[Tutorial] Cómo instalar correctamente el driver de la gráfica.

Por mucho que los fabricantes de tarjetas gráficas se empeñen en querer hacer bien las cosas y vayan sacando con cierta asiduidad nuevos drivers para los modelos que tienen en el mercado, la verdad es que si hay una asignatura que tienen pendiente (desde siempre) es la correcta actualización de los susodichos drivers. Dado que la mayoría de nosotros vamos a actualizar bastantes veces los drivers de nuestras tarjetas, creo que ha llegado el momento de explicar cómo se realiza esto de manera correcta.

La semana pasada vimos como tanto AMD como Nvidia sacaban nuevas versiones de los drivers destinados a sus tarjetas gráficas, ofreciendo soporte a juegos que habían salido hace relativamente poco tiempo y corrigiendo errores que estaban presentes de drivers antiguos. Mantener el driver actualizado de nuestra gráfica es la mejor manera de poder disfrutar del rendimiento que esta nos ofrece, dado que con el tiempo y nuevos drivers, las propias gráficas acaban dando el completo potencial para las que se diseñaron en un principio.

¿Cuántas veces hemos actualizado el driver de nuestra gráfica y, de repente, un sistema que era estable como una roca se ha vuelto lento, que no responde como antes e incluso a veces, totalmente inestable?

Quitando meteduras de pata por parte de los desarrolladores de los drivers (que también las hemos visto, y bastante gordas algunas) este tipo de  situaciones se suelen generar por la manera en que la mayoría de usuarios actualizan sus drivers y es que, seamos sinceros: la mayoría de usuarios no saben cómo desinstalar correctamente los drivers de su tarjeta gráfica. En la gran mayoría de casos, se suelen instalar encima de los drivers antiguos y a funcionar.

Otros, más cuidadosos, tienen la precaución de desinstalar previamente el driver existente para, a posteriori, instalar el nuevo driver. Este último método es algo mejor pero no es, realmente, el que es completamente correcto.

Os estaréis preguntando por qué digo ésto, seguramente. Y la razón es que la desinstalación de los drivers en realidad deja bastantes archivos residuales en carpetas del sistema y en el registro de Windows que también hay que borrar para que no acaben generando conflictos con los nuevos archivos que se instalan con los nuevos drivers, y son estos conflictos los que acaban generando todos los problemas que se suelen presentar tras una mala actualización de los drivers.

Y si no me creéis, no tenéis más que mirar en las carpetas «Program Files» y «Program Data» (oculta esta última) y veréis sendas carpetas con el nombre de AMD y ATI. Algo similar pasa con el registro de Windows, está plagado de entradas, la mayoría de las veces muy escondidas, que hacen referencia a estos drivers.

La cuestión es: ¿cómo deshacernos de las carpetas y entradas correctas sin acabar borrando donde no toca? Este aspecto es especialmente importante para los usuarios de equipos con procesadores y chipsets de AMD, para los que un mal borrado puede tirarnos abajo todo nuestro sistema operativo.

BSoD

Antiguamente, para hacer una correcta desinstalación de los drivers había, no solo que desinstalarlos, si no buscar por el disco duro C: todas las carpetas y archivos que hacían referencia al fabricante de la tarjeta, a parte de tener que localizar en el registro de Windows todas las entradas referidas.

Que sí, que en cuanto lo hacías unas cinco veces más o menos te sabías desenvolver al hacerlo, pero era una tarea no apta para gente que no supiera más o menos bien dónde estaba tocando… Y bastante propensa a sufrir errores que hacían de las reinstalaciones por errores, el pan nuestro de cada día.

Limpia todas las instalaciones antiguas de drivers

Hace ya algún tiempo había un programa gratuito (al menos, al principio lo era) llamado «Driver Sweeper» que facilitaba considerablemente la tarea de desinstalar los drivers, no solo de la gráfica, si no también de las tarjetas de sonido, red, chipset, etc.

Por desgracia, este programa, que gozaba de gran éxito en la comunidad de aficionados al hardware, acabó pasando a ser de pago y ya dejó de realizar correctamente su función (una pena la verdad). Pero, «a Rey muerto, Rey puesto», un tiempo después salía a la luz un nuevo programa, también gratuito, que recogía las riendas que había dejado tiradas el Driver Sweeper para hacer su misma función, aunque únicamente en lo que respecta a los drivers de la tarjeta gráfica. Este nuevo programa se llama Display Driver Uninstaller (o DDU).

Lo primero que deberéis de hacer es conseguir el programa en la web de Guru3D siguiendo el siguiente enlace. La última versión del programa a fecha del 23/11/2015 es la 15.6.0.2 y la podréis localizar en la parte inferior de la página.

Una vez hagamos click en el la versión que queremos descargar, nos levará a otra página donde se iniciará automáticamente la descarga del programa. Una vez que lo tengamos veremos que va comprimido en un archivo 7.zip que deberemos ejecutar. Al hacerlo, se abrirá una ventana preguntando dónde queremos que se descomprima el programa y ahí ya podéis decidir vosotros al respecto.

Yo, si no queréis muchos líos, os sugiero que lo descomprimáis en una carpeta en el escritorio para tenerlo bien a mano a la hora de ejecutarlo en un momento.

Tuto DDU HZ 01

Hay dos maneras de proceder a partir de ahora: la primera es reiniciar en modo seguro a prueba de fallos que en Windows 7 os será más sencillo, pulsando la tecla F8 tras terminar el posteo de la Bios del sistema; o bien ejecutar el programa directamente desde Windows.

Para ejecutar el programa deberemos de otorgarle permisos de administrador haciendo click con el botón derecho del ratón y decirle que lo haga correr como administrador, hecho lo cual, el programa nos pedirá reiniciar en el modo a prueba de fallos.

Tuto DDU HZ 02

Le damos a «Sí» y el ordenador se reiniciará y entrará automáticamente en el modo a prueba de fallos. Una vez dentro, se os abrirá automáticamente la siguiente pantalla:

Tuto DDU HZ 03

En ella, aunque para entonces el programa ya habrá detectado de qué tarjeta gráfica se trata que queremos eliminar los drivers, conviene tener en cuenta que, en el menú desplegable permite la desinstalación de los drivers tanto de AMD, Intel como Nvidia.

Dejáis seleccionado el driver que corresponda a vuestra tarjeta gráfica y le dais a «Clean and Restart» si queréis solo reinstalar el driver, o bien «Clean and Shutdown» si queréis cambiar de tarjeta gráfica. Automáticamente, el programa buscará y borrará las carpetas y entradas de registros pertinentes a la gráfica que emplee vuestro equipo y, una veza finalizado, se reinicirá o apagará (dependiendo de la opción que hayáis  seleccionado previamente).

Una vez volváis a estar en el escritorio de vuestra sesión habitual de Windows, no tenéis más que mirar en las localizaciones que os he comentado previamente y observaréis que ya no queda ni rastro de las carpetas AMD y ATI (o las que sean pertinentes para vuestras gráficas), igual que en el registro de Windows también se habrán borrado las entradas.

Ahora no tenéis más que instalar el último driver para vuestra tarjeta gráfica y ¡se acabaron los problemas de mal rendimiento por drivers corruptos!

Am, por supuesto, si el programa os ha gustado, os sugiero que le hagáis un donativo al desarrollador, que bien se lo merece.

Espero que este tutorial os haya ayudado un poco para mantener a punto a vuestro ordenador, conseguir exprimirle el máximo rendimiento y disfrutarlo mucho, que para eso os lo habéis comprado y vuestros buenos dineros y esfuerzos os habrá costado.