Por qué los disipadores de color negro son mejores que los demás

En el mercado actual hay literalmente cientos de disipadores, pero solo unos pocos -y generalmente los de más alta gama- son de color negro. Puede parecer que esto es solo algo estético, y en algunos casos es así, pero te vamos a explicar por qué los disipadores de color negro son mejores que los que no están pintados, y en realidad no tiene que ver con la pintura.

Un ejemplo claro lo tenemos con Noctua, uno de los fabricantes más famosos y longevos del mundo de la refrigeración para PC. Los austriacos siempre se habían caracterizado por sus disipadores sin pintar y con ventiladores marrones y beige, pero hace poco han lanzado al mercado una nueva gama de disipadores de color negro que, curiosamente, mejoran el rendimiento térmico del conjunto. ¿Por qué esto es así si es solo un color?

No es pintura, es un proceso de anodizado

El secreto es que el color negro mate de estos disipadores no es en realidad pintura. Los fabricantes suelen cubrir las aletas de aluminio de los disipadores con una fina capa (hablamos de micras) de óxido de aluminio anodizado mediante un proceso electroquímico que crea una pequeña capa porosa que protege contra la corrosión, reduce la conductividad eléctrica del metal, y además mejora la conductividad térmica.

Disipador de color negro anodizado

Ahora lo que han hecho es añadir partículas de carbono a este proceso de anodizado, rellenando los poros, porque así aprovechan la propiedad termodinámica del color negro. Esta propiedad se basa en el principio del balance, que dice que la capacidad de absorber (lo que sea, luz, calor, etc.) de un material es igual a su capacidad de emitir. En este caso, el color negro tiene una mejor capacidad de absorber y emitir calor que el color plateado habitual del aluminio, y por eso se mejora (un poco, no vayáis a creer que mejorará varios grados) la temperatura.

Además, de esta manera se crea un producto que cosméticamente es más uniforme, y realmente queda más impactante y elegante a la vista que un disipador con láminas de aluminio normales.

¿Cuánto rendimiento se gana con un disipador de color negro?

Muy poco, en realidad. Según las pruebas realizadas por ABL Heatsinks, la ganancia de rendimiento es de aproximadamente un 30%, que como cifra absoluta parece mucho, pero en realidad es un 30% de mejoría en cuanto a la capacidad de absorción y emisión del calor del material.

Esto se traduce en que en realidad la ganancia de rendimiento no llega a un entero ni tan siquiera, y como mucho podría llegar a medio grado centígrado en el mejor de los casos. En los disipadores de gama muy alta cada décima que ganen cuenta, desde luego, y si a la vez estamos ganando en estética, resistencia y longevidad, pues, ¿por qué no hacerlo?

Motivos por los que los disipadores de color negro son mejores

Ya hemos hablado de todos ellos pero vamos a resumirlos. Los disipadores de color negro, en esencia, son mejores porque proporcionan un rendimiento ligeramente mejor, pero también porque resisten mejor el paso del tiempo gracias a esa capa anti corrosión que tienen, son menos conductores eléctricos, algo que nos interesa mucho en el interior del un PC, y además quedan estéticamente mucho más elegantes (ya sabéis que el negro combina bien con todo, ¿no?).

Si todo son ventajas, y no hay inconvenientes, ¿por qué no son todos los disipadores de color negro? Bueno, porque no hay inconvenientes para el usuario pero sí para el fabricante, dado que esto significa introducir un proceso más durante la fabricación, con el consiguiente coste en materiales y tiempo. Además, no a todo el mundo le gusta el negro.