EA impone un absurdo DRM al nuevo Battlefield Hardline

EA impone un absurdo DRM al nuevo Battlefield Hardline

Rodrigo Alonso

Electronic Arts lanzó al mercado el nuevo Battlefield Hardline el pasado 17 de Marzo. Hace poco, nos proporcionaron una clave para el juego y nos dispusimos como no podía ser de otra manera y como solemos hacer cuando tenemos la ocasión, a realizar una comparativa de rendimiento del juego con diferentes tarjetas gráficas. Pero lamentablemente nos encontramos con una desagradable sorpresa, y es que al ir a ejecutar el juego por quinta vez (con la quinta tarjeta gráfica de nuestro laboratorio) recibimos un mensaje notificando que se nos había bloqueado el juego por acceder al mismo desde demasiados ordenadores distintos.

Es lógico y normal que EA quiera implementar un sistema antipiratería en sus juegos, pero no es ni de lejos lógico que impongan un DRM (Digital Rights Management, gestión digital de derechos) que impida utilizar sus juegos en diferentes ordenadores, o como ha sido este caso, cuando en un mismo ordenador se realizan varios cambios de hardware. Al menos hasta donde sabemos ya que en Battlefield 3 y 4 no nos ha ocurrido, de momento esto solo ocurre en Battlefield Hardline. Además, buscando información por Internet sobre este hecho nos hemos encontrado con que no hemos sido el único medio dedicado al hardware al que le ha pasado este problema.

Battlefield Hardline

El DRM impuesto por EA en Battlefield Hardline funciona de la siguiente manera: en lugar de verificar el número de equipos donde el usuario ha instalado el juego, EA monitoriza directamente los cambios de hardware (lo que muy probablemente esté violando derechos de privacidad, por cierto, ya que no hay consentimiento del usuario para esto en el acuerdo de licencia que todos aceptamos sin leer (yo sí lo he leído después de esto)) y si se producen muchos en un corto periodo de tiempo, se bloquea el juego (hasta donde hemos podido saber por una duración indeterminada). Este bloqueo, como decíamos al principio, nos ha sucedido cuando estábamos intentando probar la quinta tarjeta gráfica en nuestro laboratorio, así que entendemos que EA ha dispuesto el DRM de Battlefield Hardline con un límite de 5 cambios de hardware por activación.

La solución es… comprar el juego de nuevo (de momento)

Personalmente, si esto es lo que EA nos tiene preparados a partir de ahora, creo que no volveremos a utilizar sus títulos en nuestros análisis. No porque nos moleste la situación, que sí, sino porque lógicamente nosotros estamos cambiando de hardware constantemente y si tras cinco cambios EA nos va a bloquear el acceso al juego, directamente no podremos trabajar con él.

Echando cuentas, imaginad… en nuestro caso íbamos a realizar el análisis de rendimiento de Battlefield Hardline con «sólo» 6 tarjetas gráficas, lo que significaría que tendríamos que comprar el juego dos veces. Otros medios que disponen de muchas más gráficas pues… podéis imaginar. Digo yo que si me compro un juego original, puedo instalarlo donde a mi me plazca, ¿no? Máxime si está ligado a mi cuenta, protegida por contraseña. No hablemos ya de cambios de hardware…

De momento tenemos «en pausa» el análisis de rendimiento que estábamos realizando, y hemos contactado con EA a ver si nos pueden dar una solución. Os mantendremos al tanto en cualquier caso.

Actualización: EA nos ha respondido diciendo que este DRM está aplicado desde siempre en todos sus juegos (cosa que no nos cuadra puesto que ya sabéis que hemos realizado este tipo de análisis en otros títulos como Battlefield 4 y no hemos tenido problemas). Indican que se permiten 5 activaciones por juego, y tienen habilitada una web desde donde podemos «desautorizar» el juego en nuestros equipos para poder instalarlo en otros (aunque como os hemos comentado, en nuestro caso ha sido siempre el mismo equipo con diferentes tarjetas gráficas). La web en cuestión es ESTA.

No obstante y aunque la respuesta de EA está ahí, Battlefield Hardline no aparece entre los juegos que se pueden desbloquear, así que el problema continua ahí.