SteelSeries Arctis Pro Wireless, review: auriculares inalámbricos Hi-Res con baterías intercambiables

En el día de hoy estrenamos nuestra primera review del fabricante SteelSeries por todo lo alto, puesto que vamos a proceder a analizar sus auriculares gaming tope de gama, los SteelSeries Arctis Pro Wireless, considerados los mejores auriculares gaming inalámbricos del mercado. En nuestro análisis vamos a poner a prueba si esto es verdad, y además de enseñaros los Arctis Pro Wireless de primera mano, os vamos a contar qué tal se comportan a la hora de la verdad.

Índice

Características técnicas

Estamos ante unos auriculares con altavoces de imanes de neodimio de 40 mm, 10 mm menos de lo que es habitual. No obstante, cuentan con un rango de frecuencias muy, muy superior, pues si lo normal es de 20 Hz a 20 KHz, los Arctis Pro Wireless son capaces de representar frecuencias que van desde los 10 Hz hasta los 40 Khz, unas cifras tremendas. Y es que, y ahora entraremos en materia, no en vano se trata de unos auriculares Hi-res. A destacar también esa sensibilidad máxima de 102 dB SPL, que en términos en los que nos entendamos, significa que tienen un volumen máximo muy elevado. Muchísimo, habrá que tener cuidado.

En cuanto al micrófono, es de tipo bidireccional con cancelación activa de ruido, y está montado en un brazo retráctil para mayor comodidad, de manera que podremos “esconderlo” cuando no lo necesitemos. Hay que decir que me resulta raro encontrar un patrón bidireccional en un micrófono de unos auriculares gaming, cuando lo normal es unidireccional para que únicamente se escuche nuestra voz (apuntando el micro a la boca, claro), y desconozco la intención del fabricante al escoger este tipo de patrón, aunque por suerte, tiene cancelación activa de ruido. Su frecuencia de captación es desde los 100 Hz hasta los 10.000 Hz, la cifra habitual en esta categoría de producto.

La tecnología inalámbrica de los SteelSeries Arctis Pro Wireless

Vamos a entrar en materia con la tecnología inalámbrica de estos auriculares, porque tiene bastante miga. Para empezar, hay que destacar que los Arctis Pro Wireless cuentan con dos tecnologías inalámbricas: 2.4G y Bluetooth 4.1. Por norma general, la calidad de audio a través de Bluetooth se ve bastante desmejorada -no así a través de 2.4G-, pero lo que ha hecho SteelSeries es aunar ambas tecnologías en la misma transmisión, proporcionando una conexión inalámbrica sólida como una roca y sin pérdida de calidad por el camino, con el añadido de que, al contar con conexión Bluetooth, podremos utilizarlos con un smartphone si queremos.

El Arctis Pro se conecta a una base que incorpora no solo el transmisor inalámbrico, sino que amplía su potencia y alcance llegando hasta los 12 metros sin interferencias ni pérdida de conexión. Además de esto, SteelSeries dice que los auriculares tienen nada menos que 20 horas de autonomía de batería, y esto es así gracias a que incorporan dos baterías intercambiables con 10 horas de autonomía cada una, de manera que podremos estar utilizando una y cargando la batería de la otra en la propia base de transmisión, consiguiendo así al mismo tiempo aligerar el peso de los propios auriculares.

Calidad de audio hi-res, ¿en qué consiste?

Como ya sabréis, el sonido analógico está formado por ondas. Para poder transformar estas ondas a un aparato digital necesitaremos poder medirlas, de manera que luego puedan ser recreadas digitalmente en el aparato que va a emitir el sonido, en este caso nuestros auriculares SteelSeries Arctis Pro Wireless. Por lo tanto, no solo es necesario que los altavoces de los auriculares sean capaces de emitir un espectro de frecuencias más grande de lo normal, sino que necesitaremos que esa conversión de analógico a digital sea capaz de captar todas las ondas.

Para que nos hagamos una idea, un CD de música normal es de 44.1 Khz, o en otras palabras, se realizan 44100 tomas de muestras por segundo en su reproducción. El problema de esa frecuencia de muestreo es que los sonidos rápidos, o los muy agudos o muy graves, pasan desapercibidos al convertir el audio a digital. No se captan, porque tienen una mayor frecuencia. Ahí es donde entra en juego el audio Hi-Res, pues su frecuencia de muestreo toma, como mínimo, 96000 muestras de audio por segundo, de manera que se captan muchas más ondas analógicas para poder convertirlas a digitales, dando como resultado un sonido más rico en matices, con mayor fidelidad.

¿En qué se diferencia el audio Hi-Res del normal?

