Análisis: Corsair Dark Core RGB SE y MM1000

Bajo el eslogan “Unplug and play” (desconecta y juega), el conocido fabricante Corsair anunció durante el CES 2018 una amplia gama de periféricos Gaming inalámbricos que incluyen, entre otras cosas (y os mostraremos nuestro análisis de todas) su primer ratón sin cables y una alfombrilla que proporciona carga inalámbrica utilizando el protocolo Qi. En el día de hoy os presentamos nuestro análisis de estos dos productos, diseñados para funcionar en tándem, el Corsair Dark Core RGB SE, y la alfombrilla MM1000.

Ya resultaba raro que, con la experiencia que Corsair tiene en el mercado de periféricos, no hubiera lanzado hasta ahora más productos inalámbricos que auriculares. La llegada se ha hecho esperar pero con motivo, porque Corsair ha querido hacerlo por la puerta grande presentando no un simple ratón inalámbrico, sino uno con el que de verdad podremos olvidarnos completamente de los cables puesto que para recargar su batería tan solo tendremos que contar con la propia alfombrilla MM1000 que analizaremos hoy junto con el ratón, pues permitirá que carguemos la batería solo colocando el ratón encima de un punto específico que proporciona carga inalámbrica Qi.

Corsair pone toda la carne en el asador

Esta es, desde luego, la gran novedad de estos productos, pero no es lo único bueno que proporcionan. Corsair ha puesto toda la carne en el asador, y además de lo que ya os hemos contado de la carga inalámbrica ha creado el Dark Core RGB SE de manera que podremos escoger si queremos conectarlo mediante Wireless a 2.4 Ghz o directamente por Bluetooth; en ambos casos, el fabricante asegura que el ratón tiene una latencia mínima (1 ms) y que por lo tanto nos proporcionará el mejor rendimiento en juegos.

Además de esto, el ratón está equipado con el mejor sensor óptico del fabricante que cuenta con una sensibilidad máxima de 16.000 DPI, por supuesto configurables desde el software CUE de la marca. También configurable es su iluminación RGB y, otra de las novedades, también podremos cambiar el lateral derecho del ratón de manera física pues cuenta con dos agarres con enganche magnético para que podamos poner el que más nos guste.

Finalmente, a destacar -ya hablando de la alfombrilla MM1000- que Corsair ha pensado en todo, y ésta además del punto de carga Qi incluye accesorios para poder cargar cualquier tipo de teléfono móvil (incluye accesorios para conexión micro USB, Lightning (Apple) y USB Type-C), de manera que mientras jugamos podremos cargar nuestro teléfono móvil de manera sencilla y rápida incluso aunque éste no tenga carga inalámbrica Qi. Todo un detalle.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

Dark Core RGB SE

Como indicábamos al principio, este ratón está diseñado para funcionar tanto mediante conexión inalámbrica a 2.4 Ghz como a través de Bluetooth con dispositivos compatibles (como un Mac, por ejemplo), en este caso Bluetooth 4.2 LE de bajo consumo. También, por si acaso, podremos utilizar el dispositivo con el cable USB incluido (y que a su vez cargará la batería), aunque como ya hemos mencionado antes tiene un módulo de carga inalámbrica Qi que no solo es compatible con la alfombrilla MM1000, sino con cualquier otra base de carga Qi.

La batería de litio que incorpora el Dark Core RGB SE en su interior permite jugar durante 16 horas (según el fabricante) si tenemos puesta la iluminación, y hasta 24 horas si la apagamos, un tiempo más que considerable teniendo en cuenta que tiene 1000 Hz de polling rate, o en otras palabras, 1 ms de tiempo de respuesta, ideal para Gaming. Cuenta con un sensor óptico PixArt PMW3367 de hasta 16.000 DPI, configurable mediante el software CUE en saltos de 1 en 1, permitiendo una personalización al milímetro.

Para terminar, cabe destacar el hecho de que Corsair ha instalado un total de nueve botones personalizables en el ratón: clic izquierdo, derecho y central (rueda de scroll), dos más en la zona del clic izquierdo, y tres en el lateral izquierdo. El lateral derecho no tiene nada (salvo el lateral intercambiable para cambiar el agarre como mencionamos antes), por lo que lógicamente éste es un ratón diseñado para usuarios diestros.

