CM Storm Trooper

CM Storm Trooper

Rodrigo Alonso

Os presentamos el análisis de la última incorporación al catálogo de cajas de CM Storm, la CM Storm Trooper. CM Storm es la división de Cooler Master dedicada al mundo Gamer, y la Trooper mantiene la misma línea estética que el resto de cajas, como pudimos ver en la CM Storm Enforcer, pero esta vez en formato supertorre.

Vamos a ver sus características.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de CM Storm.

Como hemos comentado antes, tenemos entre manos una supertorre con capacidad para albergar en su interior placas base de formato XL-ATX además de ATX y Micro-ATX. Cuenta con un total de 8 espacios para instalar unidades de 3.5″ o hasta 13 unidades de 2.5″. En cuanto al sistema de refrigeración destaca el gran ventilador superior de 20 centímetros. De serie trae este ventilador superior además de los dos ventiladores laterales de 120mm y el trasero de 140mm. No es común ver una caja que traiga 4 ventiladores de serie, lo cual es un punto a favor de la Trooper.

En cuanto a la conectividad vemos que tiene un amplio espectro de puertos en el frontal para cubrir todas las necesidades: 2 puertos USB 3.0 con conector interno, dos USB 2.0, un e-SATA y dos minijacks de audio. Además cuenta con un rehobús integrado en el frontal.

Como vemos en las especificaciones, la CM Storm Trooper tiene una pinta estupenda. Vamos a ver ahora qué aspecto tiene por fuera.

ANÁLISIS EXTERNO.

Como no podía ser de otra manera tratándose de CM Storm, la Trooper viene embalada en una gran caja de cartón duro en la que predominan los colores negro y rojo, con una foto a todo color de la caja y con motivos militares por todas partes.

En el lateral encontramos otra foto a tres cuartos de la caja, acompañada en la parte inferior de las principales características técnicas.

En la cara trasera tenemos tres fotos de la caja (parte trasera, interior y frontal) señalando las principales características de cada apartado en 8 idiomas diferentes.

Abrimos la caja y encontramos a la Trooper perfectamente protegida para evitar desperfectos durante su transporte.

Ya fuera despojada de sus protecciones, aquí podemos ver a la CM Storm Trooper en todo su explendor.

Veamos el frontal. A primera vista encontramos 9 bahías de 5.25 pulgadas con rejilla para mejorar la ventilación. En la parte inferior tenemos una chapa plateada con el logo de CM Storm.

Detalle de la chapa inferior. Más tarde veremos que es extraíble, y en su interior encontraremos un cajón para guardar accesorios o lo que queramos. Aquí también podemos apreciar que la última bahía tiene un conversor para dispositivos de 3.5″, y que detrás de las rejillas de ventilación hay filtros anti polvo. Todos los paneles protectores de las bahías de 5.25 pulgadas se pueden retirar desde fuera solo presionando las pestañas laterales. Muy cómodo.

Si retiramos la placa inferior, encontramos el cajón interior, que por supuesto es extraíble. Para hacer ésto deberemos antes quitar los dos tornillos que aparecen en los laterales y que aseguran dicho cajón al interior de la Trooper.

En su interior se encuentran los accesorios de la caja, que veremos más adelante.

Vamos a la parte de arriba. Ahí encontramos una bahía x-dock para dispositivos de 2.5″. Esto servirá para poder acceder fácil y rápidamente a, por ejemplo, un disco duro externo de 2.5″. Sin embargo, la utilidad de este extra me parece bastante reducida dado que la mayoría de personas que poseen un SSD no los emplean como dispositivo externo de almacenamiento. Si en vez de ser para SSDs fuera para discos de 3.5″, me hubiera parecido bastante más útil, la verdad.

Aquí tenemos el panel I/O frontal. En la parte de la izquierda encontramos los dos LED de rigor (encendido y actividad de los discos duros), los dos minijacks de audio y un puerto USB 3.0. Siguiendo hacia la derecha tenemos los dos puertos USB 2.0 en la parte central, y a la derecha encontramos el botón de reset, el puerto e-SATA y el segundo USB 3.0. En la parte de arriba tenemos el rehobús y el botón de encendido.

Detalle de los puertos de entrada. Aquí ya notamos que el frontal tiene una capa suave al tacto, muy agradable.

Detalle del rehobús y el botón de encendido. El rehobús cuenta con tres botones: dos para subir y bajar la velocidad de los ventiladores, y otro para encender y apagar los LED. Aunque no se ven muy bien en la imagen, ya que la caja está apagada, el botón de encendido se ilumina en color rojo con el logo de CM Storm, y el rehobús cuenta con 3 LEDS también de color rojo que se encenderán en función de la velocidad de los ventiladores.

