Así puedes medir el rendimiento de la VRAM de tu tarjeta gráfica NVIDIA

Así puedes medir el rendimiento de la VRAM de tu tarjeta gráfica NVIDIA

Javier López

Con la salida de la AMD RX 5600 XT al mercado, la controversia ha vuelto a las tarjetas gráficas como ya vimos hace años con el movimiento de NVIDIA y su GTX 970. En aquel momento los 3,5 GB + 0,5 GB fueron muy controvertidos, por lo que saber el rendimiento de la VRAM era primordial para entender donde podían estar los problemas. Si queremos comprobar dicho rendimiento tendremos que usar un programa específico para poder ver como trabaja nuestra GPU, así que en este artículo nos centraremos en verlo en una tarjeta NVIDIA.

¿Por qué es importante conocer el rendimiento de la VRAM? En primer lugar, un rendimiento correcto nos asegura un intercambio de información entre la RAM del sistema y la VRAM de la GPU constante y fluido, lo cual es imprescindible a la hora de jugar, ya que la mayoría de los juegos actuales usan sistemas muy avanzados de RAMDisc.

Además, podremos estar seguros de que no tenemos throttling por frecuencia o temperatura, algo imprescindible en según qué modelos peor refrigerados.

El rendimiento de la VRAM es variable y muy díficil de demostrar

Nvidia-RTX-2080-Ti-PCB-1

Aunque la teoría nos dice que el ancho de banda de la VRAM se consigue multiplicando la velocidad de la VRAM por el bus y que este dato al ser interno es exacto, la realidad nos muestra otra cosa totalmente distinta.

En nuestro caso y a modo de ejemplo práctico, una GTX 1080 Ti debe ofrecer en todas sus versiones unos 484 GB/s gracias a sus 1375 MHz y sus 352 bits. ¿Cuánto rendimiento puede llegar a alcanzar realmente su VRAM? Para verlo vamos a usar el programa vRAMbandwithtest, el cual podéis descargar desde aquí.

El programa es extremadamente simple y solo nos requerirá darle al ejecutable correspondiente, donde una pantalla de MSDOS se nos abrirá y comenzará el test que se dividirá en dos partes diferentes.

vRamBandwidthTest-2

Como vemos, en la primera oleada probará la VRAM en base a distintas asignaciones de bloques, donde como vemos por cada asignación ofrecerá el ancho de banda resultante en GB/s. Teniendo en cuenta que partimos desde los 484 GB/s teóricos, los 350 GB/s de media que ofrece nuestra GTX 1080 Ti es en realidad una pérdida del 27,68%.

La segunda parte del test se limita a probar el ancho de banda de la memoria caché, que como es esperable, es mucho más alto que el de la VRAM.

vRamBandwidthTest_2

Como vemos, el rendimiento de la caché también se ve afectado, ya que los GB/s que ofrece están limitados precisamente por el ancho de banda de la VRAM al usar el test.

Por lo tanto, siempre que tengamos una bajada de rendimiento al medir con vRAMBandwithtest sobre del 25-30%, indicará que todo funciona correctamente, ya que medir el rendimiento real de la VRAM es imposible sin un banco de pruebas oficial de la marca.

Cuando el programa intenta copiar los archivos para ofrecer de forma paralela un ancho de banda como resultado, tiene que entablar funciones con el chip, el cual aunque es más rápido, no devuelve dicho resultado al programa, sino que compara la lectura y la escritura obtenidos con la consecuente pérdida de rendimiento.

El resultado es un valor medio de ambos, por lo que tenemos que tener en cuenta esto para no entrar en pánico.