Deja tu escritorio limpio y libre de cables utilizando canaletas

Tener un escritorio limpio de cables es el sueño de cualquier usuario de PC. Los cables molestan y quedan «feos» encima de la mesa, pero por desgracia son necesarios para poder conectar todos nuestros periféricos y dispositivos. Afortunadamente, hay algo que podemos hacer al respecto y es utilizar canaletas, ya no solo para ordenar los cables y que estén siempre donde queremos, sino también porque le van a dar una estética más limpia y sobra al escritorio.

Hay que tener en cuenta una cosa, y es que por mucho que queramos esconder y ordenar los cables y aunque utilicemos canaletas, es casi imposible el tener la mesa del PC totalmente despejada. Al fin y al cabo, hay un cable que tiene que llegar hasta el teclado y otro hasta el ratón (salvo que usemos inalámbricos, claro), y tampoco podremos esconder completamente los cables del monitor salvo que tengamos un brazo que incorpore una canaleta en él mismo. Igualmente, si queremos tener dispositivos USB a mano, necesitaremos tener un HUB, y de alguna manera tenemos que pasar el cable de red desde el router hasta el PC.

No obstante, tal y como vamos a explicaros a continuación, hay una gran diferencia entre un escritorio desordenado con cables por todas partes y uno en el que se han ordenado y escondido los cables en cierta medida. Hay que decir también que esto depende mucho de la habilidad y creatividad del usuario, y por supuesto también del dinero que pueda o quiera gastarse.

Dicho esto, vamos allá.

Utilizar canaletas para ordenar los cables

En nuestro ejemplo, lo que hemos hecho ha sido adquirir un conjunto de canaletas que vienen con tapa superior, perforadas para sacar los cables en cualquier parte, y con adhesivo en la parte inferior para poder dejarlas fijas en la mesa. Concretamente, este es el pack que hemos utilizado:

Este kit tiene en total nueve canaletas de unos 40 centímetros cada una (unos 3,5 metros aproximadamente, más que de sobra para un escritorio normal), incluye codos para hacer giros, y está disponible tanto en color blanco como en negro para adecuarse lo mejor posible a la estética de la mesa y que pasen desapercibidas. Además de tener adhesivo, incluyen tornillería por si lo que queremos hacer es anclarlas a una pared de manera permanente.

Ahora debemos escoger dónde instalar las canaletas. Podríamos pegarlas en el borde trasero de la mesa, por ejemplo, si es que el tablero tiene el grosor suficiente. También podríamos hacerlo por debajo de la mesa, o bien por encima. En nuestro ejemplo, las hemos colocado por encima porque, aunque queden a la vista, lo creímos más conveniente para ordenar mejor los cables.

El truco está en crear una línea que vaya de lado a lado de la mesa, y gracias a los agujeros podremos ir sacando los cables según lo vayamos necesitando, como por ejemplo hacia el monitor, hacia los altavoces, etc. Para el ratón y el teclado necesitaremos que los cables vayan hacia el otro extremo de la mesa, y eso complicará las cosas. Podemos instalar una de las canaletas en perpendicular para ello, o simplemente podemos poner una canaleta diferente más estrecha y que se disimule algo mejor.

El resultado no es una mesa completamente libre de cables, pero sí que quedará mucho más limpia y ordenada, y sobre todo mucho más funcional. Además, así también evitaremos que los cables que tienen mallado con hilo de nailon se ensucien, que las mascotas (si las tenemos) muerdan los cables, o que éstos queden colgando pudiendo producirse enganches y tirones.

El resultado final podría, como decíamos, ser mejor, pero desde luego queda mucho más aparente que tener todos los cables por medio y desordenados, ¿verdad? Como decíamos antes, también depende mucho de la mañana y habilidad del usuario.