disponibles previa petición. Asimismo, los expertos en relojes pueden personalizarlo con una amplia variedad de módulos, asas, correas y hebillas, para obtener cientos de diseños elegantes, incluyendo 30 opciones de esferas. De la misma manera, el módulo puede intercambiarse por un reloj mecánico o por el prestigioso Heuer 02T Tourbillon Chronograph.

En el interior del reloj se haya un procesador Intel Atom Z34XX que funciona bajo la versión más moderna de Android Wear, la 2.0, que se ha convertido en el sistema operativo de facto para todos los dispositivos wearables del mercado. La pantalla que emplea es una AMOLED de 1,39 pulgadas y se encuentra protegida por un cristal de zafiro de 2,5 pulgadas y una caja de titanio, como ya he comentado antes. Intel no ha dado datos exactos sobre la cantidad de memoria RAM que emplea el Connected Modular 45, ni del tamaño de la batería (sí que ha comentado que dura más de un  día), pero sí sabemos que la memoria de almacenamiento es de 4 GB (dudo que se pueda ampliar mediante tarjeta microSD) y es resistente a la inmersión en agua hasta 5 atmósferas de presión o 50 m.

El precio de este smartwatch es de 1.500 € y ya se puede comprar en relojerías especializadas.

Continúa leyendo