¿Poco espacio en disco? Puedes ampliar el almacenamiento de tu PC sin borrar nada

Cuando el sistema operativo te avisa de que te queda poco espacio en disco, suele ser el momento de «hacer limpieza» y borrar cosas que no necesitas. Pero también puede ser el momento de ampliar el almacenamiento de tu PC para que no tengas que borrar nada, y para ello os vamos a mostrar algunas de las opciones y medidas que podréis tomar.

Puede que ya hayas hecho limpieza anteriormente, puede que no puedas borrar ya nada, o puede que simplemente no quieras dedicar tu tiempo a ello. Y es que llega un momento en el que el el disco duro o SSD que tengas en tu PC resulta insuficiente a todas luces, y es el momento de invertir para ampliar el almacenamiento del PC y así tener más espacio en el que seguir almacenando nuestros archivos.

Disco duro seagate barracuda

Vamos a ver las opciones que tenemos, teniendo en cuenta que todas ellas conllevan una inversión monetaria. Quien algo quiere, algo le cuesta.

Opciones más económicas

Vamos a ver las opciones que, por precio, pueden resultar más económicas.

Pendrives USB o tarjetas SD

Desde luego son las opciones más económicas, y más teniendo en cuenta que actualmente podemos adquirir pendrives USB 3.0 de 64 GB por menos de 10 euros. Claro está que esta sería una opción para usuarios que no necesiten liberar demasiado espacio en disco, porque de lo contrario no saldría a cuenta ya no monetariamente, sino por la cantidad de pendrives diferentes que tendríamos en el cajón.

pendrives USB 3.0Disco duro externo USB

Esta suele ser una de las opciones más viables. Con capacidades que van desde 1 TB hasta 4 TB (hablamos de opciones económicas) a precios que suelen estar por debajo de los 100 euros, proporcionan una muy buena capacidad para ampliar el almacenamiento del PC a bajo coste, y con buenas velocidades gracias a la interfaz USB 3.0.

Disco duro externo USB WD

Lo que es más, si se adquieren discos duros externos de 2.5 pulgadas tan solo necesitan el cable USB para funcionar, así que no tendremos que andar con fuentes de alimentación externas y, cada vez que queramos echar mano de los datos, solo será cuestión de conectar y listo. Por otro lado, también son fáciles de almacenar en un cajón y tenerlos organizados.

Docking para discos duros

Otra opción económica es la de adquirir un docking externo para discos duros. Necesita alimentación externa y se conecta por USB al PC, pero una vez puesto y conectado podremos conectar y desconectar discos duros en él a voluntad. Claro que, la parte mala, es que tendremos que tener los discos duros aparte y almacenados «desnudos» en alguna parte.

Docking para dos discos

El precio de estos docking puede variar mucho. Los podemos encontrar desde 15 euros los más simples para 1 ó 2 unidades, hasta auténticas monstruosidades para hasta seis discos que cuestan cerca de 200 euros.

Opciones avanzadas (y más caras)

Aquí vamos a entrar a valorar las opciones más avanzadas para ampliar el almacenamiento de nuestros equipos, tomando como referencia que cuestan más de 100 euros (algunas mucho más).

Disco duro secundario

Esta es generalmente la opción más sencilla, puesto que podemos adquirir un nuevo disco duro, instalarlo en el PC y listo. Tenemos opciones desde 1 hasta 16 TB actualmente, si bien las opciones más rentables por precio y espacio son ahora mismo las unidades de 4 TB.

Huelga decir que hay que comprobar antes de nada que la placa base y que la fuente de alimentación del PC tienen conectores SATA disponibles, y así mismo que la caja tiene espacio para instalar nuevas unidades.

DAS (Direct Attached Storage)

Un DAS es como un NAS, pero en lugar de ser un «servidor» de red, se conecta directamente al PC a través de USB. La ventaja de este tipo de elementos de hardware es que podemos instalar en él los discos duros que admita (generalmente entre 2 y 4), conectarlo al PC y olvidarnos, y de hecho la mayoría de ellos permiten crear configuraciones RAID o JBOD, que en todo caso se comportarían para el sistema operativo como si fueran un único disco duro de mucha capacidad.

La parte mala de este tipo de almacenamiento externo es que, además de ser caro, habrá que comprar los discos duros aparte y, al final, habremos tenido que desembolsar una cantidad bastante grande de dinero.

Servidor personal de archivos

Esta es una versión todavía más avanzada de los DAS. Permite configuraciones de hasta 36 discos duros (con una unidad NAS y su cabina de discos de ampliación) permitiendo una capacidad de almacenamiento de hasta 576 TB con discos duros de 16 TB.

NAS Synology

Como ya os imaginaréis, esta es una opción extremadamente cara que, entre el servidor, la unidad de expansión y los discos duros puede superar fácilmente los 10.000 euros y desde luego no es para todos los bolsillos.

Otras opciones

Tenemos otras opciones, tanto económicas como no tanto, pero que son menos viables. Por ejemplo, podríamos grabar en DVDs la información que queramos salvaguardar, pero como la capacidad típica de los DVDs es de tan solo 4,7 GB no nos dará para mucho.

También hay opciones de almacenamiento en la nube, que conllevan un pago mensual, tales como Dropbox o Google Drive, aunque en este caso dependerán de nuestro acceso a Internet.