La gama media de CPU se calienta, ¿qué elegir, Ryzen 5 5600X o i5-10400F?

Estando Rocket Lake-S a la vuelta de la esquina es normal que muchos se pregunten qué hacer en estos momentos con dos de los procesadores estrella para gaming de AMD e Intel. ¿Es mejor el AMD Ryzen 5 5600X o el i5-10400F para jugar? ¿cuál es el más completo? ¿y si pretendo darle un uso más profesional como edición antes que jugar? Vamos a conocer la comparativa técnica de estos dos procesadores para discernir cuál es el mejor escenario para ambos ¿5600x vs i5-10400F?

Elegir procesador está realmente complicado por varios motivos. El primero es el factor rendimiento, el segundo es el precio y el tercero es el futuro que vaya a tener. ¿Cómo acertar en la gama de CPUs más ajustada de la historia? Vamos a intentar poner blanco sobre negro en base a sus especificaciones técnicas y ciertos datos comparativos.

Ryzen 5 5600x vs i5-10400F, una batalla por el usuario

Intel-vs-AMD

Partiremos con el más «antiguo» de los dos, el procesador de Intel, el cual integra una arquitectura Comet Lake y que fue lanzado en el Q2 de este 2020 bajo una litografía de 14 nm ++.

Posee 6 núcleos con 12 hilos gracias al HT y logra una frecuencia base de 2,9 GHz, mientras que el boost se dispara hasta los 4,3 GHz, todo con 12 MB de L3 y un TDP de solo 65 vatios. Al ser la versión F esta CPU carece de iGPU, no físicamente, ya que sí la integra, pero está deshabilitada y no podremos hacer uso de ella, por eso el precio suele ser algo más bajo.

En cuanto al soporte de RAM, Intel nos dejará instalar hasta 128 GB de RAM DDR4-2666 MHz como frecuencia estándar, pero este valor se puede incrementar hasta velocidades mucho mayores, aunque entonces se considera overclock. Por último, hablamos de una CPU que se instalará en el nuevo socket 1200 de la compañía, compatible con placas Z490 e inferiores y con los nuevos chipsets que saldrán.

El procesador de AMD gana en frecuencia e IPC

¿Qué podemos decir de la opción de AMD? Pues que integra el mismo número de hilos y núcleos, pero con una frecuencia base de 3,7 GHz y un Boost de 4,6 GHz, junto a 32 MB de L3, todo fabricado en una litográfica de 7 nm por TSMC.

Otro aspecto que hay que tener en cuenta son los 65 vatios de TDP y el hecho de que es una CPU desbloqueada para overclock, mientras que el Intel tendrá que hacer acopio de las muchas técnicas que están lanzando los fabricantes de placas para habilitar por más tiempo el estado PL2 y con ello lograr frecuencias más estables y rápidas en los núcleos.

Otro detalle a tener en cuenta es que el IMC de AMD soporta de stock frecuencias a 3200 MHz, mientras que con overclock se recomienda 3800 MHz como punto idóneo de rendimiento. Aquí hay un empate técnico en cuanto a overclock, ya que ambos logran escalar muy bien en frecuencia.

PCIe 4.0 vs PCIe 3.0

Es importante tener en cuenta que el procesador de AMD cuenta con soporte nativo para PCIe 4.0 así como las placas X570 y B550, mientras que Intel se tiene que conformar con PCIe 3.0 hasta la llegada de Rocket Lake, arquitectura que sí habilitará el soporte de forma nativa.

Entonces, vistas sus características principales, ¿cuál merece la pena en cuanto a gaming o rendimiento de CPU puro y duro? Como no hemos tenido la oportunidad de probar ambos procesadores por el momento nos haremos acopio de datos de los compañeros de TechPowerUp para entender donde se sitúan ambos procesadores.

Rendimiento comparativo

Ryzen-5-5600X-relative-performance-CPU

Pese a tener el mismo número de núcleos e hilos, el procesador de AMD es un 20,6% más rápido en tareas de CPU puras, algo que se podría deber al mayor IPC de la arquitectura y a esos supuestos 300 MHz de diferencia entre ellos, lo que impulsa al procesador de AMD a nuevas cotas.

relative-performance-games-1920-1080-Ryzen-5-5600X

Pero en gaming las diferencias se vuelven insignificantes, ya que con un 1,5% apenas vamos a notar diferencia, por lo tanto, es momento de pasar a conocer el precio al que están estas dos CPU.

El procesador de Intel se encuentra a un precio sugerido de 173,03 euros actualmente, mientras que el de AMD se va hasta los 449 euros. El problema es que no hay stock del AMD, por lo que el precio se ha disparado bastante, pero debería costar sobre los 320-350 euros como máximo.

Entonces, vistos los datos y las plataformas en general, sabiendo que entre PCIe 3.0 y PCIe 4.0 en gaming actualmente no hay diferencia de rendimiento palpable, si lo que queremos es únicamente jugar la CPU de Intel tiene mejor rendimiento / precio obviamente.

Si en cambio realizamos tareas intensivas de CPU, como renderizar, codificar, descomprimir o similares, pero también para jugar bastantes horas, entonces la opción de AMD es más completa, ya que, aunque cueste casi el doble, ese más de 20% es tiempo que ahorramos, y el tiempo es más caro que el dinero realmente, a no ser que no lo valoremos claro.

Si queremos el equipo para trabajar, renderizar, o realizar tareas intensivas y nada de gaming, entonces el procesador de AMD cobra el mayor de los sentidos y sería la elección más correcta. Como vemos, elegir en la batalla de 5600x vs i5-10400F, no es fácil, así que tendremos que mirar muy bien nuestras preferencias antes de decidirnos, ya con vistas a Rocket Lake-S, el cual sustituirá a Comet Lake-S con su 11ª Generación de procesadores.

¿Qué hay del i5-10600K?

Eso será otra comparativa, más justa si cabe que esta, ya que el rival natural de este Ryzen 5 5600X es precisamente esta CPU, donde las diferencias se reducen en todos los aspectos, incluido el precio, pero eso para otro artículo más adelante.