AMD Radeon Anti-Lag puesto a prueba: ¿es realmente tan bueno?

AMD Radeon Anti-Lag puesto a prueba: ¿es realmente tan bueno?

Javier López

Una de las nuevas características de los drivers de AMD es el llamado AMD Radeon Anti-Lag, una tecnología que asegura mejorar el rendimiento y la experiencia del usuario que posea una tarjeta gráfica AMD. Los de Lisa Su garantizan una serie de mejoras de rendimiento bastante concretas y aunque no está disponible en todos los juegos y solo bajo DX11, vamos a ponerlo a prueba a fondo y comprobar si realmente merece la pena.

AMD asegura que AMD Radeon Anti-Lag es capaz de trabajar con CPU y GPU al unísono, sobre todo cuando la CPU está muy limitada, ofreciendo una carga de trabajo más pareja a la carga de la GPU y las necesidades de esta.

Aunque los datos facilitados por AMD hacen referencia al tiempo desde que pulsamos un clic hasta que el juego responde, todo en milisegundos, esta mejora debe verse representada también en el tiempo de trabajo de la tarjeta gráfica y sobre todo en la CPU, ¿será realmente tan bueno como lo pintan? ¿hay ganancia de rendimiento?

AMD Radeon Anti-Lag: ¿realmente funciona?

Anti-Lag

Para ponerlo a prueba hemos usado nuestro equipo de pruebas secundario, basado en los siguientes componentes:

Corsair-Hydro-X-Series-(23)

  • AMD Ryzen 3600X
  • ASUS Strix X570-F Gaming
  • ASUS RX 5700 8G
  • Corsair Vengeance Pro RGB 4 X 8 GB 3200 MHz Cas 16 (XMP On)
  • Corsair AX860
  • Corsair MP510 240 GB
  • Corsair Crystal 570X
  • Corsair Hydro X Series Full WC
  • ASUS MG278Q
  • AMD Radeon Adrenalin 2020 20.1.4

Visto nuestro equipo de pruebas hemos decidido optar por uno de los juegos que soporta de serie esta tecnología, Rise of the Tomb Raider, donde hemos seleccionado estos parámetros en concreto:

Al mismo tiempo, hemos activado en todos los casos FreeSync para asegurarnos que la interferencia de un posible retraso, tearing o stuttering fuese la mínima en la toma de los datos. Además, la configuración general del perfil de AMD se ha seteado sin Imagen Sharpening o Enhanced Sync, de manera que tampoco intervengan en los datos mostrados, acotando más si cabe el rendimiento de AMD Radeon Anti-Lag.

Radeon-Anti-Lag-configuración

Frame Rate

AMD-Anti-Lag-On-vs-Off-FrameRate

Desde el punto de vista del rendimiento de la tarjeta gráfica no debería afectar el activar o desactivar esta tecnología, pero la realidad muestra una pequeña mejora en algunos puntos si no la activamos. La diferencia en el average entre ambas tomas refleja un 0,92% (86,9 FPS vs 87,7 FPS), los máximos y mínimos son casi calcados y solo vemos que en algunas partes un setting logra mayor rendimiento que el otro y viceversa.

Aunque la media general sea igual, es curioso como se comporta la tarjeta y como influye Anti-Lag en su desempeño, pero para verlo mejor, lo ideal es parar al FrameTime.

Frame Time

AMD-Anti-Lag-On-vs-Off-FrameTime

Mantener AMD Radeon Anti-Lag desactivado no solo mejora el rendimiento general en un levísimo porcentaje (dentro del margen de error de cualquier medición, es cierto) pero también logra un FrameTime algo mejor. Los picos de carga propios del almacenamiento de texturas en la VRAM son sensiblemente mejores, los cambios de escena son más suaves y en general vemos que el rendimiento es mejor manteniéndolo desactivado.

El problema, es que si miramos los números veremos que son prácticamente idénticos y las diferencias tan leves que es imposible que el ojo humano lo perciba en pantalla como mayor o menor suavidad salvo los puntos donde los milisegundos se disparan.

