¿Es tóxico el polvo que sale de los tóner de las impresoras?

¿Es tóxico el polvo que sale de los tóner de las impresoras?

Rodrigo Alonso

Como sabéis, las impresoras láser utilizan tóner en lugar de cartuchos de tinta. En el interior de estos tóner hay un polvo que muchas veces termina saliendo, bien por pequeños desperfectos o fallos en la impresora, bien porque se nos cae al suelo sin querer. ¿De qué está hecho este polvo de los tóner? ¿Es tóxico y perjudicial para la salud? En este artículo vamos a contestar a estas dudas y a explicároslo en profundidad.

Si tienes una impresora láser y le has cambiado el tóner alguna vez, seguramente hayas visto que el tóner usado suele soltar un poco de polvo, tanto depositado como en el aire, ya que este polvo es tan fino que la más mínima corriente de aire hará que se «vuele».

En este artículo vamos a explicarte de qué está hecho este polvo de los tóner, por qué es un polvo, y te vamos a contar si es tóxico y tiene algún riesgo para tu salud.

¿De qué está hecho el tóner de las impresoras y fotocopiadoras?

La composición del tóner es variable, dependiendo del fabricante, pero básicamente está formado por resinas termoplásticas como el poliestireno, butilo, acetato de polivinilo, acrilato de estireno y copolímero de estireno, junto con resina de poliéster y pigmentos que son los que lo dotan de color.

Polvo de tóner

El primer ingrediente es un plástico que se adhiere a la página cuando se funde con el fusor, mientras que el segundo es lo que se llama revelador y suele estar compuesto también por óxido de hierro, dado que el proceso de adhesión del polvo al papel de la impresora se realiza a través de cargas de electrones negativos y positivos; con el rodillo de la impresora cargado magnéticamente, el óxido de hierro es fundamental para su funcionamiento.

¿Es tóxico si lo tocas con las manos? ¿Y si lo inhalas?

Las partículas del polvo del tóner son tan pequeñas como está legislado por la ley Europea: 5,5 micras. Esto es así precisamente porque si fuera más pequeño, el polvo podría penetrar en la piel humana. Por lo tanto, la idea por ley es que no pase nada si lo tocas con las manos.

No obstante, esto no significa que no pueda irritar la piel, dado que son sustancias sintéticas y que pueden causar alergia a algunas personas. Especialmente hay que tener cuidado si te entra polvo en los ojos… no es que sea tóxico pero puede causar irritación y si te sucede es recomendable que te laves inmediatamente (igual que si, por ejemplo, te entra maquillaje en los ojos).

En todo caso, en los tóner nuevos siempre viene (por ley debe venir) una hoja indicando los posibles riesgos y cómo actuar ante derrames o contacto accidental. Lo primero que debes hacer es leerlo con atención para estar informado y saber qué hacer si algo pasa.

Con respecto a la inhalación del polvo de los tóner, hay que mencionar que se han hecho pruebas con ratas en laboratorio para determinar su toxicidad y los efectos que puede tener. El estudio más prominente encontró que las ratas expuestas a dosis bajas de polvo de tóner no tuvieron ningún efecto adverso, pero no así las que fueron expuestas a grandes cantidades, que sufrieron irritación pulmonar (y nada más).

Hay que decir que en el caso de las «grandes cantidades», éstas fueron muy superiores a lo que razonablemente cabría esperar que pudiera inhalar una persona con un tóner de impresora. En otras palabras, por inhalar un poco de polvo del tóner no debería pasar absolutamente nada, no es tóxico ni nocivo. Ahora bien, si por algún motivo has inhalado grandes cantidades de polvo de tóner entonces deberías ir inmediatamente al médico. En todo caso, esto también tiene que venir en la hoja de seguridad que se incluye con el tóner cuando lo compras.

¿Puede provocar cáncer el tóner de la impresora?

Además de las preocupaciones inmediatas que puede causar el tener un accidente que implique inhalar o tener contacto con el polvo del tóner de la impresora, a mucha gente le puede preocupar si éste componente provoca cáncer al ser un elemento sintético.

Afortunadamente, el tóner de las impresoras no tiene ninguna sustancia que aparezca como cancerígena conocida o probable. Por lo tanto, la exposición al tóner no es un causante de cáncer.