NOX Infinity Neon, review: análisis y prueba en profundidad

Mientras que algunos usuarios prefieren unas torres de aspecto sencillo, centrándose principalmente en conseguir una baja sonoridad, para otros usuarios es mucho más importante la iluminación RGB. Hoy en día, la iluminación RGB y un panel lateral de cristal templado se han convertido en características imprescindibles para cualquier torre gaming o modding. Y aunque estas dos prestaciones suelen ser sinónimo de precio elevado, no siempre es así, y existen alternativas que tienen todo lo que podemos esperar de una torre con cristal templado e iluminación RGB a un precio mucho más económico que el resto, como es el caso de la NOX Infinity Neon.

Índice

Características técnicas de la torre NOX Infinity Neon

Esta mid-tower nos permite montar placas base del tipo ATX y Micro-ATX y no cuenta con bahías de 5 1/4 pulgadas, sino que simplemente cuenta con dos bahías de 3.5 pulgadas para discos duros y otras dos de 2.5 pulgadas para SSD. Los materiales de fabricación de esta torre son acero SPCC de 0.6mm de grosor, utilizado principalmente en el chasis, y cristal templado de 0.4 mm de grosor, utilizado en el lateral de la torre.

En cuanto a la ventilación, esta torre nos permite montar 3 ventiladores de 120 mm (o dos de 14 mm) en la parte frontal, un ventilador de 120 mm en la parte trasera (incluye un ventilador RGB Rainbow montado) y en la parte superior dos ventiladores de 120 mm (o dos de 140 mm). En cuanto a disipadores, podemos montar un disipador de 179 mm de alto para la CPU, y la tarjeta gráfica puede tener, como máximo, 370 mm de longitud. Además, podemos montar refrigeraciones líquidas (240/280 mm en el frontal, 120/140 mm en la parte trasera y 240/280 en la parte superior).

En el frontal de esta torre vamos a encontrarnos con una tira RGB Rainbow, la cual podremos controlar desde los controles de la parte superior de esta torre. En la parte superior también nos encontraremos con dos puertos USB 2.0 y otros dos puertos USB 3.0 para poder conectar fácilmente nuestros dispositivos siempre que lo necesitemos.

El peso de esta torre es de 6.2 KG antes de montar el ordenador en ella, y sus dimensiones son 218 mm de ancho, 472 mm de alto y 465 mm de profundidad.

Análisis externo de la torre NOX Infinity Neon

Esta torre viene embalada en una caja de cartón, correctamente protegida para evitar posibles golpes o daños durante el transporte, especialmente en el cristal templado, la parte más débil de la torre. En la caja poder ver una foto de la torre, así como sus principales características.

Una vez sacada la torre de la caja, y retirado todo el embalaje y las protecciones, ya podemos ver la torre como tal.

En la parte frontal de la torre nos encontraremos con un neón RGB, uno de los principales atractivos de esta torre. Además, en la parte superior tendremos un botón para controlar la iluminación de la misma, así como los puertos USB (2.0 y 3.0), el botón de encendido y los minijack de audio.

El lateral derecho de la torre es opaco, y se encargará de ocultar los cables que queramos pasar por detrás de la placa. La parte trasera es igual a la de cualquier otra torre, con las bahías, el hueco para el panel de la placa, un ventilador de 120 mm (incluido) y el espacio para la fuente de alimentación. El lateral izquierdo es el cual está protegido por un cristal templado transparente (tintado) que dejará ver el interior de nuestro PC. Por último, en la parte inferior, encontraremos las patas de la torre, así como un filtro anti-polvo.

El frontal de la torre podemos desmontarlo, teniendo acceso a una serie de bahías que podemos quitar, sobre todo si vamos a colocar ventiladores en esta parte de la torre.

El interior de la torre no esconde ningún misterio. Como podemos ver, esta torre tiene un hueco en la parte del socket de la placa base (muy útil para montar refrigeraciones), así como un separador que divide el espacio de la fuente con el del resto del PC, como cualquier torre de gama alta. En la parte trasera, además, encontraremos un ventilador con iluminación RGB que, gracias al controlador que monta esta torre, estará sincronizado con el resto de la iluminación.

Nox Infinity Neon - Review 11

En la parte trasera de la torre podemos encontrar un hueco (no muy grande, aunque suficiente en la mayoría de los casos) para ocultar los cables de nuestro ordenador. También podemos ver el controlador de la iluminación RGB que controlará el neón del frontal y los leds de los ventiladores, así como todos los cables y accesorios que vienen por defecto con la torre.

Montaje y pruebas de la NOX Infinity Neon

La torre NOX Infinity Neon no es precisamente una de las más grandes que podemos encontrar en el mercado, pero tampoco es pequeña. Esta torre nos va a permitir montar sin problemas cualquier placa ATX o Micro-ATX, así como accesorios comunes, incluso refrigeraciones líquidas con un radiador relativamente grande.

Nox Infinity Neon - Review 21

Aunque esta torre no tiene bahías de 5.25 pulgadas (para unidades ópticas), sí que vamos a poder montar sin problemas dos discos duros y dos SSD.

Cuando la encendemos, la iluminación de la torre, que es su principal atractivo, empieza a funcionar. Los leds RGB del panel frontal, que tienen forma de neón, tienen varios efectos de iluminación que van desde colores individuales hasta multicolor.

Esta iluminación está sincronizada con la iluminación del ventilador. Además, podemos controlarla sin problemas sin necesidad de software, todo gracias al botón de la parte superior de la torre que nos permitirá alternar entre los diferentes efectos de la misma.

Conclusión y opinión personal

Sin duda, la torre NOX Infinity Neon cuenta con todas las prestaciones que se podrían esperar de una torre de gama alta (iluminación RGB, puertos USB 3.0, panel de cristal templado, etc), pero por un precio que, sin duda, está al alcance de cualquier bolsillo, unos 55 euros.

Aunque los materiales no son precisamente lo mejor del mercado (el aluminio utilizado, por ejemplo, es bastante fino, igual que el cristal templado, lo que le podría hacer frágil frente a cualquier golpe), debemos admitir que montar un ordenador en esta torre es bastante sencillo y cómodo, siempre que no tengamos componentes demasiado grandes pensados para otro tipo de cajas.

La NOX Infinity Neon no tiene aislante sonoro, aunque la verdad es que tampoco se nos ha hecho demasiado ruidosa, ideal para cualquier tipo de montaje cuando no queramos invertir más dinero en la torre de nuestro PC.

Pros:

  • Precio.
  • Neón RGB y ventilador RGB.
  • Podemos controlar la iluminación de la torre sin necesidad de utilizar ningún software.
  • El controlador RGB nos permite conectar otros componentes.

Contras:

  • Aluminio y cristal templado demasiado finos.
  • No tiene aislante sonoro.
  • No incluye fuente de alimentación.

Por todo ello, hemos querido dar a la torre NOX Infinity Neon nuestro galardón de oro.

Puntuación NOX Infinity Neon

Compártelo. ¡Gracias!