MM1000

Estamos ante una alfombrilla de dimensiones medianas y con superficie sólida micro texturizada que asegura un óptimo desplazamiento de cualquier ratón y una elevada durabilidad -en comparación con las tela-. Pero la particularidad de esta Corsair MM1000 es, como hemos indicado antes, que en una de las esquinas cuenta con un punto de carga Qi, de manera que con solo situar el ratón Dark Core RGB SE o un smartphone compatible con carga Qi, recargaremos su batería sin necesidad de cables.

Ahora bien, ya mencionamos antes que la alfombrilla incluye una serie de adaptadores por si nuestro smartphone no tiene protocolo de carga Qi, incluyendo micro USB, Lightning y USB Type-C reversible. Colocaremos el adaptador encima del punto de carga Qi, y éste lo conectaremos al smartphone para cargar cómodamente su batería. Es capaz de dar hasta 7 vatios de potencia desde el punto Qi, y hasta 3.5 vatios con el adaptador.

Hay que reseñar, cosa rara en los tiempos que corren, que la MM1000 no es una alfombrilla con iluminación RGB, y eso que necesita -ojo al dato- dos puertos USB 3.0 para funcionar (y para dar tensión a la carga de baterías, claro). Cuenta con un puerto USB 2.0 passthrough con tensión que nos puede servir perfectamente para enchufar por ejemplo el receptor inalámbrico del ratón, o un pendrive USB sin problemas. Cuenta con un LED que en este caso es solo indicador de estado.

ANÁLISIS EXTERNO

Vamos a comenzar primero con el ratón. Viene embalado en la habitual caja de cartón blando que el fabricante utiliza en todos sus periféricos de tamaño pequeño o mediano, de fondo negro y en cuya cara principal podemos ver una imagen del producto acompañada de sus principales características resumidas.

En la parte posterior encontramos el habitual croquis mostrando las partes del dispositivo, dejando para los laterales un resumen un poco más extenso de sus cualidades.

La cara frontal se abre en forma de libro, mostrando más características en la zona izquierda y el propio ratón, tras un plástico transparente, en la parte derecha.

Vamos a comenzar, como siempre, con los accesorios que se incluyen en el paquete. En este caso tenemos un manual de instrucciones bastante extenso para empezar.

También se incluye un cable mallado con conector USB Type-A por un lado (para el PC) y micro USB por el otro (para el ratón o el adaptador), un adaptador en el que podremos conectar este cable por un lado y el receptor USB por otro, el propio receptor y un lateral adicional.

Aquí tenéis los conectores del cable y el adaptador.

Aquí el receptor de reducidas dimensiones.

Y aquí el lateral, con enganche magnético y con pie de teflón para colaborar en un óptimo deslizamiento del ratón.

Vamos ahora sí con el ratón. Aquí lo tenéis en una vista a tres cuartos (y tened en cuenta que de serie viene con el lateral derecho “liso” montado).

En esta vista superior podemos ver el diseño ergonómico para diestros, con el logo de Corsair en la palma que, por cierto, en este caso han decidido poner una superficie rugosa pero redondeada.

En el frontal podemos ver los dos botones de clic izquierdo y derecho mas la rueda del scroll, así como los dos botones adicionales que el fabricante ha dispuesto en línea, justo a la izquierda del botón de clic izquierdo. De igual manera, tenemos otro botón detrás de la rueda del scroll que, de manera predeterminada, sirve para cambiar de perfil, pero que por supuesto podremos configurar como nos venga en gana.

El lateral izquierdo de este ratón tiene bastante que ver. Encontramos los botones laterales bastante amplios, casi en forma de semicírculo, bordeando un botón en el centro. Son los dos botones habituales de navegación pero con una forma completamente distinta, y el botón del centro es el conocido como Sniper, para bajar la resolución solo mientras lo mantenemos pulsado. No obstante, evidentemente esto también es configurable. En esta parte izquierda tenemos inserciones de goma para mayor comodidad y una extensión lateral para apoyar el dedo pulgar de la mano derecha.

El lateral izquierdo está vacío, pero como decíamos antes es porque el lateral intercambiable que viene de serie es este. Lógicamente podemos sacarlo (solo tirando de él ya que es magnético) y colocar el otro que vimos entre los accesorios.