Vamos a pasar a la vista superior de la caja. En la parte izquierda encontramos las rejillas para permitir la salida de aire empujado por el gran ventilador superior de 200mm. En la parte central tenemos un gran asa para facilitar el transporte de esta supertorre (con el identificativo «Trooper»). El asa está realizada en goma y su uso es muy cómodo, incluso para trayectos medianamente largos.

En esta vista desde un lado podemos apreciar mejor el asa. Como vemos la torre toma una forma irregular en altura, y el asa no está exactamente en el centro, sino más bien tirando hacia la parte delantera de la caja. Ésto hará que a la hora de transportar la caja, ésta se incline hacia su parte posterior dado que allí es donde se asientan los componentes más pesados del equipo.

Detalle de las rejillas de ventilación superior. A simple vista parece que tapan bastante la salida del aire… ahora lo veremos en detalle.

Esta salida de aire trasera también cuenta con filtro anti polvo, en este caso extraíble fácilmente desde la parte trasera. Como vemos el filtro parece demasiado estrecho para un ventilador de 20cm, ¿no?

Si retiramos la parte superior de la caja podemos verlo más en detalle (también el esqueleto del asa, que como vemos está bastante reforzado para aguantar todo el peso del equipo).

Si quitamos el filtro podemos ver que aproximadamente un 60% del área del ventilador superior está tapada, lo que dificultará en gran medida la salida del aire. Creo que lamentablemente serían más eficientes dos ventiladores de 120mm que el que viene de 200mm (con el consiguiente incremento de ruido). Este es el precio a pagar para que la caja sea compatible con radiadores de 240mm en la parte superior. Esto es un gran, gran fallo por parte de Cooler Master.

Aprovechando que hemos retirado la parte superior de la torre, podemos ver la placa electrónica del frontal.

Y aquí vemos en detalle el asa. Está recubierta de una goma muy agradable al tacto y bastante acolchada, de manera que la mano no sufra tanto si tenemos que transportar la pesada torre durante mucho tiempo como comentaba con anterioridad.

Vamos a ver ahora el lateral. Encontramos dos rejillas con filtro en la parte izquierda, tras las cuales podemos instalar sendos ventiladores de 120mm. En la parte derecha tenemos otra rejilla, más grande y con otra más pequeña un poco más arriba para facilitar la entrada de aire hacia los discos duros (dado que las cajas con los ventiladores frontales de los discos duros se pueden orientar hacia el lateral).

Detalle de la rejilla de la parte derecha.

El lateral opuesto también cuenta con rejillas de ventilación, pero esta vez solo las dos que están alineadas con los discos duros.

Vamos a pasar a la parte trasera. Como es típico en cualquier caja moderna, encontramos que la fuente de alimentación se ubica en la parte inferior. Por encima de ésta tenemos 9+1 ranuras de expansión PCI con agujeros de ventilación. Siguiendo hacia arriba tenemos el ventilador de 140mm, y por encima de éste 3 agujeros engomados para refrigeración líquida.

Veámoslo más de cerca. Aquí tenemos el ventilador de 140mm justo debajo de los tres agujeros engomados (la caja cuenta con agujeros para instalar un ventilador de 120mm en su lugar, cosa que es de agradecer si pretendemos instalar un kit de refrigeración líquida como por ejemplo un Corsair H60). A su izquierda tenemos el espacio para los puertos I/O de la placa base.

Más abajo tenemos las 9+1 ranuras de expansión PCI. Los embellecedores vienen con agujeros para facilitar la ventilación.

Finalmente tenemos el hueco para instalar la fuente de alimentación en la parte inferior.

Por último, vamos a ver la parte inferior. La Trooper cuenta con sendos filtros anti polvo, tanto para la zona de la fuente de alimentación como para los ventiladores adicionales que se pueden instalar en la parte de debajo. Ambos filtros son lavables y extraíbles. A simple vista vemos otro fallo: el filtro de la fuente de alimentación y su correspondiente hueco para la entrada de aire es tremendamente estrecho.

Las cuatro patas cuentan con una base de goma para absorber las posibles vibraciones del conjunto de la caja y de esta manera reducir el ruido global que esta emite.

Detalle del filtro anti polvo de la zona de la fuente de alimentación. Como vemos el hueco es muy estrecho. Un hueco tan estrecho impedirá en gran manera una correcta refrigeración de nuestra fuente de alimentación.

