En GPU, ¿por qué no usan ventiladores axiales con borde cerrado?

Las tarjetas gráficas han ido evolucionando bastante a lo largo de los años. Solo hay que echar la vista atrás 10 años para ver dicha evolución, pero actualmente enfrentan un problema de base: mejorar su refrigeración. Para lograrlo, algunas marcas han puesto en la mesa una solución que en PC ya se lleva usando tiempo: los ventiladores axiales de borde cerrado. ¿Qué son, cómo funcionan y por qué apenas son usados en la actualidad?

Apenas hay una marca que usa este tipo de ventilador, ASUS, pero en el mundo del PC sí tenemos algunas más como Noiseblocker, los cuales han llevado al extremo este tipo de ventilador que es muy usado en la industria profesional.

Mejoras muy palpables en el rendimiento

strix_animation_5 (1)

ASUS llama a esta tecnología Axial-Tech, pero al no ser una patente propiamente dicha sino un concepto, cada uno terminará por llamarle como quiera dentro de su idea del mismo. Por ello, cogeremos prestado el nombre del término en ASUS para referirnos a su concepto para sus RTX y de paso explicar sus fundamentos.

Al igual que en el caso de Noiseblocker, lo que se pretende con esta serie de ventiladores es aumentar el caudal, la presión estática y disminuir la sonoridad. Para ello y teniendo en cuenta el mismo diámetro de ventilador en dos casos hipotéticos de usabilidad donde se enfrentan Axial-Tech y un ventilador común, con la primera la longitud de las aspas se lleva precisamente al límite, donde además se reduce el tamaño de la estructura que le da soporte.

Estas mejoras son claves para así añadir una especie de «anillo» que comúnmente recibe el nombre de borde cerrado. Este anillo tiene varias ventajas, ya que en primer lugar aumenta la resistencia estructural de todo el conjunto y al poder realizar giros más agresivos en el ángulo de ataque de las aspas se puede conseguir mejorar la presión del aire sobre el disipador de la GPU.

Ventiladores axiales cerrados: mayor velocidad de giro y menor sonoridad que un ventilador axial común

55 (1)

Visto esto y al igual que pasa en los NB-eLoop, las ventajas no terminan ahí. Una mayor rigidez estructural permite que el ventilador pueda girar a mayor velocidad sobre su eje y al mismo tiempo permite optimizar los marcos del mismo para reducir la sonoridad.

Este es un trabajo de ingeniería muy complejo, puesto que hablamos de bastantes revoluciones por minuto en un tamaño de 9 o 10 cm, según el fabricante, donde el ancho final de la pala no es demasiado grande.

Además, tiene que ser estudiado en conjunto con el disipador en sí mismo, ya que permite un mayor uso de la superficie del mismo, pero también una mayor densidad de aletas en él, lo que potencia la refrigeración y requiere al mismo tiempo una separación de las mismas optimizada para no representar un aumento de la sonoridad general.

Vistas sus ventajas, la pregunta es obvia, ¿por qué no es más usado en las GPUs actuales? Principalmente por costes de desarrollo y en segundo lugar porque muchos fabricantes piensan que las ventajas no superan a los inconvenientes generales para una tarjeta gráfica.

El conjunto es lo importante, no solo los ventiladores, por lo que cada modelo debe ser optimizado en su concepto para tal fin y esto requiere tiempo. Pero como cualquier tecnología o moda, si al final funciona en más de un diseño y se implementa bien, todos copiarán lo visto para igualar la contienda y estos ventiladores axiales de borde cerrado no serán una excepción.