Ventajas e inconvenientes de usar voltaje Adaptive al hacer overclock

Ventajas e inconvenientes de usar voltaje Adaptive al hacer overclock

Javier López

Actualmente y solo en las plataformas Intel, la compañía introdujo un nuevo sistema de desplazamiento del voltaje llamado Voltaje Adaptive o Adaptive Mode, que permite a los overclockers un mejor aprovechamiento del mismo cuando hacen overclock. Pero, ¿qué ventajas tiene usar este modo? ¿tiene algún inconveniente que no sepamos?. Como veremos más adelante, no es oro todo lo que reluce, pero es un gran paso para poder conseguirlo.

Con la llegada en 2014 de la arquitectura Haswell, Intel dio por fin el pistoletazo de salida a este tipo de modo de desplazamiento que llegaba para suplir al ya conocido y comentado modo Offset. Las ventajas de este nuevo Modo Adaptive o Voltaje Adaptive (según la marca de placas base por la que optemos) llegaba para realizar todo lo que su predecesor podía hacer y, en teoría, no tener ninguna de sus debilidades, pero ¿es realmente cierto?

Voltaje Adaptive: el paso lógico hacia un overclocking más sostenible

Voltaje-Adaptive-CPU-2

No es de extrañar que la comunidad overclocker pusiese por los aires a este nuevo modo para aumentar el voltaje de la CPU. Como sabremos si hemos leído nuestro artículo destinado al voltaje Offset, este modo consigue añadir un extra de voltaje a la CPU para lograr la estabilidad necesaria según el overclock por frecuencia que le hayamos hecho.

El problema es que este incremento de voltaje se aplica a todas las escalas y rangos del voltaje/frecuencia. Esto quiere decir que si aumentamos 0.100 voltios a la CPU en modo Offset, esta cifra se elevará en todos los saltos de frecuencia y voltaje del procesador, incluido los estados de idle, PL0, PL1 y PL2.

Esto provoca un mayor consumo general del procesador, pero permite que el mismo baje la frecuencia y el voltaje como si fuese de stock.

El modo Adaptive va lógicamente más allá y lo que consigue es aplicar el aumento de voltaje solo en el modo turbo de la CPU, respetando el resto de las SKU del microcódigo de Intel. Es decir, los estados PL0 y PL1 se mantienen con sus velocidades y voltajes de stock, pero PL2 recibe el aumento que le hallamos señalado.

Más ventajas que inconvenientes

Voltaje-Adaptive-CPU

Las ventajas son muy claras: el aumento del voltaje solo se produce cuando el procesador realmente lo necesita, es decir, en full y bajo carga, mientras que el resto de valores y saltos de la SKU se mantienen inalterados.

Pero Intel todavía no ha conseguido realizar una cosa que Offset sí puede lograr: usar dicho modo para hacer undervolt. Ninguna plataforma de Intel puede conseguir hacer undervolt mediante el modo Adaptive de voltaje, por lo tanto, solo puede ser aplicado cuando el valor es positivo.

Esto puede ser contradictorio, puesto que el mismo voltaje nos asegura un valor negativo o positivo según lo seleccionemos, pero realmente no lo aplica. Es un problema del que Intel ha hablado muy poco y que recuerda a lo sucedido con Haswell y precisamente el modo Adaptive, donde por diversos problemas con las instrucciones TSV no se podía habilitar.

Más tarde se habilitó gracias a deshabilitar dichas instrucciones, pero a cambio no se podía usar dicho modo Adaptive en el voltaje de la caché. Años después y con el paso de las arquitecturas y la unificación del voltaje de CPU y caché, Intel consiguió que ambos pudiesen optar a este modo más avanzado de control de voltaje para overclocking.