¿Qué es el OCP de una fuente de alimentación y para qué sirve?

Siempre definimos la fuente de alimentación como el corazón del PC, porque es el componente que «bombea» la energía al resto de componentes de hardware y, por lo tanto, de ésta depende el funcionamiento de todo lo demás. Por este motivo las protecciones de la fuente de alimentación son sumamente importantes para el funcionamiento de todo el sistema, siendo la protección OCP la más importante de todas ellas. En este artículo te vamos a contar qué es exactamente el OCP y cómo funciona para que puedas comprender su importancia.

Las que más y las que menos, todas las fuentes de alimentación incluyen diversos mecanismos de protección, tanto para proteger su propia integridad contra los potenciales cambios en la corriente eléctrica como para proteger los componentes a los que suministran energía. Antes os hemos dicho que el OCP es probablemente el más importante de ellos, y ahora vamos a ver por qué.

¿Qué es la protección OCP?

OCP son las siglas en inglés de Over Current Protection o protección contra sobre corriente. Esta función utiliza uno o más circuitos para evitar que una fuente de alimentación suministre más corriente (en Amperios) de la que pueden manejar sus circuitos y cables. OCP es por lo tanto importante, ya que una corriente demasiado elevada puede llegar a derretir los cables y freír los componentes electrónicos, así como dañar todo tipo de circuitos por los que pase la electricidad.

fuente de alimentación

Este componente de protección contra subidas de intensidad de corriente se suele colocar directamente en los carriles de alimentación de la fuente; dependiendo del diseño interno, puede colocarse justo después del conversor AC/DC o en los conversores DC/DC de 12V, 5V y 3,3V (esto es lo ideal), aunque a veces, dependiendo de cómo sea la conversión de voltajes en la fuente, puede haber solo un OCP en el DC/DC de 12V y ya está, siempre y cuando luego los voltajes de 5V y 3,3V se saquen del de 12V (no es lo ideal pero suele funcionar muy bien).

Al comprar una fuente de alimentación debes asegurarte siempre de que OCP está entre la lista de funciones de protección, ya que normalmente los componentes eléctricos son capaces de manejar márgenes de voltaje bastante amplios pero no así de intensidad de corriente. Por ejemplo, un circuito que necesita 12V y 1A para funcionar podría soportar variaciones de entre 11,6 y 12,4 V de tensión así como variaciones por debajo de 1A de intensidad, pero nunca por encima de 1A porque entonces se sobrecargaría, se calentaría y se fundiría.

Cómo funciona esta protección en las líneas de tensión de la fuente

Piensa en el cuadro eléctrico de tu casa. El panel principal tiene fusibles que brindan protección al no permitir que los cables que van a cada enchufe de pared manejen más amperios de los que fueron diseñados; lo mismo ocurre con OCP, ya que protege los circuitos de regulación de la fuente de alimentación (como hemos dicho, 12V, 5V y 3,3V aunque también el de 5VSB si la fuente lo tiene) y se asegura que los conectores, cables y circuitos no se derritan bajo cargas extremas.

Enchufe en llamas

Para las fuentes de alimentación con una sola línea de tensión de 12V, es particularmente importante que otras características de protección de la fuente como protección contra sobre potencia (OPP), protección contra subtensión (UVP) y protección contra cortocircuitos (SCP) funcionen bien además del propio OCP; por ejemplo, si se aplica una carga muy alta en un solo conector, SCP o UVP apagarán la fuente de alimentación.

A menudo, las fuentes con varios raíles de 12V utilizan un raíl para enviar energía a la placa base, la CPU, los puertos SATA y los MOLEX, mientras que la energía para el hardware conectado por PCIe utiliza otros raíles diferentes.

Por norma general las fuentes de múltiples raíles tienen sus desventajas (como el hecho de tener que estar separando cables para cada cosa y, a veces, incluso tener que calcular los amperios en cada conector para no pasarse) pero una de las ventajas es que son más seguras al contar con protección OCP independiente para cada uno de los raíles de 12V, frente a la gran ventaja de las fuentes de un solo raíl que es que soportan mejor los picos de potencia necesarios para hardware de alto consumo, como CPU con overclock o gráficas tope de gama.

OCP vs OPP/OLP

La protección contra sobre corriente (OCP) no debe confundirse con la protección contra sobre potencia (OPP, del inglés Over Power Protection), también conocida como protección contra sobrecarga (OLP, del inglés Over Load Protection). Esta es otra característica de protección que utilizan las fuentes de alimentación que consiste en apagar la unidad si se requiere más energía (en este caso hablamos de potencia pura y dura) de la que es capaz de entregar su potencia nominal máxima.

Potencia fuente

Por ejemplo, imagina que tienes una fuente de alimentación de 500 vatios en tu sistema pero que has instalado una pareja de RTX 3090, con un consumo cuando se las somete a carga que en conjunto supera por mucho esos 500 vatios. Al principio el PC arrancará y funcionará sin ningún tipo de problema porque el consumo será bajo, pero en el momento en el que inicies un juego o programa 3D y las dos GPUs comiencen a exigirle más potencia a la fuente de alimentación, será el sistema OPP/OLP el que apagará la fuente de alimentación (y por lo tanto el PC) cuando se sobrepase su límite.

Este es el motivo por el que cuando no tienes una fuente de alimentación lo suficientemente potente, el sistema se apagará solo cuando arranques aplicaciones que exijan un alto consumo a la gráfica o procesador. De no contar con este sistema de protección, se producirían diversos problemas que pueden incluir, literalmente, que la fuente de alimentación estalle en llamas o que explote. Otros mecanismos podrían entrar en juego en esa situación (como la protección contra sobre temperatura) si la fuente cuenta con ellos, pero en todo caso las consecuencias pueden ser bastante críticas llegado el caso.