Embalaje y análisis externo

Los SteelSeries Arctis Pro Wireless vienen embalados en una caja de cartón duro de color blanco, en cuya cara frontal ya podemos ver una imagen de los auriculares inalámbricos junto con la base de conexión / transmisor inalámbrico. Aquí se destacan también sus principales características, como el sonido Dolby Digital, DTS y su compatibilidad con PC y PS4.

En la cara trasera vemos una nueva imagen, esta vez con el micrófono extendido, la base encendida, y las dos baterías incluidas. Todo esto viene acompañado de una descripción de la tecnología inalámbrica, los altavoces, la diadema y las baterías en inglés, francés y alemán. Ya en los laterales tenemos en uno una enumeración de los cables incluidos, las conexiones de la base, y las principales características de la conexión inalámbrica, auriculares y micrófono.

Al abrir la caja nos encontramos directamente con los auriculares, de color negro, encajados en una estructura de plástico que evita que se mueva. Debajo de estos está la base inalámbrica y, retirando el plástico, tenemos una cajita con los accesorios.

Dentro de esta caja de color negro tenemos un completo manual de instrucciones (este sí que viene en castellano) y un panfleto para las redes sociales (si nos gusta) o para recibir soporte (si no nos gusta el producto). También tenemos una batería adicional (la otra viene ya puesta), un paravientos para el micrófono, y un completo set de cables que incluye:

  • Cable de audio USB (para PS4 y PC).
  • Cable de audio para móviles (con conector micro USB / minijack de 3.5 mm).
  • Cable de carga (USB Type-B / mini USB).
  • Cable de alimentación para la base.
  • Cable óptico S/PDIF.

Vamos a ver la base y dejamos los auriculares para el final. Tiene forma circular, de un tamaño bastante similar a un Apple TV. De fábrica viene protegida por un plástico transparente y una pegatina que nos indica dónde está el display y para qué sirve la rueda y el botón. Lamentablemente la base tiene un acabado negro brillante del que siempre nos quejamos porque es extremadamente sucio… en cuanto lo tocas se queda la huella de los dedos.

En el lateral derecho, la base tiene una apertura en la que podremos insertar la batería que no estemos utilizando para que se recargue. El lateral izquierdo está completamente vacío, pero en la parte posterior tenemos todo el elenco de conexiones (de izquierda a derecha):

  • Entrada de línea (minijack de 3.5 mm).
  • Salida de línea (minijack de 3.5 mm).
  • Toma de corriente (opcional si lo conectamos por USB).
  • Conector mini USB.
  • Entrada óptica.
  • Salida óptica.

¿Por qué tiene la base entradas y salidas de línea y ópticas? Si lo conectamos a un PC, es probable que también tengamos altavoces. Lógicamente sería un engorro estar cambiando los cables cada vez que queramos utilizar altavoces o auriculares, ¿verdad? Pues con este sistema conectaremos todo a la base y, directamente desde ésta, podremos seleccionar si queremos que el sonido salga por los auriculares o por los altavoces. Muy de agradecer.

Finalmente, en la parte inferior encontramos una inserción de goma anti deslizante en todo su perímetro, rodeando una etiqueta identificativa del producto.

Vista la base y los accesorios es la hora de ver los auriculares.

Los SteelSeries Arctis Pro Wireless tienen unas orejeras de forma ovalada, con almohadillas de tela en cuyo interior hay espuma con efecto memoria para proporcionar la máxima comunidad, gracias en parte al sistema de colgado mediante cinta adaptable automáticamente. Esto significa que no tendremos que adaptar la medida de los auriculares, sino que ellos se adaptarán automáticamente al tamaño y forma de la cabeza.

La cinta es intercambiable (tiene velcro) y, de hecho, la marca vende distintas cintas para darle un toque de color a los auriculares. De igual manera, las almohadillas son intercambiables, y podremos cambiar las de tela que vienen de fábrica por unas de piel sintética.

SteelSeries ha tenido a bien enviarnos un juego de orejeras de piel sintética para que podamos enseñaros la diferencia.

Vamos a pasar a ver los botones y conexiones que tienen los auriculares. En el auricular derecho tenemos dos botones, uno para sincronizar por Bluetooth los auriculares a un smartphone, por ejemplo, y otro para encenderlos y apagarlos. También hay dos LED, uno indicador de estado, el otro para indicar la conexión Bluetooth.

En el auricular izquierdo tenemos, de izquierda a derecha: conector micro UISB, entrada de línea (minijack de 3.5 mm), conector mini USB (de carga), rueda digital de volumen, y botón de silenciado del micrófono.

Los laterales también tienen unas tapas magnéticas que podremos quitar con las manos sin problemas (y que también son intercambiables por si queremos ponerle otras de otro color), pero solo la del lado derecho tiene algo escondido de bajo: la batería intercambiable.

