Estos son todos los materiales de filtros anti polvo para evitar que entre suciedad en el PC

Ya hemos hablado en otras ocasiones de los problemas que causa el polvo en cualquier componente de PC, y aunque hemos tratado igualmente algunos aspectos de los filtros anti polvo, como sus principales marcas, en este artículo vamos a ver otro apartado también importante como son los tipos de materiales. Y es que el tipo de material va a influir no solo en cuanto polvo pueda frenar, sino en la sonoridad de los ventiladores.

En no pocas ocasiones cuando vamos a comprar un filtro anti polvo miramos más por el tamaño y por el precio que realmente por el tipo de material usado para dicho propósito.

Diferentes tipos de materiales para filtros anti polvo

Filtros-antipolvo-marcas

La realidad es que el material del filtro es tan importante como el marco o el precio, ya que si este no se adecua al ventilador que irá detrás o al flujo de aire interno del chasis, podemos estar creando una resistencia que empeore el rendimiento.

Por ello, vamos a conocer los principales materiales para filtros anti polvo del mercado.

Nylon/poliester

Filtro-anti-polvo-nylon-2

Son unos materiales muy comunes, ampliamente utilizados en marcas top como Demciflex, ya que tienen como principales ventajas su flexibilidad y el poder fabricarlos con un enmallado bastante fino. Suelen caracterizarse por incluir un marco más o menos rígido, ya sea de plástico ABS o flexible, por lo que tienen una ventaja añadida en cuanto a costes.

Esto no es impedimento para que podamos encontrarlos magnetizados, sino más bien al contrario, la flexibilidad es un punto a favor para que los fabricantes opten por este tipo de material en sus productos magnéticos.

El nylon o el poliester son los materiales más recomendables para filtros anti polvo por el hecho de ser suficientemente densos en su malla, pero no llegar a ser demasiado restrictivos para el paso del aire, por ello, la gran mayoría de fabricantes de chasis usan estos materiales para sus filtros.

Metal

Filtro-anti-polvo-de-metal-2

La rigidez que portan estos tipos de filtros anti polvo basados en metal les otorgan en algunos modelos una ventaja bastante interesante: pueden encontrarse sin marcos, lo cual deja a la malla de metal como el propio filtro con sus correspondientes agujeros.

Esto les otorga un grosor ínfimo, lo cual en ciertos chasis es necesario. Podemos encontrar otras versiones con este material y con marcos metálicos, los cuales añaden un extra de resistencia al conjunto y además permiten que la malla adopte formas inusuales para mejorar el flujo del aire.

Filtro-anti-polvo-de-metal-1

Son indicados si disponemos de ventiladores con poca presión estática, ya que succionarán menos aire frente al filtro. Su composición y distribución de la malla suele ser menos densa, lo cual permite un mayor paso del aire, pero no retendrá las partículas más pequeñas e ínfimas.

Algodón

Filtro-anti-polvo-algodón-1

Fabricados normalmente con el mismo material que los filtros de las máscaras para humos que tanto vemos en las grandes ciudades asiáticas, estos filtros tienen la particularidad de que son, por norma general, electrostáticos. Por lo tanto y sabiendo esto, tenemos que tener en cuenta que son extremadamente densos, lo cual solo está indicado para lugares con muchísima suciedad, ya sea polvo, pelusas, tabaco o polución ambiental.

Filtro-anti-polvo-algodón-2

Además, nuestros ventiladores deberán tener una presión estática muy alta, para que así puedan extraer aire del exterior o expulsar aire hacia fuera del chasis, dependiendo del tipo de presión, si negativa o positiva.

Actualmente están en desuso porque implica un gasto en ventiladores muy alto, y además incrementa significativamente el ruido que producen dichos ventiladores. Se puede encontrar en rollos para otras finalidades, donde el material será el mismo.

Espuma filtrante de poliuretano

Filtro-anti-polvo-poliuretano

Es otra opción ampliamente utilizada por ciertos fabricantes, donde su falta de rigidez obliga, en general, a usarla con un doble marco, lo cual añade tanto grosor como resistencia al paso del aire. Ya de por sí, el material, aunque es poroso, tiene un grosor que le otorga un sistema parecido a un panel de abeja entrecruzado por capas.

Esto es fantástico para atrapar el polvo hasta en su mínima expresión, pero al mismo tiempo es restrictivo, lo que sumado al doble marco por norma general crea una restricción más alta. Cabe destacar que no es tan abusiva como el algodón, pero no queda demasiado lejos.

Al igual que ocurre con el algodón, se puede encontrar en rollos para poder cortarlos a la medida que queramos, como los que ofrece la marca Dustend. Al no ser tan restrictivos como el algodón, podemos permitirnos ventiladores de gama media en cuanto a presión estática, lo que garantiza por otro lado que, de nuevo a diferencia de este, no se incremente la sonoridad, sino que puede llegar a reducirla (a costa de un menor flujo de aire claro).