Guía definitiva para conocer todos los tipos de cables USB

Guía definitiva para conocer todos los tipos de cables USB

Redacción

Los cables USB son utilizados por diversos dispositivos tanto para transmitir energía como para transferir datos desde el ordenador a los periféricos o dispositivos que conectamos en él. Eso sí, escoger un buen cable es difícil por la gran variedad de alternativas que tenemos y por la tendencia a romperse que tienen con el tiempo. ¿Conoces todos los tipos de cables USB? ¿Serías capaz de acertar a adivinar todas sus variantes? Esta es la guía definitiva.

Teléfonos móviles, impresoras, teclados, ratones, auriculares… la cantidad de dispositivos y periféricos que usan interfaces USB es inmensa, por no decir que a día de hoy es difícil encontrar un aparato que emplee un puerto propietario. No obstante, desde el lanzamiento del puerto original, conocido como USB Tipo A, han ido apareciendo diferentes variantes con el paso de los meses y los años.

 

Tipos de cables USB por conector

Conectores Cables USB

Todo cable para la transmisión de datos entre dos dispositivos tiene dos cabezales o conectores situados en cada extremo, que se dedican a transmitir y recibir datos de una punta a la otra del cable y en cualquiera de las dos direcciones. En el caso de los cables USB ambos extremos no suelen ser simétricos. Así pues, nos podemos encontrar que un cable tenga un extremo del Tipo C y el otro del tipo A. Aunque incluso existen cables USB tipo A – USB tipo A, para situaciones extrañas, pero existen, al igual que los Tipo C – Tipo C que se están poniendo muy de moda, tanto en portátiles como en ordenadores.

 

Fuentes de alimentación o cargadores USB

También nos podemos encontrar con cargadores, que en un extremo ofrecen un tipo de conector USB y en el otro un adaptador de corriente. El tipo de conector en el cable USB también nos da una pista de la potencia que puede transmitir para alimentar el dispositivo, ya sea para uso directo o para cargar una batería, por eso se utilizan un tipo de cable USB u otro para cargar la energía de los diferentes periféricos y dispositivos.

USB-C Adaptador Corriente

 

Cables USB Tipo A y Tipo B

Tipo A Tipo B

Se trata del cable USB más popular, el más utilizado, el primero que llegó al mercado que ha durado tres generaciones distintas y que en la última de ellas se diferencia del resto por el color azul de su parte de plástico para indicar su condición especial. Esto es debido a que pese a que el factor forma es el mismo, los llamados USB SuperSpeed tienen una mayor cantidad de pines y no son compatibles con los de las dos primeras generaciones.

De cara a la alimentación energética, si estamos ante un cable USB 1.0 o 2.0, debemos tener en cuenta que ofrece una corriente de 500 mA, lo que gracias al voltaje de 5 V del estándar USB se traduce en 2.5 W. En cambio, la versión 3.0 o SuperSpeed ha ampliado su capacidad a los 900 mAh y puede inyectar una potencia de 4,5 W, que aunque parezca una tontería, es casi el doble. Por lo que en vez de tener que esperar 2h a que cargue nuestro teléfono, esperaremos 1h, algo se nota.

En cuanto a los del tipo B, salvo en la forma, no difieren en especificaciones a los del tipo A e incluso disponen de una variante 3.0. Este tipo de cable se suelen utilizar en impresoras, escáneres y dispositivos multifunción, pero poco a poco han ido quedando en desuso.  En cuanto a la variante SuperSpeed de tercera generación, esta es algo diferente, dado que suele llevar (aparte del color azul característico de las lengüetas de posición) un conector extra en su parte superior. Aunque es poco conocido por el hecho de que todos estos periféricos no requieren tanto ancho de banda para funcionar correctamente.

 

Conectores USB para dispositivos móviles

Con el tiempo han ido apareciendo diferentes tipos de conectores para conectar los dispositivos móviles para los que un conector del Tipo A o B es demasiado grande. Muchos de ellos actualmente están en desuso al implementarse un estándar mucho más conveniente y en general todos tienen fecha de caducidad por la aparición del conector tipo C.

Además, no solo es mucho más cómodo, por tamaño, sino que a partir de 2024 será obligatorio en todos los dispositivos, por norma de la UE. Por lo que, apostar por un cable de buena calidad de este tipo no será tirar el dinero, pues lo deberías poder utilizar muchos años.

Mini USB Micro

Los primeros conectores que salieron al mercado fueron los conectores Mini-USB (imagen superior a la izquierda) para ser reemplazados años más tarde por los Micro-USB (imagen superior a la derecha), todos ellos basados en las versiones 1.0 y 2.0 del estándar. Fue con la llegada de la versión 3.0 que apareció el Micro-USB 3.0, que tiene una forma diferente y acabó por romper la retrocompatibilidad y, con ello, la universalidad del estándar USB. Todo eso llevó a la industria a la creación del conector USB definitivo.

 

El cable USB Tipo C

A partir de la versión 3.1 del estándar apareció un nuevo tipo de conector que, con el tiempo, se ha convertido en el reemplazo del todos los anteriores USB. No en vano, en la versión 4.0 del estándar desaparecen todos los conectores anteriores y se universaliza en uno solo. Eso sí, tardaremos años en ver el sustituto, pero a día de hoy estamos viendo cómo el USB Tipo C se va haciendo cada vez más presente en diferentes dispositivos.

