Los timings de la memoria RAM, ¿son realmente importantes?

Los timings de la memoria RAM, ¿son realmente importantes?

Rodrigo Alonso

Cuando vamos a comprar una nueva memoria RAM, casi siempre nos fijamos únicamente en su capacidad y su velocidad, y dejamos los timings en un segundo plano. Sin embargo, desde ya os adelantamos que son un aspecto muy a tener en cuenta, y en este artículo vamos a explicaros por qué.

Nos dicen la velocidad de la RAM… a medias, como los timings

La velocidad de la RAM es un parámetro muy fácil de encontrar, pues siempre viene tanto en el embalaje como en una etiqueta en los propios módulos de memoria. Además, una vez instalados también es sencillo saber qué velocidad tienen con software como CPU-Z o Aida64 por ejemplo, y en la misma descripción e incluso en el número de modelo de muchos fabricantes podemos encontrar la velocidad. Por ejemplo:

DDR4 3200 (PC4 25600)

DDR4 nos está diciendo la generación de la memoria, y el mismo número aparece justo a la derecha de PC, describiendo lo mismo (DDR4 -> PC4). Los cuatro dígitos siguientes indican la velocidad medida en Megahercios, que es más bien un truco de marketing que otra cosa, promovido tanto por los fabricantes de RAM como por los fabricantes OEM. Ese número lo que nos dice es, en realidad, el data rate, que se mide en megatransfers por segundo, o 106 transferencias de datos por segundo.

HyperX Fury RGB - Review 7

En la memoria DDR, la velocidad de reloj es en realidad la mitad de la velocidad data rate (en nuestro ejemplo, 1600 MHz), pero como DDR por definición transfiere los datos dos veces por ciclo de reloj, la velocidad efectiva sí que es la indicada. Como resultado, la cifra que nos dan es la velocidad aparente, en realidad.

Por el contrario, el número PC (en el ejemplo, PC4 25600) muestra la velocidad de transferencia pero la expresa en megabytes por segundo (MB/s). Si multiplicamos el data rate (en megatransfers) por el ancho de banda del bus I/O (64 bits en las placas base modernas), podemos determinar la velocidad real:

3200 megatransfers por segundo x 64 bits por transfer / 8 bits por byte = 25.600 MB/s

Cada número nos dice de manera independiente cómo de rápida es la memoria RAM, ambos números nos dan la misma información pero de maneras distintas. Entonces, ¿qué pasa con los timings?

Qué son los timings de la memoria RAM

Todo lo que hemos explicado hasta ahora es para contaros que los timings de la memoria RAM son otra manera más de expresar su velocidad. Este parámetro mide la latencia entre varias operaciones comunes que suceden en los chips DRAM, y entendemos por latencia el retraso entre estas operaciones. Podemos entenderlo como una especie de «tiempo de espera», y el tiempo mínimo se establece por especificaciones o bien mediante un perfil que certifica el JEDEC como tal, o bien mediante un perfil que certifican tanto Intel como AMD respectivamente para los XMP y AMP.

Medimos los timings de la memoria RAM en ciclos de reloj. Los fabricantes de RAM los suelen listar en cuatro grupos de dígitos separados por guiones, como por ejemplo CL16-18-18-38. Dado que hablamos de «tiempos de espera», un número más bajo significa que es más rápido, y su orden es lo que nos va a decir lo que significan.

Estos cuatro timings se denominan como principales y aun así, no son todos los que dispone una RAM actualmente. Pero como hay que determinar entre fabricantes su rendimiento para el marketing, son estos cuatro los que se ofrecen, ya que sino las especificaciones no las leería nadie de tal cantidad de números que comprenden.

Primer timing: CAS Latency (CL)

El tiempo que tarda la memoria RAM en responder a las peticiones del procesador es la latencia CAS (CL), pero no puede considerarse de forma aislada ya que hay una fórmula que convierte el tiempo CL en nanosegundos y se basa en la velocidad de transferencia de la RAM.

(CL/Transfer Rate) x 2000

Como resultado, una RAM más lenta puede tener una latencia real más baja si tiene un CL más pequeño.

Segundo timing: TCRD

Los módulos de RAM utilizan un diseño basado en malla para su direccionamiento. La intersección de filas y columnas de esta malla indica una dirección de memoria en particular. El TCRD mide la latencia (retraso, lo que tarda) entre ingresar una nueva fila en la memoria y poder acceder a las columnas dentro de ella. Podemos pensar que es como el tiempo que tarda la RAM en llegar a una de sus direcciones.

Por cierto, el tiempo que se tarda en recibir el primer bit de información de una fila que estaba inactiva es TRCD + CL.

Tercer timing: TRP

TRP significa algo así como «row precharge time», y mide la latencia involucrada en abrir una nueva fila en la memoria. Técnicamente, mide la latencia entre emitir el comando de precarga a una fila inactiva (o cerrada), y un comando de activación para abrir una fila diferente. Casi siempre este número es idéntico al anterior, porque está afectado por los mismos factores.

Cuarto timing: TRAS

Significa «row active time» y mide la cantidad mínima de ciclos que una fila debe permanecer abierta para que se puedan escribir datos en ella correctamente. Técnicamente, mide la latencia entre un comando de activación en una fila y la emisión del comando de precarga en esa misma fila, o el tiempo mínimo entre abrir y cerrar una fila. Para los módulos SDRAM, el TRAS es la suma de TCRD + CL.

Módulos de memoria RAM

En conclusión: debes tener en cuenta los timings

Estas latencias limitan la velocidad de la memoria RAM, pero están establecidos por las propias especificaciones del fabricante (es decir, no son limitaciones físicas). El controlador de memoria que administra la RAM es quien aplica estas latencias a raíz de lo que determina el perfil de dichas RAM, lo que significa que son modificables (si la placa base lo permite), y es posible que podamos obtener rendimiento adicional si le hacemos overclock, ajustando estas latencias en algunos ciclos.

Igualmente, los timings no son la parte más importante de una memoria RAM como tal, son interesantes para comparar el rendimiento entre distintos módulos que comparten la misma velocidad, y con ello nos será más sencilla la elección. Pero hay que tener en cuenta que menores timings van a exigirle mucho más rendimiento al IMC, así que es posible que a ciertas velocidades tengamos que ajustar su voltaje correspondiente para que sea estable el sistema.