El micrófono está en este caso en el auricular izquierdo como es habitual, y podremos sacarlo solo tirando de él. Tiene varilla flexible para que podamos ponerlo en  la posición que nos resulte más cómoda y, por supuesto, un LED que nos indicará cuando esté silenciado.

Visto el dispositivo, vamos a proceder a probarlo.

El software: SteelSeries Engine

SteelSeries Engine es el software unificado para todos los productos de la marca, y por supuesto es el que tendremos que utilizar si queremos acceder a las opciones avanzadas en PC de este dispositivo. El software detecta el producto automáticamente y ya de inicio nos indica con iconos la batería restante insertada en los auriculares, y que hay otra batería cargando en este momento insertada en la base.

Los ajustes que ha dispuesto SteelSeries en el software están bastante comprimidos pero son sencillos de entender. A primera vista, en la pestaña audio, podremos activar o desactivar el sonido DTS 7.1 envolvente, seleccionar ajustes de ecualización predeterminados o crear los nuestros propios. Igualmente, tenemos acceso al limitador de volumen, podremos desactivar el LED del micrófono, y podremos modificar la cantidad de retroalimentación de éste (si queremos escucharnos a nosotros mismos o no).

La pestaña ajustes es relativa a la base. Aquí podremos configurar opciones como el apagado automático de los auriculares, apagado de la pantalla OLED de la base, modo de ahorro de energía, inicio automáticvo del bluetooth, brillo de la pantalla, etc.

Ya está, el software no tiene más. Eso sí, queremos comentaros una cosa que nos ha parecido curiosa al tener los auriculares conectados al PC, y es que de inicio notábamos que sonaban muy sosos, y sin sonido envolvente. Tras indagar un rato descubrimos que, en las opciones de sonido de Windows, había dos Arctis Pro Wireless seleccionados, uno llamado “Chat” y otro llamado “Game”. Por defecto, Windows tomó el Chat como principal. Si tenéis estos auriculares y os pasa esto, probad a marcar como predeterminado el llamado Game, y notaréis como el audio cambia de manera espectacular.

Probando los SteelSeries Arctis Pro Wireless

Antes de contaros qué tal suenan estos auriculares, es de rigor contaros qué nos ofrece la base. En resumen, todo lo que podremos configurar desde SteelSeries Engine podremos hacerlo directamente en la base, algo que es fantástico si queremos utilizar estos auriculares para la PS4 donde, lógicamente, no tendremos software.

Nada más encenderla, nos preguntará qué fuente de audio queremos utilizar. Esta opción también la usaremos cuando los tengamos en PC para cambiar entre auriculares y altavoces, tal y como os comentábamos antes. En esta prueba, hemos utilizado los Arctis Pro Wireless con la base conectada por S/PDIF a una PS4 Pro.

Ya lo tenemos listo para funcionar. Por supuesto, podremos modificar el volumen directamente desde la rueda digital. El display nos mostrará la barra de volumen, así como la carga de la batería de los auriculares y de la que tengamos cargando en ese momento.

Tal y como os decíamos hace un momento, desde la base podremos configurar y cambiar todas y cada una de las opciones que podemos configurar utilizando el software, pero directamente. A continuación os dejamos una galería donde podréis ver todas ellas, pero no las vamos a explicar puesto que ya lo hicimos antes cuando vimos SteelSeries Engine.

Visto todo lo que nos ofrece, es la hora de contaros qué tal suenan, y vamos a empezar por la única pega en cuanto a rendimiento que hemos encontrado en estos auriculares: tienen ruido de fondo (tampoco ruido como tal, sino un leve rumor). Esto es algo que, una vez que esté sonando algo no se nota para nada, pero cuando no están emitiendo ningún sonido se escucha un leve rumor de fondo. Muchos, por no decir casi todos los auriculares inalámbricos tienen este “problema” que es más una incomodidad que un problema, pero es de rigor que os lo contemos. Hasta donde llega mi conocimiento personal únicamente Corsair ha logrado solucionar este problema en sus auriculares inalámbricos.

Y hasta aquí las pegas, así que vamos a continuar por la ergonomía. Empiezo por la ergonomía, y tengo que decir que los Arctis Pro Wireless son realmente cómodos desde el principio, pues se adaptan a la perfección a la cabeza y a los cinco minutos de ponértelos ni notas que los llevas puestos. Eso sí, en mi caso prefiero las almohadillas que vienen de serie, las de tela, pues me resultan más suaves que las adicionales de piel sintética, aunque esto va por gustos.

