Kingston KC2000 1 TB, review: un SSD NVMe de gran rendimiento

Kingston KC2000 1 TB, review: un SSD NVMe de gran rendimiento

8.4

Rodrigo Alonso

Ya tienes claro que para tu nuevo PC, o para tu próxima actualización, vas a instalar un SSD. Son mucho más rápidos y, actualmente, tienen un precio que ya permite acceder a grandes capacidades sin gastar demasiado dinero. Hoy vamos a mostraros nuestro análisis de uno de estos SSD que llaman la atención por proporcionar un excelente rendimiento a precio contenido, lo cual lo hace muy atractivo: el Kingston KC2000, un SSD NVMe en formato M.2 en su modelo de 1 TB de capacidad.

Índice

Características y especificaciones técnicas

 Kingston KC2000
Factor de formaM.2 2280
InterfazPCIe 3.0 x4
NVMe 1.3
Capacidades500, 1000 y 2000 GB
ControladoraSMI 2262EN
Tipo de NANDTLC 3D de 96 capas
SoporteS.M.A.R.T.
TRIM
NCQ
DevSleep
Garbage Collection
CifradoXTS-AES de 256 bit
Lectura secuencial500 GB - 3000 MB/s
1000 / 2000 GB - 3200 MB/s
Escritura secuencial500 GB - 2000 MB/s
1000 / 2000 GB - 2200 MB/s
Lectura aleatoria500 / 1000 GB - 350K IOPS
2000 GB - 250K IOPS
Escritura aleatoria500 GB - 250K IOPS
1000 GB - 275K IOPS
2000 GB - 250K IOPS
Durabilidad500 GB - 300 TBW
1000 GB - 600 TBW
2000 GB - 1200 TBW
Consumo0,003W en reposo
0,2W promedio
2,1W máx en lectura
7W máx en escritura
Temperatura de funcionamiento0 - 70 ºC
Dimensiones80mm x 22mm x 3,5mm
Peso10 gramos
Garantía5 años

El modelo que tenemos para analizar hoy es el de 1 TB de capacidad, que junto con el de 2 TB es el que mejor rendimiento teórico tiene con hasta 3.200 MB/s de lectura y 2.200 MB/s de escritura, unos datos que entran dentro de la norma de la memoria TLC 3D de 96 capas utilizada.

Destaca su durabilidad de 600 TBW, lo que significa que tendríamos que escribir en el SSD 330 GB al día durante 5 años para «gastarlo», pero esa es una cifra bastante exagerada, y con una utilización normal «intensa» (juegos, etc.) probablemente nos dure 20 años o más sin problemas.

Hay un dato un tanto preocupante, y es que el SSD está diseñado para trabajar con una temperatura máxima de 70ºC, lo que significa que seguramente haga Throttling bastante rápido y, aun así, no tiene equipado un disipador de calor. Ya veremos en nuestras pruebas si este SSD sufre de este desagradable fenómeno o no. En teoría al utilizar protocolo NVMe 1.3, su temperatura máxima debería de ser 75ºC (para el warning) y 80ºC (para el critical), así que Kingston quizá haya querido dejarse ahí cierto margen de maniobra.

Para terminar con las especificaciones técnicas del Kingston KC2000, debemos hablar de su controladora, una SMI 2262EN también llamada SM2262EN. Su interfaz es PCI-Express 3.0 x4 y su protocolo es NVMe 1.3, con 8 canales NAND Flash y 4 CE por canal. El rendimiento máximo de esta controladora es de 3.500 MB/s de lectura y 3.000 MB/s de escritura, así que ya sabemos que lo que limita el rendimiento de este SSD no es la controladora sino sus chips TLC 3D.

Unboxing y análisis externo

El Kingston KC2000 viene embalado en una caja de cartón endeble que lamentablemente hay que rasgar para poder sacar la unidad de su interior. El SSD viene a su vez embutido en una pieza de plástico negro con otra pieza de plástico transparente encima que nos permite ver el dispositivo sin sacarlo de su envoltorio.

En la parte trasera tan solo encontramos información sobre el dispositivo y la garantía, pero no sus especificaciones técnicas.

Aquí lo tenéis ya fuera de la caja. El KC2000 de Kingston trae un PCB de tamaño estándar 2280 de color negro, y no cuenta con disipador de calor como indicábamos antes, tan solo una etiqueta en la parte superior.

