Por qué AMD le está ganando la batalla a Intel en las APUs de portátil

Por qué AMD le está ganando la batalla a Intel en las APUs de portátil

Rodrigo Alonso

Es un hecho que la competencia AMD vs Intel es encarnizada en todos los ámbitos, pero tras la última filtración de la nueva APU A9-9820 de 8 núcleos para portátiles de AMD, ésta ha llegado a su punto álgido. Son muchos los fabricantes que se están decantando por AMD, y la previsión es que en los próximos tiempos vamos a ver muchos portátiles (y equipos OEM) potenciados por APUs y procesadores de AMD en detrimento de los de Intel. Un ejemplo lo tenemos en la HP Store donde tienen una amplia oferta de equipos con procesador AMD.

Esta nueva APU A9-9820 puede suponer un salto de rendimiento bastante considerable en el ámbito de los ordenadores portátiles, un nicho de mercado en el que AMD tradicionalmente siempre ha estado muy por detrás de la competencia porque únicamente ofrecía equipos de gama baja, y donde ahora la compañía parece haber estado haciendo hincapié para fomentar la elección de los fabricantes por sus productos.

El dominio de Intel, en peligro

Hasta este momento, cualquier usuario que busque un ordenador portátil en cualquier gama se encontrará con que la inmensa mayoría de equipos tienen procesador de Intel, por lo que la elección en cuanto al hardware del portátil se limita a la generación del procesador y su gama, pero no hay opciones de cambiar de marca.

No hay que desmerecer la labor de Intel al respecto, puesto que si en este momento tiene un dominio absoluto del mercado de portátiles porque hasta ahora sus propuestas para este mercado eran las que éste necesitaba.

No obstante, ahora el gigante tecnológico parece haberse dormido en los laureles porque si nos fijamos un poco en las características de los portátiles actuales, la gran mayoría equipa procesadores Intel de octava generación, con alguna excepción de novena generación que ya se empieza a ver. Y esto es así porque AMD no le ha presentado competencia, no había alternativas salvo algunos casos aislados en la gama de entrada, motivo por el cual los fabricantes solo ofertaban sus equipos con procesador de Intel.

Son los ensambladores quienes eligen el procesador…

Ahora la situación parece que va a cambiar. Ya el año pasado AMD hizo un intento de introducir sus procesadores Ryzen 3000 en el mercado de portátiles pero su propuesta no fue acogida por los fabricantes, pues al final son éstos quienes deciden si vender sus equipos con una u otra opción de procesador. Sin embargo, con los últimos Ryzen 4000 presentados por AMD y la nueva generación de APU en ciernes, la expectación por parte de los usuarios se ha disparado en favor de AMD.

APUs AMD Ryzen

Estos procesadores de nueva generación heredan muchas de las características de sus homónimos de sobremesa, como el proceso de fabricación a 7 nm de gran eficiencia, arquitectura Zen 2 y, como ya hemos mencionado antes, se trata de procesadores que ofrecerán hasta 8 núcleos y 16 hilos de proceso, y todo ello con 45W de TDP máximo.

Pongámonos por un momento en la piel de los fabricantes de portátiles: tenemos un acuerdo con Intel, pero sus soluciones han quedado un tanto obsoletas, con diseños térmicos que impiden mejorar mucho más el rendimiento sin cambiar completamente los moldes de los portátiles.

Y ahora llega AMD ofreciendo más núcleos, más potencia, más rendimiento, la última tecnología y todo esto a un precio inferior y con el mismo diseño térmico, lo que permitiría mantener el diseño de los propios portátiles. Además, los usuarios están pidiendo a gritos AMD. ¿No sería evidente el camino a tomar? La decisión en último término es de los fabricantes y del acuerdo que lleguen con Intel o AMD, pero desde luego la decisión parece clara desde la perspectiva del usuario.

… y nunca abandonaron las APUs de AMD

A pesar del dominio de Intel, nadie quiere cerrarse puertas. Si los fabricantes hasta ahora no ofertaban prácticamente ningún portátil con APUs de AMD era precisamente por la falta de oferta -y de competitividad- por parte de AMD. Al fin y al cabo, si un producto es bueno, ¿por qué no iban a ofrecerlo? No es que tengan contratos de exclusividad ni nada similar.

Un ejemplo lo encontramos en la Zona Outlet de la HP Store, donde encontraremos un extenso catálogo de sistemas completos (sobremesa, All in One, portátiles…) potenciados por AMD, y utilizando las mejores tecnologías disponibles en cada momento. Por ejemplo, el HP 15-db0088n potenciado por la APU AMD A9-9425 dual-core a 3,7 GHz que integra tres núcleos Radeon R5, y todo ello con solo 15W de TDP.

Este es un equipo ampliamente solvente para todo tipo de situaciones (tiene 12 GB de RAM DDR4 y SSD M.2 de 256 GB entre otras cosas) que podemos encontrar ahora mismo de oferta por menos de 430 euros, y que nos servirá tanto para trabajar como para incluso jugar a juegos sencillos

Más ejemplos podemos encontrarlos en la gama de All in One de la marca, como el 20-c411ns con pantalla WLED Full HD de 19,5 pulgadas que está potenciado por una APU AMD A4-9125 con gráficos AMD Radeon R3.

O si queremos ir a un All in One de gama superior, HP también oferta otras opciones como el 24-f1019ns con pantalla Full HD IPS de 23,8 pulgadas y potenciado por un procesador AMD Ryzen 3 3200U y gráficos AMD Radeon Vega 3 (va con 8 GB de RAM DDR4 y un SSD M.2 NVMe de 512 GB)

HP también oferta en su HP Store Zona Outlet un modelo similar, el All in One 24-f1008ns con la misma pantalla que el anterior pero un hardware más avanzado, pues está potenciado por un procesador AMD Ryzen 5 3500U y gráficos Radeon Vega 8 (con 8 GB de RAM DDR4, SSD PCIe NVMe de 256 GB + disco mecánico de 1 TB).

Esto solo viene a demostrar que los fabricantes, como es el caso de HP, no han llegado a abandonar nunca a AMD y actualmente ofertan muchos equipos diferentes basados en sus APUs y procesadores, con opciones muy interesantes y sobre todo solventes. Por este motivo, es de esperar que la próxima generación de portátiles y All in One de la marca no solo continúen ofertando procesadores de AMD, sino que lo hagan con las nuevas generaciones dejando atrás el -hasta ahora- monopolio de Intel en este mercado.