Cambia el disco duro de tu portátil por un SSD de manera rápida y fácil

Es muy habitual que los portátiles te vengan de fábrica con un disco duro mecánico y quieras cambiarlo por un SSD, pues es mucho más rápido y mejorará notablemente el rendimiento de todo el sistema. A continuación vamos a enseñarte cómo cambiar el disco duro de tu portátil por un SSD (o por otro disco duro llegado el caso) de manera fácil y rápida.

Para empezar, necesitarás evidentemente un disco duro o SSD en el mismo formato que tenga tu portátil, que normalmente es de 2.5 pulgadas e interfaz SATA 3. También vas a necesitar un destornillador de estrella para poder retirar los tornillos.

Retirar el disco duro antiguo

El primer paso que debemos realizar es localizar la bahía donde se alberga el disco duro del portátil. Por regla general en la gran mayoría de ellos, se puede acceder al disco duro sin tener que «destripar» completamente el portátil, son una bahía a la que podremos acceder desde la zona inferior del equipo retirando entre uno y cuatro tornillos.

En el caso de la imagen del ejemplo, retiraríamos un único tornillo y, tirando hacia arriba, retiraríamos la tapa de plástico protectora. Debajo estará el disco duro, y aquí dependiendo de la marca del portátil podremos retirarlo tirando de una tira de plástico amarrada a él, o bien puede que tenga también algunos tornillos que tendremos que quitar para poder sacarlo (esto es lo más normal).

Por norma general los discos estarán atornillados a una carcasa metálica de color gris. Primero deberemos desatornillar esta carcasa, y una vez hecho, podremos quitar el disco duro. Hay que tener cuidado de levantar primero de la zona opuesta a donde están los conectores SATA y luego tirar en sentido opuesto a estos.

El siguiente paso que debemos hacer es desatornillar la carcasa para poder retirar el disco duro.

Montar el nuevo disco o SSD

Ahora debemos realizar el proceso inverso. Colocando el nuevo disco duro o SSD en la carcasa metálica, debemos atornillarlo a ella. Luego, insertamos con cuidado la carcasa en el portátil, haciendo coincidir los puertos SATA para que queden conectados para, acto seguido, atornillar la carcasa donde estaba.

El último paso es volver a ponerle la tapa que quitamos al inicio y ya tendremos el nuevo disco duro o SSD instalado en el portátil. Claro que, por norma general, este SSD estará vacío salvo que hayamos clonado el disco duro antes, así que es una tarea que desde luego recomendamos hacer previamente para no perder ningún dato, o incluso en el caso de que sea un portátil nuevo, tener ya el sistema operativo y los programas instalados para no tener que perder el tiempo en instalar de nuevo el sistema operativo y demás.

Como habréis podido comprobar, el proceso es bastante sencillo y no debería llevaros más de 5 minutos el realizarlo. Sin embargo, cada portátil es diferente y no todos tienen una bahía accesible desde fuera como en el ejemplo que os hemos puesto. En algunos modelos, es necesario desmontar toda la parte inferior del portátil o incluso la superior, amén de desmontar otros componentes. Cuidado al hacer eso, porque en esos casos a veces se puede anular la garantía.