La parte trasera está, de hecho, completamente «desnuda» y podemos ver los chips de memoria directamente.

No hay mucho más que ver en este apartado, así que vamos a proceder a verlo con mayor detalle.

Análisis Interno

No es que se pueda «abrir» un SSD M.2 que no tiene ni disipador, pero vamos a entrar un poquito más en detalle con los chips que equipa. Si retiramos un poco la etiqueta, que ni siquiera es térmica (de aluminio como en otros disipadores, que no es que sea gran cosa pero ayuda a rebajar 2-3 ºC la temperatura) podemos ver la controladora, una SM2262EN que hemos descrito antes.

Los chips de memoria están cómo no fabricados por Kingston (FB12808UCT1-7F), y como indicamos en el apartado de las características técnicas, son TLC 3D NAND de 96 capas, lo cual proporciona una gran capacidad y una extraordinaria eficiencia. Estos chips de memoria NAND están acompañados por dos de DRAM DDR3 de 256 MB cada uno, situados en la zona inferior, al lado del conector.

Visto el dispositivo, es la hora de instalarlo en nuestro equipo de pruebas y ver qué tal funciona.

Pruebas de rendimiento

Para las pruebas de rendimiento de este SSD NVMe hemos utilizado el siguiente hardware, junto con el sistema operativo Windows 10 1903 con todas las actualizaciones:

Lo primero que hemos hecho nada más conectar el SSD al equipo mediante uno de los zócalos M.2 de la placa es crear una partición y formatearlo en NTFS, dejando todas las propiedades por defecto. Una vez hecho esto, medimos su velocidad de transferencia típica mediante Windows, copiando de un SSD PCIe NVMe a este Kingston KC2000 un archivo de gran tamaño (32 GB).

La velocidad de transferencia entre ambos SSDs se mantiene estable de principio a fin en torno a los 1,9 GB/s, lo cual es excelente y demuestra el enorme rendimiento que este dispositivo es capaz de proporcionarnos.

CrystalDisk Info

Vamos a pasar ahora a las pruebas de rendimiento sintético con diferentes benchmarks, pero primero veamos toda la información que CrystalDisk Info nos arroja sobre esta unidad.

Aquí vemos que el SSD está utilizando la interfaz PCIe 3.0 x4 de la placa base, lo máximo que soporta y, por ende, nos proporcionará su mejor rendimiento posible. Utiliza el protocolo NVMe 1.3 que es el último, y un dato a tener en cuenta es que según este software la unidad soporta S.M.A.R.T. pero no TRIM, APM, NCQ o DevSleep, pero como hemos indicado en el apartado de las características técnicas en realidad sí que están soportadas todas estas facultades.

CrystalDisk Mark

Este benchmark nos va a mostrar el rendimiento de lectura y escritura de la unidad SSD que estamos analizando, tanto en modo secuencial con archivos grandes y pequeños como en modo aleatorio 4K, donde como sabemos el rendimiento de todos los SSD se ve drásticamente reducido.

Aquí el Kingston KC2000 nos muestra unos datos de lectura y escritura que sobrepasan y por mucho los datos teóricos que dice el fabricante. La unidad tiene 3200/2200 MB/s de datos teóricos de lectura / escritura, y mientras que el dato de lectura recogido por el benchmark sí que coincide, el de escritura es 500 MB/s mejor.

Para contrastar los datos, probamos a realizar la misma prueba varias veces y conectándolo al otro zócalo M.2 de la placa base y obtuvimos idénticos resultados, así que no parece ser uno error sino que realmente sí que es capaz de entregar tamaña velocidad de escritura, una gran noticia sin lugar a dudas.

A continuación podéis ver el rendimiento de este Kingston KC2000 de 1 TB en comparación con otros SSDs NVMe que han pasado por nuestro laboratorio:

Se puede ver que el rendimiento está casi a la altura de otros SSDs de gama más alta, y de hecho es el segundo SSD más rápido en cuanto a velocidad de escritura que ha pasado por nuestro laboratorio (al menos en cuanto a SSDs PCIe 3.0).

AS SSD Benchmark

Esta herramienta nos va a mostrar unos datos con un cálculo similar a CrystalDisk Mark, pero también nos mostrará los tiempos de acceso y se le otorgará al dispositivo una puntuación arbitraria.