Uso de CPU

CPU-Radeon-Anti-Lag

Visto el rendimiento de la tarjeta gráfica, ¿cómo se comporta la CPU? AMD Radeon Anti-Lag hace trabajar más a los núcleos, bastante más en algunos casos, lo cual implica un mayor consumo de la misma y una mayor temperatura.

Es cierto que la media entre ambos datos no es amplia, pero sí representativa en cuanto a las frecuencias que pueden llegar a darse en ciertos picos de uso, por ejemplo, en el segundo 22, donde el uso cae al 2% en Off, pero se mantiene al 12% con Anti-Lag en On.

Haciendo las medias de uso durante el juego, vemos un 32% con Anti-Lag On frente a un 28% con Anti-Lag Off, por lo tanto, el consumo de la CPU en cuanto a dicho uso ha subido un espectacular 4%, sobre todo si tenemos en cuenta que contamos con un sixcore con 12 hilos con arquitectura Zen 2 a una frecuencia media de 4250 MHz.

¿Realmente se nota esto en la sensación de LAG del jugador?

0,1% y 1% LOW

AMD-Anti-Lag-On-vs-Off-%

Los porcentajes 1% y 0,1% no dan la razón a AMD, al menos en este juego, ya que aunque la media de FPS solo dista en uno, en el primer setting dicha diferencia se va a 3 FPS y en el segundo a 2 FPS. Por lo tanto, el rendimiento general disminuye, poco, pero lo hace.

Comparativa de Frame Rate

AMD-Anti-Lag-On-vs-Off-ComparableFrameRate

Comparando los FrameRate vemos perfectamente que, aunque tengamos un click más inmediato en la teoría, esto no se corresponde ni compensa con el pequeño incremento de stuttering y la variabilidad de los FPS que otorga.

Evidentemente, los datos con Anti-Lag On son algo peores que teniéndolo desactivado, donde de nuevo vemos que las diferencias son estrechas.

Variabilidad de FPS y Stuttering

AMD-Anti-Lag-On-vs-Off-VariabilityStuttering

Una mirada más exhaustiva en los milisegundos evidencia la variabilidad de estos dos parámetros. La variación de FPS es menor en OFF, así como el stuttering generado.

Hablamos de medio milisegundo, pero al igual que publicitó AMD con ese -31% de LAG, habilitar Radeon Anti-Lag genera un 12,73% más de stuttering y un 6,60% más de variabilidad de FPS.

Conclusión

AMD-Radeon-Anti-lag

Radeon Anti-Lag es una tecnología que prometía mucho para el gamer tanto casual como hardcore, incluídos profesionales. Pero la realidad muestra que el rendimiento de la GPU y las sensaciones de suavidad se ven empeoradas.

El problema es que, aunque las diferencias son realmente estrechas, no hemos notado ninguna diferencia de reducción de Lag en los clics. La respuesta no es más inmediata, no para asegurar que, de media, tendremos un -31% de tiempo de respuesta entre lo que realizamos y lo que aparece en pantalla.

Radeon-Anti-Lag-1

Es un margen muy amplio como para notar que eso ocurre, mucho más si cabe cuando tenemos altas tasas de FPS como se han visto en algunos momentos en el juego.

Por lo tanto, no vemos justificado el uso de Radeon Anti-Lag, sobre todo cuando han pasado ya varias versiones de drivers por medio y las condiciones son las mejores para la comparativa: juego compatible, agentes externos mínimos, temperatura totalmente estable etc …

Es decir, vistos los datos y según lo que hemos probado de más con esta tecnología, no parece aportar nada y sí restar bastante, ya que la experiencia de juego empeora mínimamente y el uso de CPU sí es mayor (32% vs 28%).

Teniendo peor rendimiento y experiencia de juego en la GPU y mayor uso de CPU, sin mejora en los clics, no vemos razón alguna para mantener AMD Radeon Anti-Lag activo.