Vamos a la parte inferior, donde encontramos el sensor rodeado de un gran número de generosas patas de teflón deslizante que aseguran movimientos casi sin rozamiento en cualquier superficie. También tenemos dos interruptores deslizantes: uno para encender y apagar el ratón y otro para cambiar entre modo 2.4 Ghz y Bluetooth.

Aquí podéis ver esta zona central más de cerca.

Por supuesto, en la parte delantera tenemos también el conector micro USB de rigor, que aunque el ratón sea inalámbrico y cuente con carga Qi nos servirá, si lo necesitamos, tanto para usar el ratón con cable como para cargar la batería.

Por cierto, que en el lateral izquierdo también tenemos tres LEDs multicolor que nos servirán tanto para ver el estado de carga de la batería como el perfil seleccionado (luego en software podremos configurar qué combinación de luz y color queremos ponerle a cada perfil para identificarlo fácilmente).

Para terminar con el ratón, aquí tenéis algunas imágenes que muestran su iluminación, que consiste en la rueda del scroll, el logo de Corsair de la palma, la zona del botón Sniper y dos líneas en los lados.

Vamos con la alfombrilla, la Corsair MM1000. Viene embalada en una caja de considerables dimensiones, fabricada con cartón semi rígido de color negro y en la que, como es habitual, encontramos una imagen del producto en la cara frontal, un croquis en la trasera, y sus principales bondades en forma de iconos en el lateral.

 

En el interior tenemos directamente el producto, protegido por una estructura de plástico.

Vamos con los accesorios. Se incluyen los habituales folletos de garantía y manual de instrucciones y, por primera vez en este fabricante (que yo haya visto), otro folleto adicional de seguridad y cumplimiento con normativas.

También se incluye, como vimos al principio, un adaptador para poder utilizar la base de carga Qi con teléfonos móviles, y se incluye conector micro USB (de seri), Lightning y USB Type-C.

Aquí podéis ver el adaptador con el conector Lightning puesto.

Aquí tenéis la Corsair MM1000. Lo primero que llama la atención el dispositivo es su peso, en gran parte por el grueso cable que sale de la zona superior izquierda.

El cable termina en dos conectores USB Type-A, uno 2.0 y otro 3.0, y si os fijáis tienen un grosor bastante diferente. El USB 3.0 es para el USB Passthrough de la MM1000, mientras que el 2.0 es para la carga Qi. Recordemos que esta alfombrilla no tiene iluminación.

Aquí la tenéis un poco más de cerca. La superficie es dura y micro texturizada, para asegurar un óptimo deslizamiento de cualquier tipo de ratón.

En la esquina superior derecha tenemos serigrafiados una serie de círculos que nos indican la posición de la base de carga Qi. Es ahí donde deberemos de poner el ratón o el smartphone para que se cargue su batería.

En la esquina superior izquierda tenemos un cabezal con un LED que servirá para indicarnos el estado de carga. Si parpadea muy rápido es que el dispositivo cargando está mal conectado; si parpadea despacio es que se está cargando perfectamente, si se queda encendido fijo es que el dispositivo está perfectamente cargado y, lógicamente, si está apagado es que no hay nada cargándose.

En la parte trasera de esta zona encontramos la salida del cable y el puerto USB 3.0.

Damos la vuelta a la alfombrilla y vemos que toda su base está cubierta por una estructura de goma anti deslizante con “puntitos” para un mejor agarre a la mesa.

Aquí podéis verlo un poco más de cerca.

Vistos los productos, es hora de ponerlos a prueba. Vamos allá.

TESTEO

Corsair Dark Core SE RGB + MM1000: prueba de carga Qi

Vamos a comenzar probando la carga, dado que este ratón y alfombrilla que estamos analizando en el día de hoy están pensados para funcionar en tándem; gracias a la carga Qi inalámbrica de la MM1000, técnicamente nunca necesitaremos el cable para utilizar el Dark Core SE RGB, ya que con solo colocarlo encima de la base de carga Qi, su batería se recargará sin inconvenientes. Además, el USB 3.0 que proporciona nos vale perfectamente para el receptor inalámbrico del ratón.

