¿Te gusta jugar en el salón? Estos son los mejores proyectores para gaming

Si te gusta jugar a lo grande y tienes una pantalla de proyección en el salón, entonces es probable que estés valorando la compra de un buen proyector gaming. En este artículo te vamos a poner las cosas fáciles puesto que te vamos a contar cuáles son, bajo nuestro punto de vista, los mejores proyectores para gaming que puedes comprar en este momento para poder jugar a tope en el salón.

Si bien las televisiones 4K y ahora incluso las 8K están recibiendo toda la atención de la industria, los proyectores siguen siendo un gran nicho de mercado para los que tienen el espacio suficiente para poder disfrutar de ellos. Obviamente existen proyectores y proyectores puesto que no todos son iguales, lo que vamos a definir aquí es el listado de los que consideramos que son mejores para jugar, ya sea a la consola o a un PC conectado a ellos.

¿Qué características deben tener los proyectores gaming?

Como hemos dicho antes, proyectores hay muchos y aunque podemos encontrar dispositivos bastante decentes a precios bajos, cuando hablamos de una lista de «los mejores» y «gaming» hablamos de proyectores de gama alta, con características técnicas muy elevadas que nos permitan disfrutar al máximo de la experiencia de juego.

ASUS-F1-Proyector

Así pues, a la hora de elaborar este listado debemos establecer unas cotas mínimas para poder considerarlos «proyectores gaming». Cuando hablamos de disfrutar de los juegos, qué menos que el proyector sea capaz de emitir a resolución Full HD nativa, así que este es uno de los requisitos; además, establecemos como requisito que tenga una frecuencia de sincronización vertical de como mínimo 120 Hz a resolución 1080p, si bien como veréis la mayoría es capaz de emitir a resolución 4K aunque en muchos casos reduciendo la frecuencia de refresco a 60 Hz, igualmente válido para una excelente experiencia de juego.

Los mejores proyectores para gaming que puedes comprar

A continuación os vamos a contar cuáles son, bajo nuestro punto de vista, los mejores proyectores gaming que puedes comprar a día de hoy. Ten en cuenta que como productos de gama alta -e incluso premium- algunos de ellos tienen precios bastante elevados, si bien hay otros que tienen una etiqueta de precio bastante aceptable teniendo en cuenta las elevadas características técnicas que presentan.

Optoma UHD51, el mejor proyector gaming

Optoma UHD51

Con un sensor de tecnología DLP firmado por Texas Instruments, este proyector gaming tiene resolución 4K nativa y además su frecuencia de refresco es de 120 Hz, por lo que si buscas lo mejor de lo mejor ya puedes dejar de buscar porque aquí lo tienes. Además de lo mencionado, tiene una relación de contraste dinámico de 500.000 a 1, tecnología HDR, un brillo máximo de 2.400 lumen y tiene la particularidad de poder funcionar con relación de aspecto 4:3 y 16:9.

Además de lo ya mencionado, cuenta con tecnología Puremotion de interpolado para una visualización de imagen más fluida, tiene una precisión de color del 100% Rec. 709 y además permite utilizarlo tanto encima de la mesa como colgado del techo. Todo un portento.

BenQ W2700, la mejor calidad de color

BenQ W2700

El fabricante vende este proyector como el mejor para calidad cinematográfica, y es realmente de los que mejor colores es capaz de emitir gracias a su tecnología CinematicColor que proporciona un 95% de cobertura del espacio de color DCI-P3. Por supuesto, se trata de un proyector HDR con resolución nativa 4K  (también compatible con resoluciones inferiores) que funciona a una frecuencia de refresco vertical de hasta 120 Hz, ideal para gaming.

Su brillo máximo es de 2000 lumen ANSI y la lente utiliza también tecnología DLP, con una lámpara que tiene una durabilidad de 4.000 horas en modo normal pero hasta 15.000 horas en modo SmartEco.

BenQ X1300i, el mejor para usar con consolas

BenQ X1300i

Cuando hablamos de las consolas de nueva generación, la PS5 y la Xbox Series X, hay algunas especificaciones que realmente cobran más importancia, como la resolución 4K o los 120 Hz de frecuencia de refresco, así que este proyector es idóneo para ello porque es capaz de funcionar a resolución 4K y 60 Hz o 1080p y 120 Hz, además con un input lag de tan solo 8,3 ms.