Finalmente vemos el detalle del filtro anti polvo para los dos ventiladores inferiores de 120mm y sus correspondientes rejillas.

Visto el exterior vamos a pasar a analizar el interior.

ANÁLISIS INTERNO.

Retiramos los paneles laterales y tenemos una vista global del interior de la caja. Los materiales tienen una resistencia excelente, como no podía ser de otra manera tratándose de una caja de Cooler Master.

En la cara interior del panel lateral principal tenemos los huecos para instalar dos ventiladores de 120mm.

En detalle. Como vemos ambos huecos cuentan con filtros anti polvo.

El lateral contrario, como ya hemos comentado, solo tiene una rejilla.

En detalle. Por supuesto también cuenta con filtro anti polvo.

Vamos al interior de la caja. En la parte derecha vemos en primer plano los dos ventiladores de 120mm encargados de refrigerar los discos duros. Éstos van en dos cajas que se pueden girar 90º, de manera que podemos ubicar los ventiladores metiendo aire desde el frontal de la caja o desde el lateral de la misma.

Aquí vemos el espacio para instalar la placa base. Tenemos un espacio gigantesco para acceder al socket del procesador por la parte de detrás; esto es así para que a través del mismo agujero podamos acceder al socket del procesador independientemente del tipo de placa base que hayamos instalado: micro-ATX, ATX o XL-ATX.

En la parte trasera tenemos el ventilador de 140mm, encargado de sacar el aire caliente fuera de la caja.

Detalle de las 9+1 ranuras de expansión PCI. Todas ellas tienen agujeros para facilitar el paso del aire, y se atornillan a la caja mediante thumbscrews que se pueden poner y quitar sin necesidad de herramientas.

En la parte inferior tenemos el hueco para instalar la fuente de alimentación. Esta va sobre dos soportes de goma para absorber vibraciones, y un poco elevada con respecto al suelo de la caja para favorecer la ventilación.

Siguiendo con el suelo de la caja, un poco más a la derecha encontramos una pequeña caja en la que podremos instalar hasta 4 unidades de 2.5″. Hay que tener en cuenta que la utilización de esta caja para unidades de 2.5″ anula la posibilidad de instalar ventiladores adicionales en la parte inferior de la caja.

Más a la derecha tenemos las dos cajas para instalar dispositivos de 3.5 pulgadas. Éstas son extraíbles y se pueden rotar 90º.

Para retirar o mover estas dos cajas es necesario quitar los tornillos que las mantienen fijas a la caja. Estos se pueden retirar sin herramientas.

Detalle por la parte trasera de las dos cajas para dispositivos de 3.5″.

Vamos a pasar a la parte posterior. Esta es la vista general. Como vemos hay una cantidad bastante importante de cables que vienen desde los conectores frontales de la caja… es la desventaja de contar con tantísima conectividad. Como vemos cuenta con numerosos agujeros engomados para pasar cables y con muchísimos pequeños puentecitos, ideales para embridar los cables y que queden bien sujetos.

Los agujeros para pasar los cables desde la parte trasera a la delantera y viceversa cuentan con gomas para mejorar la estética y evitar que los cables resulten dañados.

La caja cuenta con un gran hueco en la parte superior para poder pasar el cable de 4+4 pines de alimentación del procesador, un detalle que cada vez más cajas incorporan y que es muy de agradecer.

La CM Storm Trooper incorpora, además, otro agujero similar al otro lado del ventilador superior. Esto viene bien en muchos casos, pero sobre todo para el caso de que instalemos una placa base XL-ATX con doble procesador.

Y hablando del ventilador superior, aquí lo tenemos. Se trata de un Cooler Master Megaflow 200 sin LED. Como vemos está tremendamente desaprovechado, ya que la mayor parte de su superficie está tapada por el metal superior de la caja.

Visto el interior, vamos a pasar a ver los accesorios que vienen en el cajón inferior de la Trooper.

En la siguiente imagen tenemos: cable extensor del conector de 4+4 pines de la fuente de alimentación, speaker de sistema, una gran variedad de tornillería, bridas y a la derecha del todo encontramos los adaptadores que servirán para instalar unidades de 3.5″ en las bahías de 5.25″, fuera de las cajas para discos duros.

También se incluyen 8 bandejas para instalar unidades de 3.5″. Estas bandejas son de plástico, y la verdad es que bastante endeble, nada que ver con los materiales empleados en el resto de la caja.

Detalle de una de las bandejas.

Todas cuentan con un sistema de anclaje con gomas anti vibraciones.

