No dejes que el ruido de tu portátil te distraiga: consejos para silenciarlo

No hay nada mejor que un ordenador portátil cuando se trata de trabajar en el entorno que tú elijas, pero la portabilidad tiene un coste: la acumulación de calor suele ser un problema recurrente debido al escaso espacio que tienen los componentes de hardware en su interior para «respirar», y esto hace que el portátil funcione con un nivel de ruido que muchas veces llega a ser molesto. En este artículo te vamos a contar qué es lo que puedes hacer al respecto con el objetivo de silenciar un portátil que hace demasiado ruido.

¿Te preguntas por qué el ventilador de tu portátil hace tanto ruido? Los ordenadores portátiles, igual que los 2 en 1 y otros dispositivos cuentan con ventiladores por un motivo: para expulsar el calor generado por sus componentes internos mediante la circulación de aire. La mayoría de las veces, cuando los ventiladores se encienden es porque deben hacerlo, pero hay ocasiones en las que parece que funcionan demasiado rápido sin motivo y generan demasiado ruido, así que vamos a ver qué es lo que puedes hacer al respecto.

¿Por qué el portátil hace tanto ruido?

Comencemos viendo los motivos por los que los ventiladores de tu portátil pueden hacer más ruido de la cuenta; entendemos que el ruido que hacen no es natural, es decir, todos sabemos que cuando estamos sometiendo a mucha carga al equipo los ventiladores funcionarán más rápidamente y emitirán más ruido por ello, pero a lo que nos referimos aquí es a DEMASIADO ruido, o a un ruido que no es el natural que debería oírse cuando giran deprisa los ventiladores.

Ventilador de portátil

El primer motivo por el que el portátil puede hacer demasiado ruido es obviamente por sobrecalentamiento. Si los componentes están experimentando una elevada temperatura, los ventiladores tratarán de disipar el calor funcionando más deprisa. Un sobrecalentamiento anormal puede producirse por diversos motivos, como por ejemplo que la temperatura ambiente sea muy elevada o que estemos exigiendo mucho al equipo y esté funcionando al máximo de sus posibilidades.

Por supuesto, el portátil también puede hacer demasiado ruido si su ventilador o ventiladores están sucios. Al fin y al cabo no existe el aire puro por más que nos pese, siempre arrastra partículas y éstas se van depositando poco a poco tanto en las aspas del ventilador como en su entorno circundante, y puede muy fácilmente causar que el ventilador haga más ruido de la cuenta. Te sorprenderías de la cantidad de porquería que puede acumular el ventilador de un portátil con solo un año de uso.

Ventilador de portátil sucio

Igualmente, un portátil puede sobrecalentarse más de la cuenta y hacer ruidos anómalos si tenemos tapadas las rejillas de ventilación, generalmente ubicadas tanto en los laterales como en la parte trasera y en la parte inferior del equipo. Este problema es bastante frecuente muy especialmente en personas que utilizan el portátil colocándolo sobre sus piernas, ya que literalmente tapan las rejillas inferiores y no dejan que el aire circule por el interior.

Obviamente, también existe la posibilidad de que el ventilador esté dañado y que por eso haga ruidos anormales. Esto pasa con frecuencia en los portátiles dado que sus ventiladores siempre son de tipo blower y bastante finos para que entren en la carcasa, por lo que las aspas son pequeñas y finas y suelen romperse con cierta facilidad, especialmente si se ven obligadas a «empujar» grandes cantidades de suciedad (como en la imagen de ejemplo que hemos puesto arriba).

Cómo silenciar un portátil demasiado ruidoso

Empecemos por lo básico: ¿estás obligando a tu portátil a trabajar al máximo de sus posibilidades? Si es así desde ya te decimos que es normal que los ventiladores estén al máximo y que por lo tanto el equipo emita bastante ruido; lo que no sería normal es que los ventiladores funcionaran demasiado rápido y emitiendo mucho ruido cuando no estás haciendo nada, simplemente estando en el escritorio con el equipo en reposo.

Te recomendamos pues que comiences por revisar los procesos activos que tienes accediendo al Administrador de Tareas de Windows (clic derecho en la barra de Inicio -> Administrador de tareas) y comprobando si hay procesos que no deberían estar ahí, o si hay algún proceso o servicio que está poniendo la CPU del portátil al 100%. Si es así, intenta «matar» el proceso (selecciónalo y dale al botón de Finalizar tarea), desinstalar la aplicación o, si no reconoces el proceso en absoluto, te recomendamos escanear el equipo en busca de virus o malware ya que ese es precisamente uno de sus modus operandi (por ejemplo, hay malware que se instalan en tu equipo y te ponen la CPU al 100% porque se ponen a minar criptomonedas).

Administrador de tareas

Si aun así el portátil sigue funcionando con el ventilador demasiado deprisa sin motivo aparente, incluso aunque el nivel de uso de la CPU sea bajo, es bastante probable que el disipador no esté haciendo bien su trabajo y que sea hora de abrir el portátil y cambiarle la pasta térmica, aprovechando por supuesto para limpiar bien el ventilador y el disipador. Este es un proceso que difiere en cada portátil y que, de estar el portátil todavía en periodo de garantía, te recomendamos no hacer sino gestionarlo con el fabricante.

En todo caso, cambiar la pasta térmica y hacerle una buena limpieza interna al equipo ayudará sin lugar a dudas a que funcione a mejor temperatura y a que el ventilador haga menos ruido, y es de hecho una tarea que todo usuario de portátil debería realizar como mínimo una vez cada uno o dos años.

Limpiar ventilador portátil ruido

Si tras todo esto el portátil sigue haciendo demasiado ruido, te recomendamos instalar alguna herramienta de monitorización de hardware como por ejemplo OpenHardwareMonitor o Aida64 y ver si la temperatura del procesador es correcta, ya que también cabe la posibilidad de que se le haya estropeado la sonda de temperatura y esté registrando temperaturas demasiado altas que no son reales.

Si el software de monitorización muestra temperaturas normales, puedes intentar una solución por software para controlar manualmente la velocidad de funcionamiento de los ventiladores. En algunos portátiles podrás hacerlo directamente con OpenHardwareMonitor, pero para otros necesitarás buscar aplicaciones más específicas como Speedfan. Algunos portátiles modernos permiten también configurar la velocidad o el perfil del ventilador desde la BIOS.

¡Sé el primero en comentar!