Como indicábamos antes, la luz se enciende para indicarnos al estado. Por cierto que a este respecto he de mencionar que cuesta bastante encontrar la posición óptima del ratón para que cargue correctamente, aunque supongo que será cosa de pillarle el punto y acostumbrase.

El propio ratón, por cierto, también nos indica mediante los LED de su lateral izquierdo que se está cargando (de hecho toda la iluminación del ratón pega un “flash” aunque éste esté apagado para indicarnos que ha comenzado a cargar).

Tal y como decíamos antes, esta base de carga Qi nos vale también para smartphones compatibles, y para los que no se incluyen accesorios. Por ejemplo en nuestro caso, conectamos un iPhone 7 Plus con el adaptador Lightning incluido y carga perfectamente.

Por cierto que el propio adaptador tiene una luz para indicarnos el estado, si bien es cierto que en este caso es bastante más sencillo ubicarlo sobre el punto correcto de la alfombrilla para que la carga vaya bien.

El software

A estas alturas ya conocemos muy bien el software del fabricante, Corsair Utility Engine, así que como de costumbre vamos a ver solo las particularidades del ratón. Cabe mencionar que, en este caso, la alfombrilla MM1000 no utiliza el software (¿para qué, de todos modos?).

Como siempre, desde la pantalla principal tendremos acceso directo a todos los periféricos compatibles de la marca que tengamos conectados.

En las opciones avanzadas podremos, en este caso, comprobar el nivel de carga de batería, activar un icono en la barra de tareas precisamente para ver este nivel de carga, y configurar el modo ahorro de batería y el tiempo de inactividad antes de que pase al modo suspensión.

Entramos en materia. En la parte de acciones es donde podremos asignar la acción que queramos a cada uno de los botones del dispositivo. Podemos configurar en total 8 de los 9 botones (todos menos el clic izquierdo).

Aquí podéis ver un ejemplo donde he configurado y asignado diferentes macros diseñadas para el Final Fantasy XIV: Stormblood.

En el apartado de efectos de iluminación podremos, como siempre, configurar los colores y efectos en cada una de las tres zonas del dispositivo.

En el apartado DPI podremos configurar la sensibilidad del ratón, en un máximo de tres saltos de DPI (mas el Sniper). También aquí podremos asignar colores específicos en los tres LED del lateral izquierdo a cada modo.

Finalmente, en el apartado rendimiento podremos configurar parámetros tales como el ajuste de ángulo, altura de elevación, y un sistema de mejora de la posición de puntero (para cuando lo levantamos de la alfombrilla) aprovechando que el sensor es óptico.

Por cierto, que por supuesto podemos crear perfiles diferentes y, lo mejor de todo, asociarlos a aplicaciones concretas. Por ejemplo, la configuración de macros para el FFXIV que os enseñé antes la tengo configurada solo para que funcione así cuando tengo el juego abierto y en primer plano. Fuera del juego, el ratón funcionará de manera automática con el perfil predeterminado.

Si conectáramos el ratón por USB directamente al PC en lugar de tenerlo en modo inalámbrico, el software nos mostraría también la opción de Surface Calibration, mediante la que el sensor óptico analizará la superficie de la alfombrilla para ofrecer el mejor rendimiento posible.

Corsair Dark Core SE RGB y MM1000: experiencia de uso

Antes de contaros de primera mano qué tal funciona el ratón, queremos enseñaros el test habitual que nos va a servir para medir, de manera bastante precisa, la frecuencia de refresco del dispositivo. Hacemos esto porque generalmente los ratones inalámbricos, aunque anuncien que cuentan con un polling rate de 1000 Hz (1 ms), en realidad eso es solo si están conectados por cable y, si los utilizamos en modo inalámbrico, su frecuencia de refresco baja y bastante.

En el caso del Corsair Dark Core SE RGB esto no sucede ni en modo 2.4 Ghz ni en modo Bluetooth, pues en ambos casos nos entrega un polling rate muy próximo a los 1000 Hz prometidos (Nota: nunca ningún ratón llega a 1000 Hz ni por cable, por experiencia el máximo que he visto ha sido 992 Hz).

