Cómo aumentar el rendimiento de tu router mejorando su refrigeración

Cómo aumentar el rendimiento de tu router mejorando su refrigeración

Rodrigo Alonso

Hay ocasiones en las que, especialmente en los juegos online, podemos sufrir subidas repentinas de ping que nos hacen fallar y, en ocasiones, hacen que el juego sea injugable. En este artículo os vamos a enseñar cómo podéis refrigerar el router para aumentar su rendimiento y evitar estos parones en los juegos.

La inmensa mayoría de routers del mercado, incluyendo los que se venden como «Gaming», no cuentan con refrigeración activa, es decir, que sus componentes internos generan calor pero solo tienen disipadores pasivos y no lo evacuan adecuadamente, por lo que se produce thermal throttling y esto causa una reducción del rendimiento, con parones esporádicos inclusive (y esto os lo contamos por experiencia propia). De hecho, en algunos casos incluso se cuelga el router cuando estamos exigiéndole una alta carga de trabajo y tenemos que reiniciarlo manualmente.

Por fortuna la solución es fácil, y al menos en nuestro caso con una inversión mínima de dinero hemos logrado dejar de tener estos parones en los juegos online y mejorar el rendimiento general del dispositivo. Además, como ya sabéis, al tenerlo trabajando a una mejor temperatura también estaremos aumentando considerablemente su tiempo de vida útil.

¿Qué necesitas para refrigerar el router?

La característica fundamental que vamos a necesitar es que el router tenga un puerto USB con alimentación. Hoy en día prácticamente todos los modelos lo tienen, incluyendo los que nos dan los operadores de Internet. De no tenerlo, si el router está cerca del PC podemos usar un puerto USB del ordenador.

Aparte de esto, necesitaremos:

  • Un ventilador de 120 ó 140 mm de diámetro (dependiendo del tamaño del router).
  • Un adaptador de conector de ventilador a USB.
  • Unas patas de goma para ventilador (Opcional).

El ventilador podemos comprarlo o utilizar cualquiera que tengamos de sobra, de PCs viejos anteriores por ejemplo. El adaptador podemos comprarlo en cualquier tienda, así como las patas de goma, aunque si queremos tener un sistema ideal, podemos comprar un ventilador Noctua de 5V que ya nos viene tanto con las patas como con el adaptador. Nosotros os recomendamos este modelo:

Si ya tenéis un ventilador y solo queréis el adaptador a USB, podéis comprar este mismo que cuesta menos de dos euros:

En cuanto a las patas de goma, que si bien son opcionales ayudarán a reducir las vibraciones del ventilador y con ello el ruido que emite (y a separar un poquito el ventilador del router para que se canalice mejor el aire), estas serían ideales por el extremo plano que hará precisamente de pata para que el ventilador repose encima o debajo del router:

Refrigera tu router reutilizando un ventilador

Vamos allá. Lo único que tenemos que hacer es ponerle las patas de goma al ventilador en sus cuatro orificios, todos en el mismo sentido.

Pata de goma

Ahora conectaremos el cable del ventilador al adaptador y el conector USB de éste al router.

Refrigerar router con un ventilador USB

Finalmente colocaremos el ventilador encima o debajo del router (dependiendo de dónde tenga la rejilla). Haced esto con cuidado, o incluso previamente a conectarlo, ya que desde el momento en el que enchufemos el conector USB, el ventilador comenzará a girar.

Refrigerar router con un ventilador

Ya no tendremos que hacer nada más. Con una inversión mínima de dinero, nuestro router funcionará a una mejor temperatura (hasta 25ºC menos según nuestras pruebas) y con ello a un mejor rendimiento, evitando la mayoría de parones y cuelgues. Además, como no hemos modificado el router, tenemos la ventaja de que con solo levantar el ventilador podemos limpiar, y por supuesto podremos ponerlo y quitarlo cuando queramos.

Eso sí, esto solo funcionará si tenemos el router en horizontal, ya que si éste se coloca en vertical tendremos que hacer una modificación bastante más «agresiva» en el router que incluiría taladrarlo para anclar el ventilador a éste.