Sácale el máximo partido a tu procesador en Windows 10 con estos consejos

Sácale el máximo partido a tu procesador en Windows 10 con estos consejos

Rodrigo Alonso

El sistema operativo Windows 10 es uno de los mejores que Microsoft ha lanzado al mercado hasta ahora, pero es tan completo y estable que a veces produce un bajo rendimiento en el procesador porque lo satura con pequeñas subtareas. Así pues, os vamos a dar una serie de consejos y recomendaciones para optimizar el rendimiento del procesador en Windows 10 y que así todo funcione de manera más fluida.

El rendimiento del procesador en Windows 10 no se basa solo en la aplicación que estemos ejecutando, sino del conjunto de aplicaciones residentes. En otras palabras, todos los pequeños procesos y aplicaciones en segundo plano que tengamos en Windows, repercuten en el rendimiento del procesador. Vamos a ver qué podemos hacer para optimizar este rendimiento y, de esta manera, poder sacarle el máximo provecho al procesador en Windows 10.

1.- Quitar programas que se inician con el sistema

Esto repercute tanto en el tiempo que tarda el ordenador en arrancar, como en el rendimiento que tendremos una vez lo haya hecho. Estos programas se inician cada vez que encendemos el equipo y arranca Windows, así que ralentizan el arranque y, como están residentes en memoria, también estarán haciendo que el procesador tenga que estar dedicándoles recursos de manera constante.

Para verlas, la forma más sencilla es acceder al administrador de tareas (podemos acceder a él pulsando CTRL + SHIFT + ESC e ir a la pestaña «Inicio».

taskman

Las que consideremos que no necesitamos, podemos desactivarlas, y para ello tan solo hay que pulsar en ellas con el botón izquierdo y pulsar el botón «Deshabilitar» de la zona inferior derecha, o bien pulsar en ellas con el botón derecho y seleccionar Deshabilitar igualmente.

deshabilitarproceso

2.- Desinstala programas que no utilices

Esto es evidente: los programas que tenemos instalados muchas veces no solo están ocupando espacio de almacenamiento, sino que muchos de ellos tienen partes que se inician con el sistema (ver punto anterior) o incluso que lo hacen en forma de servicios, y por ende no las veremos en la pantalla anterior sino en los servicios del sistema (donde no recomendamos tocar si no eres experto). Por este motivo, siempre es bueno hacer una «limpieza» y desinstalar aplicaciones que no utilicemos.

Para ello, podemos ir a Configuración -> Aplicaciones y características, pero desde ahí solo recomendamos desinstalar los componentes de Windows como Groove Música. Para desinstalar programas instalados, recomendamos mejor ir a Panel de Control -> Programas y características. Ahí veréis que la interfaz es diferente y nos da mucha más información.

programaswin2

Para desinstalar cualquier programa, tan solo tendremos que hacer clic sobre él y en la barra superior aparecerá el botón de Desinstalar.

3.- Desactiva las notificaciones

Windows 10 trae consigo un sistema de notificaciones, que si bien para muchas personas puede resultar de utilidad, para la mayoría de usuarios no solo son innecesarias sino que además son molestas. Por supuesto, estas notificaciones también necesitan un servicio activo en el sistema en todo momento que estará consumiendo recursos.

Podéis acceder a desactivarlas desde Configuración -> Sistema -> Notificaciones y acciones.

notificaciones

4.- Desactiva la conexión P2P en las actualizaciones

Si tienes las actualizaciones automáticas activadas, ten en cuenta que Windows 10 tiene por defecto activada la opción de descargar las actualizaciones por P2P. Esto no solo nos penaliza la velocidad de Internet porque tendremos múltiples conexiones abiertas, sino que también hace que el procesador esté trabajando más de la cuenta para manejar todas estas conexiones, por lo que es aconsejable desactivar esta opción para optimizar el rendimiento.

Para ello, podemos hacerlo desde Configuración -> Actualización y seguridad -> Optimización de entrega.

optentrega

5.- Desactivar elementos gráficos

Este es un punto que, realmente, no recomendamos salvo que estés teniendo graves problemas de rendimiento. Y es que si lo hacemos optimizaremos el rendimiento del procesador, sí, pero haremos que el sistema operativo luzca un poco feo. Para acceder a este menú de configuración, deberemos hacer clic derecho sobre «Equipo», seleccionar Propiedades, y ahí pulsar sobre «Configuración avanzada del sistema» en el lado izquierdo.

configavanzada

Alternativamente, también se puede acceder desde Configuración -> Sistema -> Acerca de -> Pulsar sobre «Información del sistema» en la parte derecha -> Configuración avanzada del sistema nuevamente.

acercade

En la ventana que se abre, debemos seleccionar la pestaña «Opciones avanzadas» y dentro de ésta pulsar sobre «Configuración…».

opsisconf

Ahí encontraremos múltiples opciones que activar y desactivar y que ayudarán a optimizar el rendimiento. Una de las opciones más notorias aquí es la de «Suavizar bordes para las fuentes de pantalla».

rendopc

Con esto, habréis conseguido maximizar el rendimiento del procesador en Windows 10, y lograr que funcione todo un poco más rápido.

Instala algún programa que ponga tu CPU a tope para juegos

quickcpu

Los ordenadores modernos con muchos núcleos tienen implementados unas funciones de energía que deshabilitan núcleos cuando no se están usando para ahorrar energía, se conoce como CPU parking y existen programas gratuitos tales como QuickCPU que son totalmente gratuitos y que nos permiten sacarle el máximo partido a nuestro procesador. Esto incrementará tus consumos de energía, por lo que debes acordarte de monitorizar las temperaturas.