Ahora sí, vamos con las impresiones del ratón. El Dark Core SE RGB se mueve por la superficie de la MM1000 de manera óptima, con una mínima fricción, si bien es cierto que en las primeras horas de uso sí que noté que hacía algo de ruido por el rozamiento. No obstante, la superficie micro texturizada de la MM1000 fue desgastando un poco las patas teflón del ratón, nivelándolas, y tras un rato de uso dejó de hacer ese ruido al moverlo.

En cuanto a la ergonomía, he de decir que yo soy un usuario con manos grandes y agarre de tipo garra (como bien sabréis porque siempre lo repito, pero conviene recordarlo), por lo que la forma ergonómica del Dark Core SE RGB no es óptima para mí (me van más los ratones simétricos para mi estilo). Sin embargo, desde el primer momento el ratón me resultó bastante cómodo, personalmente prefiriendo el lateral derecho plano que el de las “alas”.

Eso sí, un contra que he encontrado, incluso esforzándome en sujetar el ratón a modo palma, fue el botón lateral de ir hacia delante (el que está más próximo al borde del ratón). El botón de ir hacia atrás es muy cómodo gracias a su tamaño, y el botón Sniper tiene una posición simplemente perfecta; sin embargo, para pulsar el otro botón lateral tenía que forzar un poco la posición de la mano, haciendo que pulsarlo me obligara a mover el ratón sin querer. En cuanto a los dos botones de la zona del dedo índice (clic izquierdo) he de decir que, si bien a veces los pulsaba sin querer, es cuestión de costumbre pues pasadas unas horas utilizando el ratón dejé de tener ese problema. Es evidente que un ratón nuevo, y más aquel con botones adicionales a los que no estamos acostumbrados, necesita un tiempo de adaptación.

Eso sí, el rendimiento del ratón es impecable en todo tipo de situaciones, ya sea jugando a juegos tipo DPS donde hace falta una gran precisión como en títulos MOBA como el League of Legends, donde estamos “machacando” los botones y moviendo el cursor de manera vertiginosa de un lado a otro. En títulos tipo MMO (Final Fantasy XIV), se comporta igualmente muy bien, ejecutando las macros al instante y, cosa que no ocurre en otros ratones, cambiando de perfil al momento; de hecho, incluso si “tabuleamos” (ALT + TAB) para cambiar momentáneamente de aplicación, el perfil cambia y vuelve a ponerse en el del juego en cuanto volvemos a este.

CONCLUSIÓN

Corsair ha querido dar un paso más allá en la tecnología inalámbrica (con la iniciativa que han denominado unplug & play), creando no solo el que es su primer ratón inalámbrico, sino además un pionero en el mercado que, en combinación con la alfombrilla MM1000, hace que nunca más volvamos a necesitar cables, ni siquiera para cargar la batería. El Corsair Dark Core SE RGB es, desde luego, un excelente estreno del fabricante en el mundo wireless.

Esto, aunado al hecho de que estamos ante un producto de indudable gama alta por prestaciones y calidad de construcción, hacen que la combinación del Dark Core SE RGB y la MM1000 sean sin duda algo muy deseado por los amantes de las mesas ordenadas y sin cables (entre los que me incluyo). Eso sí, hay que tener en cuenta que el precio del ratón es de unos 110 euros (dependiendo de la tienda) que, en realidad, no está tan mal teniendo en cuenta sus características, pero lo que tiene un precio bastante elevado es la MM1000, pues su PVP recomendado es de 79,90 euros. En resumen, si quieres el “pack” tendrás que gastarte en torno a 190 euros, y no es poca cosa.

PROS:

  • Excelente rendimiento.
  • Total libertad sin cables, ni siquiera para cargar la batería.
  • Estéticamente me parece muy bonito.
  • Alfombrilla con carga Qi para cualquier dispositivo (accesorios incluidos).
  • Amplísima capacidad de personalización.
  • Dos laterales intercambiables.
  • USB 3.0 Passthrough en la MM1000.

CONTRAS:

  • El botón de navegación adelante es incómodo.
  • Alfombrilla sin iluminación (ya que tiene dos USB no habría estado de más).+
  • Precio (el conjunto son 180-190 euros).

Por todo ello, no podemos sino recomendar este nuevo kit inalámbrico de Corsair tanto por su rendimiento como por su diseño, y darle nuestro galardón de Platino.

Compártelo. ¡Gracias!