Y todas ellas también tienen agujeros para poder atornillar unidades de 2.5″ auqneu, como veremos después, la colocación de los mismos hace prácticamente imposible instalar SSDs en estas bandejas.

Estas bandejas se deslizan con facilidad en el interior de las cajas diseñadas para darles cabida.

Vamos a ver en qué consiste toda esa maraña de cables que veíamos antes salir de la parte frontal de la caja. En primer lugar, tenemos los conectores que alimentarán los LED de los ventiladores, que podrán ser controlados desde el rehobús frontal.

Por otro lado, tenemos los conectores que también irán a los ventiladores, pero que en este caso servirán para controlar su velocidad también desde el rehobús frontal.

Conectores para el botón de encendido, reset y el LED de actividad de los discos duros.

Conector interno para los USB 3.0 frontales. El mismo conector da servicio a los dos puertos USB 3.0.

Este conector es el que da servicio a los dos puertos USB 2.0 del frontal de la caja.

Conector SATA que dará servicio al puerto eSATA de la parte frontal de la Trooper.

Por último, tenemos un conector Mólex hembra de 4 pines que servirá para alimentar todos los LED del frontal.

Como inciso (ya que no son cables en sí), la ranura X-Dock del frontal también debe ser alimentada desde el interior de la caja mediante otro molex de 4 pines. La verdad es que su ubicación en la parte superior la convierte en tremendamente impráctica a la hora de cablearla.

Para alimentarlo debemos conectar un Mólex de 4 pines y un cable SATA al circuito impreso.

MONTAJE.

El montaje en la CM Storm Trooper es un juego de niños, aunque nos hemos encontrado algunos problemas. El primero de ellos ha sido al intentar montar una unidad SSD de 2.5″ en una de las bandejas para discos duros.

Como vemos en la siguiente imagen, los conectores quedan demasiado dentro de la bandeja, lo que imposibilita la utilización de conectores SATA en ángulo, solo permite los que son planos. Esto es un gran inconveniente, ya que la mayoría de los cables SATA que incluyen las placas base vienen con conectores en ángulo.

Además, al quedar al ras del suelo de la bandeja, se hace complicado conectar también el cable SATA de alimentación.

Por ello, se hace casi obligatorio instalar nuestro SSD en la caja para unidades de 2.5″ que la Trooper incluye en la base.

Por el contrario, las unidades de 3.5″ encajan a la perfección en las bandejas y dejan los conectores completamente libres para conectar cables SATA de cualquier tipo.

Una vez puesto el disco duro en la bandeja, solo hay que deslizar esta por los raíles que tienen las cajas para unidades de 3.5″.

Para instalar nuestros 3 discos duros de 3.5″, la disposición ideal es esta, dejando espacio entre los discos para facilitar la corriente de aire entre ellos.

No obstante, en la Trooper se pueden instalar hasta 8 unidades de 3.5″, eso sí, quedando éstas bastante pegadas entre sí. Al encontrarnos con un espacio tan reducido entre la unidades, casi con total seguridad se calentarán bastante al no conseguir la corriente de aire pasar entre ellas.

También este tipo de montaje impide la utilización de la bandeja inferior si empleamos conectores acodados para nuestros cables dado que chocan con la estructura de abajo de la bandeja e impiden un correcto asiento del conector en el disco duro. Si tenemos en cuenta que casi la totalidad de los cables SATA 3 que vienen con las placas base en la actualidad son del modelo acodado, ésto puede representar un pequeño inconveniente a la hora del montaje.

Una fuente de alimentación de tamaño grande como es la Corsair HX1050 (18 centímetros de largo) entra en la CM Storm Trooper sin ningún tipo de problema aunque el empleo de las bahías extra de 2.5″ hace que la gestión de cables sea bastante más compleja.

Instalamos la placa base (en esta ocasión de formato ATX), y parece pequeña debido al amplio espacio interior de la Trooper.

La caja cuenta con tanto espacio que un disipador enorme como el Noctua NH-D14 cabe de sobra.

Por el lateral de la placa sobra un espacio inmenso para poder canalizar cómodamente los cables. Además, ¡buena noticia! El conector de 20+4 pines que alimenta la placa base coincide perfectamente con uno de los agujeros engomados.

Hacemos todas las conexiones, y la parte de detrás queda bastante bien teniendo en cuenta la cantidad de cables que tiene esta caja.

Tenemos un buen espacio por la parte de detrás para poder esconder cables…

Pero la parte que importa que quede despejada y ordenada es la parte de delante. Y fijaos lo bien que queda. La CM Storm Trooper tiene unas posibilidades de enrutamiento de cables excelentes.

