Si tienes una fuente antigua, así la puedes convertir para proyectos DIY

Si recientemente has cambiado de fuente de alimentación en tu PC por el motivo que sea (por ejemplo para tener una de más potencia, porque has cambiado de equipo o porque querías una modular) pero todavía funciona y te da pena tirarla, en este artículo te vamos a contar los pasos a seguir para convertir tu vieja fuente ATX en una fuente funcional DIY para tus proyectos caseros.

Los proyectos DIY (Do It Yourself, hazlo tú mismo) pueden ser de lo más variopinto, pero siempre suele haber un denominador común y es que necesitas darle alimentación a lo que sea que estés montando. Sea cual sea tu necesidad, casi seguro que una fuente de alimentación de PC te serviría para lo que necesitas si tuviera los conectores adecuados, ¿verdad? Pues a continuación te vamos a enseñar a hacerlo tú mismo.

Cómo transformar una fuente ATX de PC en una fuente DIY

Generalmente, cuando le cambias la fuente de alimentación al PC es porque la anterior se te ha estropeado, pero también puede ser que hayas cambiado de fuente porque directamente has cambiado de PC, porque has comprado una nueva tarjeta gráfica y la fuente anterior no tenía suficiente potencia, o simplemente para mayor comodidad al pasar de una fuente normal a una modular. Sea como sea, mientras la fuente sea ATX te valdrá para este proyecto, ya que este tipo de fuentes tienen voltajes estandarizados que son los que se utilizarán en los proyectos (+12V, +5V y +3,3V).

Mejores fuentes de alimentación

Por norma general y tal y como decíamos, mientras la fuente sea ATX te valdrá para convertirla en una fuente de laboratorio DIY, pero te recomendaríamos que para esto no utilizaras fuentes no estándar y que tengan como mínimo 300 vatios de potencia. Con «no estándar» nos referimos a esas fuentes «raras» con factores de forma específicos que traen algunos PCs OEM, ni más ni menos. Fuentes genéricas sí que te pueden servir perfectamente para el propósito que hoy nos atañe.

Para este proyecto puedes utilizar la propia carcasa de la fuente de alimentación si quieres, aunque lo ideal sería contar con una impresora 3D con las dimensiones y conectores adecuados. En cualquier caso, puedes utilizar el interior de la fuente tal cual, con su conector de enchufe e interruptor de encendido sin problemas y así aprovechar las distintas salidas de voltaje para tener varios conectores en tu proyecto.

Identifica los cables que nos interesan

El primer paso es identificar de todos los cables de la fuente cuáles son los que nos interesan; vamos a suponer que utilizas una fuente vieja y no modular, pero para las fuentes modulares sería lo mismo pero obviamente con los cables conectados. El único cable que nos interesa es el del conector ATX de 24 pines, que tendrás que cortar y quedarte con los siguientes cables:

  • Necesitarás al menos 6 de los 8 pines de toma de tierra (Ground).
  • Al menos un cable de +5V.
  • El cable +5VSB, ya que aunque suministra 5V igual que el anterior, los sigue suministrando aunque la fuente esté apagada así que sirve, por ejemplo, para cargar un dispositivo USB aunque el PC esté apagado.
  • Al menos un cable de +3,3V.
  • Los dos cables de +12V.
  • El cable PS-ON; al igual que el +5VSB solo hay uno y es el que, cuando cierra circuito con tierra, inicia el funcionamiento de la fuente.

Estos son todos los cables que nos interesan en primera instancia y salvo que pretendas crear una fuente ATX DIY mucho más avanzada, el resto de cables de la fuente los puedes desechar tranquilamente.

Prepara el cableado de tu fuente ATX DIY

Vistos cuáles son los cables que nos interesan, lo primero que debes hacer es desmontar la fuente y seleccionar los cables que te hemos enumerado antes, desechando todos los demás. Lo ideal es desoldarlos, pero si no bastará con cortarlos y encintarlos en el extremo cortado para que no puedan hacer corto o condenarlos con pegamento termofusible, a tu elección queda.

Al final, deberás terminar con los siguientes cables limpios:

  • 2 de +12V.
  • 1 de +5V.
  • 1 de +5VSB.
  • 1 de +3,3V.
  • 6 de toma de tierra.
  • 1 PS-ON (Encendido).

Ahora dependiendo de cómo quieras montar tu fuente ATX DIY necesitarás crear un soporte para los conectores (por eso te comentábamos lo de la impresora 3D), pero también puedes perforar uno de los laterales de la fuente y hacer que salgan por ahí. Obviamente podrás añadir interruptores u otros elementos a tu gusto, depende de lo manitas que seas y las ganas y materiales que tengas.

Conectores fuente ATX DIY

Ahora, para conectar los aparatos externos necesitaremos otros componentes llamados bananas, así que en la fuente tendremos que instalar conectores banana hembra de 4 mm de diámetro. Hace falta 1 conector banana para la toma de tierra y 5 más para los distintos voltajes, pero puedes añadir los que quieras (los cables que te hemos marcado antes son el «por lo menos» pero puedes usar los que tú necesites).

De igual manera es ideal tener los siguientes materiales:

  • Un interruptor, aunque puedes aprovechar el de la propia fuente.
  • Dos LED indicadores de estado (rojos).
  • Dos resistencias de 220 Ohmios.
  • Un portafusible de 10A con su correspondiente fusible.
  • Un regulador de voltaje LM317. Se suele vender ya con un disipador de calor instalado y con un potenciómetro, ya que permite regular de 1,2 a 37V el voltaje.
  • Si quieres, un voltímetro con pantalla que permita leer el voltaje del regulador.

Las conexiones internas

Este sería el esquema de conexiones, así que prepara las bananas y los materiales porque te tocará soldar.

Conexiones fuente DIY ATX

Expliquemos cómo funciona este esquema: la toma de tierra está compartida entre todas las conexiones y el circuito de la fuente de alimentación, así que puedes usar cada uno de los cables de toma de tierra para cada uno de los demás cables: no hace falta tener uno solo conectando todos y cada uno de los elementos que deben ir a toma de tierra.

Las resistencias y uno de los LED nos permitirán saber si hay corriente en la toma VSB, mientras que el otro LED es para la toma de 5V y nos indicará si hemos encendido o no la fuente de alimentación a través del cable PS-ON. Por seguridad, se añade un fusible en la toma de tierra y el resto de conexiones van directas. Finalmente, en cuanto al circuito LM317 la placa que se utiliza tiene dos pines de entrada: a uno va el cable de 12V y a otro una de las tomas de tierra. En la salida se cconectan los dos conectores correspondientes y un voltímetro si se quiere ver el voltaje seleccionado en el potenciómetro del regulador.

¡Sé el primero en comentar!