¿No funciona la batería de tu portátil? Prueba con estos consejos

¿No funciona la batería de tu portátil? Prueba con estos consejos

Rodrigo Alonso

La batería de un portátil es un elemento sujeto a desgaste, tiene «fecha de caducidad» (número máximo de ciclos de carga) y que antes o después terminará fallando. Si estás en esta situación, en este artículo vamos a darte algunos consejos para intentar reparar una batería de portátil que está fallando, aunque ten en cuenta que muchas veces la única solución es pasar por caja y adquirir una batería nueva.

Concretamente, vamos a contarte tres posibles métodos que podrían ayudarte a «resucitar» una batería de portátil muerta, y los vamos a ordenar de mayor a menor efectividad. En todo caso, aplica estos métodos bajo tu propia responsabilidad, ya que ninguno asegura que la batería vaya a volver a funcionar y, de hecho, en dos de ellos hay cierto riesgo (lo explicamos a continuación). Nuestra recomendación es que si la batería de tu portátil ha dejado de funcionar, la cambies por una nueva.

Congelar la batería del portátil

Es el método que más posibilidades tiene de funcionar pero únicamente si la batería es de níquel-metal hidruro (NiMH) o de níquel-cadmio (NiCd). Este método no funciona con baterías de iones de litio, así que si es tu caso no merece la pena ni que lo intentes.

Quitar la batería a un portátil

Este método puede parecer que no tiene mucho sentido, pero al congelar una batería de NiMH o NiCd conseguimos por un lado gelificar el electrolito de la batería lo suficiente como para que el proceso de carga pueda superar la cristalización, y por otro disminuir el movimiento de electrones dentro de la batería para que puedan unirse al flujo eléctrico.

El primer paso es, lógicamente, apagar el portátil y sacarle la batería. Ahora deberemos meter la batería en una bolsa de tela (vale con cubrirla completamente con un paño seco), y ésta dentro de una bolsa de plástico con cierre tipo Ziploc para sellarla (esto es importante, una bolsa normal no aislará la batería de la humedad). Una vez que lo tengamos, debemos meter la batería en el congelador durante unas 10 horas y, pasado ese tiempo, debemos sacarla del congelador y su envoltorio y dejar que se descongele al aire, de manera natural, antes de volver a instalarla en el portátil.

Aplicar sobre voltaje

Mucho cuidado con este método, porque si nos pasamos podríamos hacer que la batería llegara a explotar, así que es recomendable que si vais a realizar este proceso, lo hagáis con guantes y gafas de seguridad. En este caso, sí que es válido para baterías de iones de litio.

Para este método necesitaremos tres elementos: unas pinzas de cocodrilo, un cable delgado (serviría por ejemplo un cable Ethernet viejo que no nos importe echar a perder) y el cargador del portátil. Lo primero que debemos hacer es localizar los polos positivo y negativo de la batería, que generalmente estarán identificados y cada uno en un extremo del conector. Si no lo encuentras, busca en Internet el modelo de tu batería.

Aplicar sobre voltaje a una batería de portátil

Ahora debes cortar dos piezas del cable fino, cada uno de unos 10 centímetros, y debemos pelar los extremos un par de centímetros para luego permitir que hagan contacto. Debemos insertar un cable en el polo positivo y el otro en el polo negativo de la batería. Ahora debemos meter el cable positivo en la parte de dentro del conector de alimentación, y con ayuda de la pinza de cocodrilo, conectaremos el cable que va al negativo a la zona exterior.

Ahora en teoría debemos dejar la batería cargando durante unas dos horas. Pasado ese tiempo, retiraremos todo el «tinglado» que hemos montado con suma precaución, ya que al hacerlo es cuando correremos riesgo de que la batería explote. Si todo va bien, podemos volver a poner la batería en el portátil y probar para ver si funciona.

Reemplaza las celdas de la batería

Este tercer método es el más engorroso y costoso (en trabajo) de todos, y realmente lo ponemos más como curiosidad que como método efectivo porque normalmente por poco más dinero podrás comprar una batería nueva y tendrás todas las garantías. En cualquier caso, en muchas baterías las celdas son reemplazables, y para ello tendremos que abrir la batería para acceder a ellas.

Celdas de una batería de portátil

Cuando lo hayamos hecho, podremos ver qué tamaño y capacidad tienen las celdas, comprar otras iguales, y reemplazar unas por otras. Para este paso, además, es posible que estén soldadas y que necesitemos un soldador y estaño para desoldar las viejas y soldar las nuevas.

Software recomendado para determinar el estado de la batería

Quizás muchos de vosotros os encontréis con que vuestras baterías no son extraíbles, por lo que se encuentran dentro del portátil y para acceder a ellas requieren tener que abrir el ordenador. Existen programas para poder analizar nuestras baterías sin la necesidad de tener que abrir el portátil a no ser que la batería esté completamente muerta y necesite ser sustituida.

El programa de PassMark se llama BatteryMon que podréis descargar desde la página oficial de manera gratuita y es una herramienta muy útil para determinar que está fallando en vuestras baterías.

Este software es capaz de proporcionarnos gráficas detalladas sobre nuestras baterías con datos tan interesantes como el porcentaje de la vida útil que le queda.

battery mon graph

Nos proporciona también una herramienta para saber cuál es la capacidad total de carga (design capacity) y cual es la real (full charge capacity) junto con el número de ciclos de carga que tiene si la batería es capaz de proporcionar dicha información.

battery mon battery information