Dishonored 2: Análisis de rendimiento gráfico con AMD y NVIDIA

El nuevo Dishonored 2 ya está disponible desde el pasado viernes, y durante éste fin de semana no hemos perdido el tiempo para poder probarlo con todas las tarjetas gráficas de que disponemos en nuestro laboratorio y así poder enseñaros qué tal funciona el juego con gráficas AMD y NVIDIA de distintas gamas, sometiéndolas a las pruebas habituales en nuestros análisis de rendimiento gráfico.

Para éste análisis volvemos a utilizar nuestro nuevo equipo de pruebas, en éste caso con sistema operativo Windows 10 (como ya os contamos anteriormente, tenemos un SSD con Windows 10 que utilizamos específicamente para éste tipo de análisis pues nos negamos a emplearlo de forma habitual mientras Microsoft mantenga su política de privacidad). En el caso de gráficas AMD hemos utilizado los nuevos drivers 16.11.3 beta, y para las gráficas NVIDIA los últimos drivers GeForce 375.70 WHQL.

Éste ha sido el hardware utilizado en las pruebas de rendimiento:

Y en este caso, éste es el elenco de tarjetas gráficas que teníamos disponibles para realizar las pruebas:

  • AMD Radeon R9 Nano.
  • AMD Radeon RX 480 (Built by AMD, modelo de referencia).
  • Powercolor Radeon RX 470 Red Devil.
  • XFX Radeon RX 460 OC.
  • MSI GeForce GTX 980 Ti.
  • NVIDIA GeForce GTX 1060 6 GB Founders Edition.
  • Zotac GeForce GTX 1080 Amp! Extreme.

En todos los casos el dato que se muestra es la media de FPS obtenidos con la herramienta de benchmarking de FRAPS (lo que se muestra es solo la media de FPS), siempre con los ajustes gráficos al máximo y en resoluciones Full HD (1920 x 1080), WHD (3440 x 1440) y Ultra HD (3840 x 2160). Éste es el resultado obtenido:

Dishonored 2 rendimiento

Como se puede ver, en éste caso las gráficas de NVIDIA se comportan mejor a resolución 1080p y 1440p, pero a Ultra HD (a pesar de que el rendimiento en todos los casos cae estrepitosamente) mantienen la compostura mejor las gráficas de AMD, especialmente la RX 480 que se pone al nivel incluso de la R9 Nano.

En cualquier caso, si bien los gráficos de Dishonored 2 están bastante bien, se ve a la legua que no están demasiado bien optimizados por el momento, pues incluso la GTX 1080 sufre para mantener 60 FPS estables a resolución 1440p. De hecho, una gráfica “top” de la generación pasada como es la GTX 980 Ti apenas supera los 70 FPS de media a 1080p, y debería ir bastante más sobrada, la verdad.

¿Qué pensáis vosotros de éste resultado?