En cuanto al rendimiento, he estado probándolos durante muchas horas tanto en PC como en PS4, para música, películas y sobre todo juegos, con diferentes perfiles de audio y con el sonido envolvente puesto y quitado, y el resultado es que la calidad de audio es impresionante. El sonido Hi-Res es una auténtica pasada -ya en el pasado os hemos hablado de ello- y es algo que hasta que no lo pruebas no te das cuenta de la enorme diferencia de calidad que hay entre tenerlo y no tenerlo, y estos Arctis Pro Wireless de SteelSeries son capaces de representar una calidad de audio que rivaliza con los auriculares profesionales, y además sin cables, de verdad. El sonido es muy rico en matices y con unos graves muy adecuados que no se quedan cortos para nada, en ningún momento, y que de hecho con el audio DTS habilitado hacen que las escenas de acción en películas o juegos nos hagan dar un bote en la silla. Impresionante, de verdad.

En lo relativo al rendimiento inalámbrico, he de decir que en este caso la distancia máxima de conexión sin pérdidas es de unos 10 metros en línea recta pero con dos paredes de por medio, o en otras palabras, sobresaliente. Además, cuando te alejas demasiado y pierdes la señal, ésta vuelve inmediatamente y sin meter ruido en cuanto estás de nuevo a rango. Siguiendo con el apartado inalámbrico, SteelSeries dice que estos auriculares proporcionan en total 20 horas de autonomía, 10 horas por batería. Claro está que esto es en condiciones óptimas, pero con todo y con eso, la primera batería a mi me duró aproximadamente 8 horas y media, y la segunda 9 horas; en total, 17,5 horas de autonomía, pero claro, cuando se gasta la primera batería y la cambio por la de repuesto pongo la primera a cargar, y para cuando se termina la segunda, la primera ya está cargada. Por lo tanto, virtualmente tendremos batería infinita con estos auriculares. Maravilloso.

Para terminar con las pruebas, hay que hablar del micrófono, y éste lo he estado probando cómo no con aplicaciones de voz como Discord. Según mis interlocutores, mi voz se escuchaba cristalina y muy vívida, con una tonalidad realmente muy parecida a la voz que tengo en persona. Para mi sorpresa, a pesar de que el micrófono es bidireccional y no unidireccional, no se mete casi nada de ruido de fondo, algo que es ideal si nos gusta utilizar aplicaciones de comunicación por voz mientras jugamos a juegos online con nuestros amigos.

Conclusión y veredicto

Es cierto que si pensamos que unos auriculares orientados a los juegos cuestan 300 euros, parecen demasiado caros, sobre todo teniendo en cuenta que por 60 euros ya tenemos auriculares gaming “decentes”, o sobre los 100 euros si los queremos inalámbricos. Pero los Arctis Pro Wireless no están orientados para usuarios que se conforman, están pensados para los gamers más exigentes que solo quieren lo mejor de lo mejor y que lo quieren todo: comodidad, sin cables, autonomía y la mejor calidad de sonido. Y esto es justamente lo que estos auriculares te van a proporcionar si decides comprarlos: una muy buena comodidad, rendimiento inalámbrico inconmensurable, audio Hi-Res, sonido envolvente, enorme capacidad de personalización y una autonomía virtualmente infinita.

A todo esto hay que añadir un punto muy a favor de estos auriculares: su base de conexión. Gracias a esta podremos tener todas y cada una de las opciones que el software nos da en PC, pero en la PS4. A su vez, nos permitirá poder tener tanto los auriculares SteelSeries Arctis Pro Wireless como unos altavoces en el PC, al mismo tiempo, si tener que estar desenchufando unos para utilizar los otros, pues gracias a la base podremos escoger por dónde queremos que salga el sonido en cada momento.

En definitiva, si eres un gamer exigente que solo quieres lo mejor y el dinero no es un problema para ti, ya tienes aquí al mejor candidato posible a día de hoy.

PROS:

  • Excelente calidad de sonido.
  • Rendimiento inalámbrico inconmensurable.
  • Sonido Hi-Res.
  • Sonido Dolby Digital y DTS envolvente 7.1 virtual.
  • Muy cómodos, y con orejeras intercambiables (tela / piel).
  • Buena calidad de materiales, son robustos y resistentes.
  • Base inalámbrica y de control completísima.
  • Compatibles al 100% con PS4.
  • Incluye dos baterías de serie, por lo que virtualmente nunca nos quedaremos sin batería.

CONTRAS:

  • Precio (unos 300 euros, que lo valen pero sigue siendo bastante dinero para unos auriculares).
  • Leve ruido de fondo cuando no hay sonido.
  • Base con acabado glossy, que se ensucia en seguida.

Por todo ello, estos SteelSeries Arctis Pro Wireless se llevan un más que merecido galardón de Platino, así como nuestra recomendación por su rendimiento y por su diseño.

Compártelo. ¡Gracias!