¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar un portátil?

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar un portátil?

Rodrigo Alonso

Cuando vas a comprar un portátil, puedes quedar abrumado por las características técnicas del equipo, dado que si no entiendes un poco de hardware probablemente no signifiquen nada para ti y termines cayendo en las habituales «trampas» de marketing, con cifras astronómicas que no lo son tanto en realidad. En este artículo vamos a intentar ayudarte dándote una serie de consejos para que aciertes a la hora de comprar un portátil, y que éste sea acorde a tus necesidades.

Obviamente, y aunque el hardware es el aspecto más importante a tener en cuenta a la hora de comprar un portátil, hay otros factores que seguramente quieras tener en cuenta, como puede ser el tamaño de la pantalla, que sea ligero para poder moverlo de un sitio a otro, etc. Esos factores quedan a tu elección, dado que dependerá de para qué lo necesites.

Por ejemplo, no es lo mismo comprar un portátil para jugar que rara vez se va a mover de su sitio y en el que importa más su gráfica dedicada que el peso y el tamaño, que uno que pretendes llevar contigo de viaje de manera constante pues en este caso te interesará más que sea ligero y que tenga una buena autonomía de batería.

El procesador del portátil

CPU

El procesador es el cerebro de la máquina, así que es desde luego uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de comprar un portátil. Huelga decir que los procesadores de portátil buscan tener un bajo consumo para mejorar la autonomía de la batería y no necesitar sistemas de refrigeración tan grandes como en los PCs de sobremesa, pero aun así podemos encontrar procesadores de portátil con un rendimiento excelente.

Dependiendo de tus necesidades, con un procesador «dual core» podría ser suficiente para ti, aunque lo más normal hoy en día para todo tipo de usos (incluyendo gaming) son los procesadores quad core. En todo caso, debes fijarte bien en qué procesador exactamente equipa el portátil porque es muy común integrar tecnologías HyperThreading o SMT en éstos. En otras palabras, procesadores dual core tendrían en realidad cuatro hilos de proceso simultáneos, siendo «equivalente» a procesadores quad core que no lo tienen.

Para comprobar cuántos núcleos e hilos tiene el procesador, te recomendamos buscarlos en la web del fabricante (Intel o AMD). Que un fabricante te diga que tiene un procesador Intel Core i5 no te dirá mucho, pero si buscas el procesador concreto en la web de Intel o AMD encontrarás todos los datos.

Memoria RAM

Por norma general, y salvo que vayas a utilizar el portátil para fines profesionales o de edición, la cifra de memoria RAM que debes buscar son 8 GB. Hoy en día 4 GB van a resultarte insuficientes, así que ni te lo plantees, y 16 GB pueden estar bien si vas a usar el equipo con tareas pesadas y para gaming, pero de nuevo, 8 GB es una cifra válida para la gran mayoría de usuarios.

Huye de portátiles que tengan cantidades de memoria RAM que no sean múltiplos de 4 (8, 16, 32, 64…) porque en ese caso o están usando RAM soldada a la placa o usan módulos diferentes, lo cual al final puede resultar en un menor rendimiento. Es, lamentablemente, habitual ver fabricantes que te quieren vender un portátil con 12 GB de RAM, y eso significa normalmente que tienen 4 GB soldados en placa y un módulo de 8 GB. En este caso aunque funcionan en dual-channel solo lo harán los primeros 8 GB, y si utilizas más RAM entonces sí estarás perdiendo rendimiento.

No hablemos ya de portátiles que venden con un único módulo de memoria funcionando en single channel. A la hora de mirar las características siempre trata de fijarte que incluya parejas de módulos de memoria para garantizarte que estarán funcionando en dual channel, ya que la diferencia de rendimiento es muy notable.

Tarjeta gráfica

Intel-iGPU

Dependiendo de para qué vayas a utilizar el portátil, la gráfica dedicada puede ser importante o no. Obviamente si quieres usar el portátil para jugar necesitarás buscar una gráfica dedicada AMD o NVIDIA en tu portátil, lo cual aumentará considerablemente su precio. Pero si no es tu caso, con la gráfica integrada que venga en el procesador tendrás suficiente para casi todo, incluso para juegos sencillos si pretendes jugar de manera esporádica.

No te calientes la cabeza: si no vas a jugar (o renderizar vídeo, etc.), una gráfica integrada hará bien su trabajo en entornos multimedia, pero si quieres jugar entonces sí que tendrás que plantearte la adquisición de un portátil que tenga gráfica dedicada, con el consecuente aumento de presupuesto que esto supone.

El almacenamiento

Hoy en día no tiene mucho sentido comprar un portátil que no tenga SSD, por lo que la recomendación es que si el portátil tiene un disco duro convencional, no te plantees su compra porque vas a notar que va lento desde el primer día. Incluso aquellos portátiles con SSD SATA 3 van a proporcionarte un rendimiento y unos tiempos de encendido muchísimo mejores, así que la recomendación aquí es que busques siempre opciones que tengan SSD.

Ya si el SSD tiene más o menos capacidad, si es SATA o NVMe dependerá de lo que necesites y de lo que quieras gastarte, pero elige siempre SSD.

Cuidado con la resolución de pantalla

Para terminar, la resolución de la pantalla es también un factor que debes tener en cuenta. Algunos fabricantes todavía venden (o más bien pretenden deshacerse de ellos) portátiles con pantallas de resolución 1366 x 768, y es algo que deberías evitar. Esta resolución es muy baja, y a día de hoy la mayoría de páginas web están optimizadas para resoluciones Full HD. No hablemos ya de juegos o cuando quieras ver una serie en Netflix.

También tenemos la opción contraria, fabricantes que quieren venderte pantallas 4K. ¿Para qué? Con el tamaño de la pantalla que tienen los portátiles, no tiene sentido la resolución 4K salvo que seas profesional porque lo verás todo excesivamente pequeño. Además, y especialmente en portátiles que usen gráfica integrada, esto hará que todo te vaya más lento porque gran parte de los recursos del sistema se «gastarán» en poder mover dicha resolución.

Nuestra recomendación es que busques siempre pantallas de resolución Full HD.

Conectividad

En los portátiles que están diseñados para ser pequeños y ligeros la conectividad suele ser un problema, y muchos de ellos tienen a lo sumo uno o dos puertos USB y carecen de puerto RJ-45 para red cableada. Es algo que debes tener también en cuenta a la hora de comprar tu portátil, ya que si quieres mayor portabilidad es probable que tengas que renunciar a algo de conectividad.