USB 4.0 ancho de banda

Su principal ventaja es la cantidad de energía que puede transmitir, lo que le permite cargar en menos tiempo los dispositivos a los que está conectado y en algunos casos llegar a funcionar como cable de alimentación. En su versión original podía recibir 20V y 5A, lo que les permitía en su momento entregar hasta 100W de potencia, mientras que en su última revisión alcanza los 240W. Los cables USB que utilizan conectores Tipo C disponen de las siguientes variantes aparte de las utilizadas para transmitir datos.

  • USB Power Delivery: en este caso el cable es empleado en exclusiva para cargar el dispositivo y no se transmiten datos.
  • USB Alternate Mode: Se hace uso del ancho de banda para transmitir dato, pero se usa para transmitir vídeo a través del protocolo DisplayPort. También se emplea la capacidad de carga del conector USB Tipo C para alimentar la pantalla.
 

Longitud según los tipos de cables USB

Os acabáis de comprar un cable USB y no sabéis cuál es su tamaño ideal. ¿Nuestro consejo? Los más cortos posibles, de tal manera que no esté tenso sino relajado. Esto es debido a que cuanto más largo es un cable, más resistencia ofrece este y, por tanto, se acaban creando mayores interferencias.

Extensor Cable

Por lo que se llega al punto en que si conectamos una serie de cables USB la información no llegará de una punta a la otra, estas medidas son para los diferentes estándares:

  • USB 1.0 y USB 2.0 de los tipos A o B: 5 metros.
  • USB 3.0, 3.1 y 3.2 de los tipos A o B: 3 metros.

Si necesitas que tu cable llegue más lejos, entonces tendrás que utilizar un hub repetidor dentro de la distancia permitida, que será capaz de repartir la señal desde el principio, permitiendo alargar la distancia total. En todo caso, pocas serán las veces en las que vas a necesitar extender a más allá de tres metros un cable USB. Es más, no creemos que quieras enfrentarte al lío de cables que provocarías como consecuencia.

Código de referenciaVersión USBLongitud máxima del cableCorriente
CC2-32.0Menos de 4 metros3 Amperios
CC2-52.0Menos de 4 metros5 Amperios
CG3G1-33.1 Gen 1Menos de 2 metros3 Amperios
CG3G1-53.1 Gen 1Menos de 2 metros5 Amperios
CG3G2-33.1 Gen 2Menos de 1 metro3 Amperios
CG3G2-53.1 Gen 2Menos de 1 metro5 Amperios

En cuanto a la capacidad de carga de los cables USB-C, esta también se ve afectada por la distancia. Os hemos dejado justo aquí encima una tabla para que podáis deducir la capacidad de carga si os hacéis con uno de estos cables.

 

Consejos de compra en cables USB

USB-cable-a

Independientemente de que vayamos al tipo a los tipos de cables USB que vamos a usar, es importante elegir el tipo de cable adecuado para cada uno de tus dispositivos y periféricos. Para ayudarte en esta tarea, a continuación, te proporcionamos algunos consejos útiles.

 

Longitud del cable

Es importante elegir la longitud adecuada para el cable USB. Aunque los cables de un metro pueden parecer los más adecuados, es posible que un cable demasiado corto resulte problemático al manipular un dispositivo mientras se está cargando o transfiriendo datos. Por lo tanto, ten en cuenta la distancia a la que colocarás el dispositivo en relación con el PC. Por ejemplo, si necesitas cargar tu teléfono móvil mientras lo usas, asegúrate de que el cable tenga la longitud suficiente para permitirte una cómoda manipulación.

Recuerda que a mayor distancia menor será la velocidad de carga, pero hablamos de que prácticamente es un mito, puesto que, aunque es verdad, es prácticamente inapreciable. Salvo que compres 20 metros de cable claro.

 

Recubrimiento del cable

El recubrimiento del cable también es importante. Asegúrate de elegir un modelo de cable resistente y duradero. Si es posible, busca modelos trenzados y con blindaje interno, ya que esto proporcionará una mayor protección y resistencia al desgaste. Puede que sea más caro, pero posiblemente te dure mucho más. Al final lo barato sale caro, y estarás no solo gastando más, sino poniendo en riesgo tus dispositivos.

 

Tipo de conector

Es importante elegir el tipo de conector adecuado para tu dispositivo. Los cables USB-C son la opción más común en la actualidad, pero también hay otros tipos de conectores, como el micro USB y el USB tipo A. Asegúrate de elegir el tipo de conector que se adapte a tus necesidades y que sea compatible con tus dispositivos. Por mucho que compres el más potente… si luego no sirve para tu equipo, de nada vale.

 

Amperaje

Al adquirir un cable USB-C, presta atención al amperaje que puede soportar. Esto es importante para evitar dañar el dispositivo o el propio cable. En general, cuanto mayor sea el amperaje, más rápido se cargará el dispositivo. Asegúrate de elegir un cable que sea compatible con el amperaje de tu dispositivo y que esté diseñado para soportar la potencia necesaria.

Además, ten en cuenta no solo el cable, sino el cabezal, y viceversa. Por muy buen cable que tengas, si el lugar donde va conectado no ofrece la suficiente potencia, estarás desaprovechando el cable, y posiblemente sea de bastante mala calidad ese conector, por lo que te recomendamos uno que al menos pueda exprimir lo que tu cable puede soportar.

En conclusión, al adquirir un cable USB, asegúrate de elegir la longitud adecuada, el recubrimiento resistente, el tipo de conector adecuado y el amperaje correcto para tus dispositivos y periféricos. Esto te garantizará un rendimiento óptimo y una mayor durabilidad del cable.

¡Sé el primero en comentar!