Aquí los datos son bastante distintos, con solo 2700 MB/s de lectura y ahora sí, 2249 MB/s de escritura que se acerca más a los datos teóricos que nos da el fabricante.

A continuación, una comparativa con los mismos SSDs con los que lo comparamos antes:

En esta ocasión y a pesar del descenso en los números en comparación con el benchmark anterior, el Kingston KC2000 se muestra sólido en su rendimiento y se mantiene segundo en la clasificación, solo por detrás de la unidad de Transcend.

Esta herramienta cuenta con dos test adicionales, así que vamos a verlos también. Esta primera que os vamos a mostrar nos muestra los tiempos que tarda el SSD en copiar diferentes tipos de archivo, incluyendo una imagen ISO, un programa o un juego.

Los tiempos son excelentes; como comparación, un SSD SATA3 típico tarda unos 2,2 segundos en la ISO, 5 segundos en el programa y 3 segundos en el juego.

Finalmente, a continuación podéis ver el rendimiento que nos entrega cuando tiene que manejar ficheros incomprimibles, un ámbito en el que todos o casi todos los SSDs suelen tener problemas debido a la naturaleza de estos archivos.

Las velocidades que entrega aquí el SSD son de unos 2700 MB/s de lectura y 2500 Mb/s de escritura (de nuevo por encima de la especificación teórica del fabricante), pero podemos ver claramente tres caídas muy notables de rendimiento en las operaciones de escritura. Podemos decirlos que no fueron causadas por Thermal Throttling ya que el SSD no pasó de 52ºC en ningún momento durante nuestras pruebas.

ATTO Disk Benchmark

Con esta prueba, vamos a ver qué tal se comporta el SSD en tareas de lectura y escritura con distintos tamaños de archivo. Por regla general, los SSD se llevan mal con archivos pequeños, y su rendimiento se reduce considerablemente intentando manejar éstos.

Aquí podemos ver que el rendimiento que entrega este SSD con archivos pequeños es realmente muy malo, inferior incluso al que entrega la mayoría de SSDs SATA 3 con archivos de 512 bytes. Ya a partir de ficheros de 64 KB el rendimiento alcanza las mejores cotas, con más de 3 GB/s de lectura y más de 2,6 GB/s de escritura, pero realmente ese rendimiento tan bajo con archivos pequeños es muy preocupante.

Conclusión y veredicto

No cabe duda de que según nuestra prueba, el Kingston KC2000 es un SSD que no nos va a decepcionar en términos de rendimiento cuando le demos una utilización general, así que desde luego es más que recomendable para utilizarlo como dispositivo de sistema e instalar en él el sistema operativo, programas y juegos (capacidad para ello tiene más que de sobra, desde luego).

Ahora bien, como pasa casi siempre no es oro todo lo que reluce y según nuestras pruebas, este SSD sufre más de la cuenta con archivos pequeños y no comprimibles. Es un ámbito en el que en realidad todos los SSDs sufren, pero parece que estos chips 3D NAND de 96 capas que tanta eficiencia le proporcionan tienen sus carencias, ya que hemos visto otros SSDs con la misma controladora que no tienen estos problemas.

En todo caso, es sin lugar a dudas una de las mejores opciones que hay en el mercado en términos de rendimiento / prestaciones / precio, y desde luego que recomendamos que lo tengáis en cuenta a la hora de comprar un nuevo SSD para el sistema o si estáis haciendo una lista de componentes para montaros un nuevo PC.

Kingston KC2000
Tipo SSD
Interfaz PCIe 3.0 x4 NVMe 1.3
Factor forma M.2 2280
Velocidad lectura secuencial 3.200 MB/s
Velocidad escritura secuencial 2.200 MB/s
Capacidad 250 GB, 500 GB, 1 TB, 2 TB
MTBF 2.000.000 horas
TBW 600 TBW
Lectura aleatoria 350.000 IOPS
Escritura aleatoria 275.000 IOPS

Lo mejor

  • Rendimiento de escritura por encima de lo esperado
  • Buen rendimiento sostenido en general
  • Relación prestaciones / precio
  • Buena temperatura de funcionamiento (no necesita ni disipador)
  • Buena fiabilidad

Lo peor

  • Bajo rendimiento con archivos pequeños
  • Déficit de rendimiento con archivos no comprimibles
Compatibilidad
9
Rendimiento
7.5
Calidad materiales
9
Diseño
8
Precio
8.5

Puntuación global

8.4
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0