Vista por la parte delantera.

Vista por detrás.

Nota: Tras unos cuantos días de uso con la CM Storm Trooper, hemos podido comprobar que los filtros no son del todo efectivos a la hora de prevenir que el polvo entre dentro de la caja. Si no, mirad esta foto como ejemplo… Podéis ver lo que os comentaba de que el hueco dejado no es lo suficentemente grande como para permitir paso libre de aire al ventilador de la fuente de alimentación por la huella dejada.

TESTEO.

El equipo empleado para testear esta caja ha sido el siguiente:

– Intel Core i5 2500K.
– Noctua NH-D14.
– ASUS Sabertooth P67 B3.
– 2x Sapphire Radeon HD5850 en CrossFireX.
– Corsair HX 1050W.
– 2x4Gb G.Skill RipjawsX
– Mushkin Callixto Deluxe 60Gb SSD.
– 2x Western Digital Caviar Green 2 Tb.
– Seagate Barracuda 7200.12 1Tb.
– Unidad Blu-ray disc LG.

En las siguientes gráficas veremos dos valores de temperatura, en Idle (equipo en total reposo durante 30 minutos) y Load (equipo sometido a carga con Prime95 y Unigine Heaven 2.5). El valor que se muestra en las gráficas es la Delta o aumento de temperatura, es decir, la temperatura medida menos la temperatura ambiente. De esta manera se muestra de manera más fidedigna la influencia de la caja en la temperatura del equipo, sin importar si la temperatura ambiente es mayor o menor.

Con el procesador a las frecuencias de fábrica:

Vamos por partes: como podemos ver en las gráficas, el punto fuerte de la refrigeración de la CM Storm Trooper se encuentra en los discos duros, que apenas se calientan. No obstante, como ya comentamos antes, el ventilador superior tiene muy poca utilidad debido a que está tapada más de la mitad de su superficie, a no ser que lo pongamos al máximo, momento en el cual es bastante sonoro.

La refrigeración de las tarjetas gráficas tampoco es muy bueno, debido a que la caja no cuenta con ventilación activa en el lateral. Por suerte esto sería fácilmente paliable dado que podemos instalar dos ventiladores adicionales de 120mm en el lateral de la caja, pero ya es invertir más dinero en la caja y nos situaríamos al nivel de la HAF X.

Con el procesador overclockeado a 4.5 Ghz:

Las temperaturas con el Overclock al procesador no se han visto incrementadas demasiado, en parte por el excelente disipador que hemos instalado en el sistema.

Por último, vamos a comprar la CM Storm Trooper con una Cooler Master HAF X, una de las cajas que mejor refrigera del mercado, y que se encuentra en el mismo sector que la Trooper (supertorres).

Poco que añadir aquí… las carencias en cuanto a refrigeración de la CM Storm Trooper se hacen todavía más evidentes comparada con la Cooler Master HAF X.

CONCLUSIÓN.

Está claro que la CM Storm Trooper tiene numerosas carencias, y todas ellas por fallos de diseño o por elección del fabricante. Por ejemplo, las bandejas de los discos duros: no habría estado de más haber elegido un plástico algo más rígido, y haberlas fabricado de manera que permitan la utilización de conectores SATA acodados cuando instalamos unidades de 2.5″.

Por otro lado, la ventilación. Tanto el hueco del ventilador superior como el hueco para el ventilador de la fuente de alimentación son demasiado estrechos. Estoy convencido de que si Cooler Master Storm los hubiera hecho más grandes tendríamos otros números bien distintos en el testeo.

No obstante, hay que tener en cuenta que la CM Storm Trooper es una supertorre muy barata (unos 130-140 euros) que nos proporciona una gran funcionalidad y versatilidad. Si bien hay otras opciones mejores, también son bastante más caras, y más si queremos que tenga estética Gamer.

PROS:

– Buena calidad de los materiales.
– Trae 4 ventiladores de serie.
– Grandísimas posibilidades de ampliación.
– Muy buena refrigeración de los discos duros.
– Estética Gamer.
– Buen precio para tratarse de una supertorre.
– Cuenta con un rehobús de serie.

CONTRAS:

– El ventilador superior es prácticamente inútil.
– Las bandejas de los discos son endebles y no permiten conectores angulados.
– El rehobús emite un desagradable pitido al pulsar los botones.
– No tiene una buena refrigeración sin añadir ventiladores laterales.

Por lo tanto desde HardZone le vamos a ortorgar a la CM Storm Trooper nuestro premio en la categoría de plata.