Diseñan un mando que detecta si te aburres y toma decisiones por ti

Escrito por Rodrigo Alonso
Periféricos
1

Si esta mañana hablábamos sobre la Inteligencia Artificial y sus posibles implicaciones, ahora nos llega un claro ejemplo sobre ésto. En la universidad de Stanford, Corey McCall ha creado un mando con sensores que son capaces de detectar el estado anímico del jugador y cambiar la experiencia de juego en función a esto. Por ejemplo, si detecta que estamos aburridos, aumentará la intensidad del juego para motivarnos más.

El objetivo de este diseño de mando es el de que el videojuego pueda llegar a conocer cómo se siente el usuario y de esta manera adecuar la experiencia de juego. Esto lo consiguen a través de la inclusión de unos sensores que miden las pulsaciones, la presión sanguínea, o el ritmo de respiración del usuario. En la universidad de Stanford tienen como objetivo lograr esto sin la necesidad de sensores muy aparatosos, y pretenden que el producto final sea un mando prácticamente igual a los existentes, nada de cables o sondas en el cuerpo del usuario (ojo, lo que vais a ver a continuación es el prototipo, no el producto final). Para ello ya han comenzado pruebas con el mando de una Xbox 360, y de hecho ya tienen el visto bueno para comenzar pruebas reales con usuarios.

Mirad el siguiente vídeo:

Lo bueno de esta tecnología es que teóricamente se podrá extrapolar a otros dispositivos electrónicos. No nos cuesta nada imaginarnos un smartphone o un MP3 que elija la música en función a nuestro estado de ánimo, por ejemplo.

Fuente: Bits.

Continúa leyendo
  • EpsylonRad

    Rodrigo!

    Supongo que has tenido la oportunidad de ver “2001:Odisea del Espacio”

    http://es.wikipedia.org/wiki/2001:_A_Space_Odyssey_(pel%C3%ADcula)

    Si no la has visto tienes que verla, en fin… Muy muy bueno esto de detectar el aburrimiento…

    El problema es que el dispositivo deberá actuar en función de cada tipo de estado de animo, pienso…

    Porque si solo sirve para potenciar, no me gustaría que desee potenciarme una depresión… jajajaja

    Saludos