El BenQ X1300i ofrece una luminosidad máxima de 3.000 lumen ANSI habilitados para HDR y profundidad de color de 10 bits. Además, como su lámpara es LED su vida útil es de unas 20.000 horas, por lo que no tendrás que preocuparte de tener que comprar un reemplazo durante mucho tiempo.

Optoma UHD30, el mejor en calidad / precio

Optoma UHD30

Aunque el 4K ya es muy común en las TV, no es tan omnipresente en los proyectores y aun más todavía cuando hablamos de productos relativamente económicos. Pero el Optoma UHD30 lleva la proyección a resolución 4K a un precio bastante más razonable y lo hace con algunas características extra que lo hacen uno de los mejores proyectores para gaming que puedes comprar, como su resolución 4K con 3400 lumen ANSI que permite una proyección sin pérdidas en pantallas de hasta 300 pulgadas, o su tiempo de respuesta de tan solo 16 ms.

Igual que el anterior, este proyector es capaz de emitir a resolución 4K y 60 Hz o bien a resolución 1080p y, ojo al dato, hasta 240 Hz de frecuencia de refresco vertical.

Optoma CinemaX P2, el mejor proyector de gama alta

Optoma CinemaX P2

Si quieres que tu proyector cause sensación en los juegos, el Optoma CinemaX P2 será un gran aliado para ti. Este proyector es de tiro corto por lo que no necesitas tener un salón enorme para usarlo, y con una proyección con tecnología láser de 30000 lumen ANSI no tendrás que preocuparte porque haya mucha luz ambiental en la habitación.

Este proyector es capaz de mostrar imágenes a resolución 4K y 60 Hz y tiene la opción de ejecutar la imagen con profundidad de color de 8 bit o con submuestreo de croma para permitir una profundidad de color expandida. Por lo tanto, puedes optar por jugar a 1080p y 120 Hz o bien a resolución 4K y 60 Hz pero con HDR. Eso sí, con un retraso de entrada de 67 ms no es el proyector más rápido, pero es algo bastante aceptable para juegos no competitivos.

Epson EF-100, alta calidad a bajo precio

Epson EF-100

Una de las ventajas de tener un proyector es que no necesitas dedicarle tanto espacio como a una televisión. El Epson EF-100 no solo necesita poco espacio gracias a su factor de forma pequeño, sino que es uno de los que tiene la configuración inicial más sencilla de todos; incorpora un dongle Android TV que se inserta dentro de la carcasa del proyector y lo convierte en un dispositivo inteligente con el que no necesitarás conectar ni un PC ni una consola para poder utilizaarlo.

Cuando quieras jugar, puedes desconectar el dongle Android TV y conectar tu consola o PC a través de HDMI; obtendrás una imagen de alta resolución brillante con soporte para 10 bits de profundidad de color y un retraso de entrada de 40 ms, bastante decente para juegos.

Samsung The Premiere LSP7T, el mejor proyector para corto alcance

Samsung The Premiere LSP7T

A veces quieres poder disfrutar de los juegos en una pantalla gigante pero no tienes el espacio suficiente para colocar un proyector lo suficientemente lejos, así que ahí es donde entran en juego los proyectores de tiro corto y este modelo de Samsung es probablemente el mejor de todos. Este proyector te permite utilizarlo con pantallas de 120 pulgadas a tan solo medio metro de distancia, y te proporciona resolución 4K con HDR10+ y 2.200 lumen ANSI de brillo máximo con una cobertura del 83% del espacio de color DCI-P3.

Se trata de un proyector láser capas de funcionar a resolución 4K y 60 Hz o 1080p y 120 Hz y que además incorpora sistema operativo Tizen, así que además de poder conectar tu PC o consola para jugar en el salón podrás disfrutar de tus películas y series favoritas por streaming (tiene RJ-45 de red) sin necesidad de aparatos adicionales.

HardZone utiliza enlaces de afiliados para estas ofertas que aportan una pequeña comisión, pero en ningún caso repercute en coste para el usuario que realiza la compra. Comprando a través de estos enlaces, nos ayudas a seguir funcionando.